Conducción autónoma: Todo va a cambiar.

Parece que todo el mundo tiene claro que, a corto plazo, se nos va a acabar lo de conducir en las carreteras. Y todos sabemos lo que pasa cuando le tocamos el bolsillo a colectivos como el del taxi, que la están liando parda porque entren otros conductores en su sector, cuando creo que deberían estar mucho más preocupados porque la tecnología va a hacer con sus trabajos lo mismo que hizo con el de las operadoras de telefonía.

Pero lo cierto es que la conducción autónoma va a suponer un cambio a todos niveles. Y va a dejar sin trabajo, a un grupo muchísimo más grande que el de los conductores. Comenzamos:

  • Camioneros y servicios de logística en general: A medio plazo aún serán necesarias personas que carguen y entreguen los paquetes, llamen a tu puerta, y te entreguen un paquete. Pero se acabó lo de que además tengan que conducir, eliminando por completo a los conductores entre los distintos centros de reparto.
  • Transporte público: Autobuses y taxis. Creo que serán los primeros en ser completamente reemplazados.
  • Compañías de seguros: En el momento en el que no haya conductores ni en las ciudades, ni en nuestras autovías, y desciendan hasta prácticamente desaparecer los accidentes en carretera, todos los servicios de seguros de automóvil tendrán que reducir sus tarifas de forma significativa.
  • Multas: 400 millones de euros al año que, sin conductores, dejarán de recaudarse por multas de tráfico (y esto es solo la DGT, hay que añadir a los ayuntamientos con sus multas de la policía municipal, grúa, zona azul, etc…)
  • Talleres: Menos siniestros, mejor eficiencia en la conducción = menos visitas al taller.
  • Grúas: Menos visitas al taller, menos multas de aparcamiento, menos accidentes… además de que la propia grúa se conducirá sola.
  • Radares: Se acabaron las multas por exceso de velocidad, se acabó la recaudación, se acabaron las instalaciones y mantenimiento de radares.
  • Parking: Y en esto tengo mis dudas, pero creo que para desplazamientos cortos y planificados, nuestro coche volverá a casa (y se enchufará solito) antes que ocupar una plaza de aparcamiento próxima. Cuando lo llamemos, vendrá a recogernos. Obviamente seguirán existiendo estos servicios para desplazamientos fuera de nuestras ciudades.

Alguien me dijo hace tiempo que le daría mucho miedo cuando mirase a un lado, parado en un semáforo, y viese un coche conduciendo solo. Yo le dije que a mi lo que me da miedo, es cuando miro a un lado y veo a un conductor, con sus lentos reflejos de humano, parado en el mismo semáforo, con la capacidad de desplazar más de una tonelada de peso a más de 100 km por hora simplemente empujando unos centímetros un pedal con su pie.

Yo soy motero, y admito que me dolerá en el alma si en algún momento no puedo disfrutar de un esporádico paseo. Pero gustosamente restringiré mis salidas a los circuitos habilitados, si a cambio los accidentes de tráfico dejan de ser la primera causa de muerte en la franja de 15 a 39 años.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.