Impotencia a flor de piel.


Las mujeres no viajamos “solas” cuando decidimos viajar entre mujeres (sin hombres); viajamos porque queremos conocer el mundo y deberíamos poder viajar entre chicas solamente sin tener miedo. Las mujeres no somos “imprudentes” cuando salimos a la calle “solas” (sin hombres); simplemente queremos ejercer nuestro derecho a andar por espacios públicos, como cualquier otra persona. Las mujeres no somos “locas” por aceptar un trago en la barra o por tener una conversación con un nuevo amigo, solamente queremos relacionarnos con el mundo, en paz. Las mujeres no “provocamos” a los agresores por vestirnos de una manera u otra, los agresores son responsables SOLOS de abusar, matar o violar a las personas.

O es que acaso, yo, mujer, ¿Soy la responsable de que me violen y después me maten, por no dejarme tocar? ¿Soy la responsable de que me golpeen o maltraten, por el hecho de existir y andar por la vida? Seguro que sí, seguro me echan la culpa. A mí, y de paso a mis padres por dejarme vivir mi vida como una persona normal.

Porque yo, mujer, “tengo que” cubrirme. Porque yo, mujer, “no tengo que” acercarme a hombres ni dejar que se me acerquen demasiado. Porque yo, mujer, tengo que ser “inteligente” y vivir sintiendo miedo y desconfianza de todo aquel que se me acerque o me mire mucho.

Si salgo de noche, si uso polleras, si por cambiar un día mi estilo me pongo un vestido, si uso un short, si entablo conversación con alguien, si me maquillo para verme más linda, si le sonrío a alguien, si respondo con la misma simpatía o amabilidad con la que me hablaron; seguro lo hice buscando algo, seguro que YO BUSQUÉ TODO.

¿¿¿Y si me violan???

“Qué habrá hecho la nena para que la vean como víctima?” Es lo primero que van a decir.

“Seguro ella se lo buscó.”

“Sus padres tienen gran parte de la culpa, cómo no la van a cuidar como se debe? Ahí está el resultado de dejarla hacer lo que quiere.”

Y entonces, ¿qué? ¿Cómo es «cuidarnos como se debe»? ¿Nos tienen que tener a todas encerradas y prohibirnos ser independientes o tener una vida social abierta? BASTA.

Hay que destacar, que la culpa no es de los padres, que la culpa no es mía, no es culpa del lugar, tampoco del horario. Va más allá. Escapa de cómo te vistas. Escapa de a quiénes te acerques. Escapa de a quién le sonreíste. Escapa de vos.

Las mujeres no estamos “solas” por el hecho de que un hombre no esté con nosotras. Y tampoco estamos “buscando” nada por vestirnos así o asá, mucho menos por socializar con gente.

No te estoy pidiendo.

No te estoy “pidiendo” que me violes o me toques con hablarte o con sonreírte por algo que me dijiste, tampoco te lo pido por haberte permitido acercarte a mí, no te di “señales” de nada y la ropa que yo elija ponerme no fue pensando en que ojalá un tipo me haga cosas. Simplemente no te estoy pidiendo NADA. Es cosa tuya, es MUY cosa tuya, muy cosa del agresor y de su mente enferma y podrida hacerme o no daño. Dejen de echarnos la culpa por ser mujeres.

Hoy muchas y me incluyo, vivimos con el miedo metido en lo más profundo de nuestro ser. Mucha gente lo toma como delirio. Como una joda. Como si no estuviera pasando, y que si pasa somos nosotras las que generamos todo.

Yo también quiero poder salir de noche sin sentirme acosada. Yo también quiero andar por las calles sin tener que cruzarme al otro lado cuando vea a más de un hombre en la misma vereda por la que voy caminando. Y también quiero que dejen de tacharnos de culpables e irresponsables por tratar de no sentir miedo, que dejen de ver como una “tentativa” a las cosas malas que salgamos «solas». Porque yo también quiero andar por ahí sin que me digan que “me hago de la valiente” por simplemente andar. Yo no quiero ser valiente, yo quiero estar tranquila.

Quiero tener la seguridad de vivir en paz, como cualquier ser humano en su derecho a la libertad.

Que un hombre no esté con nosotras no debería implicar que corramos ningún tipo de riesgo, y mucho menos deberíamos tener miedo cuando uno de ellos pretende ser amable… pero en vez de poder tener pensamientos positivos, tenemos que CAGARNOS cuando un chico parece tener buenas intenciones, que porque seguro “quiere algo más”. Y si no desconfiaste, si fuiste una tonta y aceptaste su ayuda, su compañía o le seguiste la charla… ¡Ja! Lástima. Porque adivina qué? Para la sociedad de mierda en la que vivimos, haciendo eso, VOS TE LO BUSCASTE. Y es una pena.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.