Callejón del romance

¡Romance de mi ciudad, bañado con agua zarca, para endulzarte, en los patios, reventaron las granadas!
-Lucas Ortiz
Fotografía: Paloma Rodríguez

Entre las calles Luis Mota y Madero se sitúa el Callejón del Romance. Es tanta la historia contenida en esta modesta vía que 19 de sus edificios se encuentran en la lista de inmuebles históricos de la ciudad. Pese al paso del tiempo, este callejón se conserva como uno de los sitios más visitados de Morelia.

Fotografía: Paloma Rodríguez

El Callejón del Romance ofrece el marco perfecto para enamorarse: sus ventanas, con la tímida luz amarillenta de los faroles, guían a las parejas en su búsqueda de un rincón tranquilo y privado.

Anteriormente conocido como el Callejón de la Bolsa y más tarde llamado Callejón del Socialismo, esta pintoresca calle es un típico rincón moreliano que data del siglo XIX.

Aún sin ser pavimentado, era el paso de arrieros con mulas y vendedores ambulantes que ofrecían leche de rancho y carbón.

A pocos pasos se encontraban las posadas, donde pasaban la noche mientras sus animales de carga permanecían resguardados.

Rodeado por misticismo y leyendas, el lugar guarda entre sus muros relatos de amoríos de la época del virreinato e historias de pasiones contenidas. Por aquella época, el callejón lucía muy distinto. En la entrada se hallaba una fábrica de jabón, razón que la convertía en la única calle con agua corriente. El Callejón del Romance fue remodelado en 1965; se añadió cantera rosa en las fachadas y pisos. Se instalaron fuentes, alumbrado público y jardineras.

El nombre del lugar fue inspirado por los versos del poeta local Lucas Ortiz, “Romance de mi ciudad”. Tómate un rato libre, siéntate en una banca y lee los poemas de este autor, que decoran los muros y cuentan secretos de los recovecos de Morelia. Ven a descubrir este íntimo rincón, aspira su aroma y deja que tus sentidos experimenten la belleza y la historia que está al alcance de tu mano.

Fotografía: Paloma Rodríguez
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.