¡Oooiita Sandro carajo!

Ay Rosa, Rosa…

Mi Columna Vertebral / @panzolomeo

A veces una caminata inesperada, un encuentro oportuno, un andar sin preocupación hasta encontrar un nuevo porqué del día, de la semana, del mes y si…hasta un porqué para terminar el año encontrando esa cereza sobre el helado con la cual me suelo metafóricamente derretir. A veces es todo lo que uno necesita para abrir un poco más la mirada.

Mi metafórico helado (es muy laoco)

Las veredas amarillas decoradas por una especie de Pollock de la naturaleza, una fruta que parece una guayaba verde, huele a travesuras infantiles yace en el piso enfrente de la casa de la etno gastrónoma Graciela Martinez, la llave secreta para los amigos en su lugar de siempre y la curiosidad de 3 caminantes sin destino nos llevan a entrar a la casa de esta eminencia de la culinaria paraguaya, y aplaudir a manera de “timbre campaña” para avisar que hay quien viene. En este caso, los visitantes llegaban con una intriga en la mano:

Pumarosa & Graciela Martinez teniendo una pequeña conversación.
  • “Graciela, ¿que es esta fruta que encontramos afuera de tu casa?”

Graciela nos mira y se ríe de la pregunta, mientras, parada en su ecosistema natural, su cocina, ella continúa lavando, cortando y disponiendo en su palangana frutas similares a la de nuestro hallazgo.

  • Pumarosa” responde entre risas.
  • “Ah ya…¿y vos que estas cocinando?”
  • (risotada) Dulce de Pumarosa.
  • Che, ¿y no sabes de donde es esta pantera rosa Graciela?
  • La verdad que no, busca un poco en internet…

Lo que dijo internet: Syzygium jambos, pumarosa o pomarrosa es un árbol originario de Asia tropical perteneciente a la familia de las Myrtaceae. Se ha cultivado y también naturalizado en América tropical continental, está presente desde Florida y el sur de California hasta el sur de Brasil. También está presente en las Bermudas y las Antillas. En Cuba está naturalizada por todo el país. México también goza de crecer esta fruta tropical.

El fruto puede consumirse fresco ya que es dulce, con olor a rosas. Es muy rico en pectinas y poco ácido, con él se pueden preparar jaleas o mermeladas. Es bueno también para aromatizar salsas y cremas. Las flores también son comestibles. — Fuente Wikipedia

Bien ahi internet. Seguiremos volviendo a vos.

Efectivamente probar un nuevo sabor no es sólo contrastar la memoria del paladar con todos los “parece a un melón pero chiquito” que la imaginación pueda comparar para entender lo que está ocurriendo dentro de la boca. Lo cierto es que esta fruta de rosaceo marcante verdaderamente llena la boca y el ambiente a un recuerdo de rosas, desde la misma sensación de entrar a una florería en búsqueda de un futuro beso de la novia, o haber tomado un té de rosa mosqueta o simplemente haber disfrutado del aroma de un ramo de rosas, sea donde sea que hayas cruzado caminos con dicho aroma.

Rosado marcante

Felizmente, mientras saboreo este sabor de “parece una pera”, “medio que es una guayaba manzana lento” que resuena a mi alrededor, mientras Christian, Seba y yo miramos a Graciela continuar con su vistosa tarea de convertir fruta en dulce. Este inesperado paseo me regala un viaje al pasado, algo que no lo tenía olvidado pero si encajonado con otras felices memorias que involucran a mi viejo y sus hobbies de algún tiempo atrás.

Mi querido viejo, mi hermano y yo #Supermanes

Durante gran parte de mi vida mis desayunos incluyeron un pequeño ramo de rosas salvajes que mi papá cortaba a la mañana, y lo dejaba en un transparente jarrito enfrente al futuro café matutino de mi mamá y casi como una nota sin palabras le decía “Te amo, te quiero y que tengas un hermoso día…rubia bombón”. Antes de compartir con el grupo “para mi huele al ronroneo de cariño y amor entre mi mamá y papá” decido callarme y solo pedir otro pedazo de fruta para continuar el viaje a un pasado con la cabeza en las nubes y la nariz acariciada con el aroma a rosas, el tácito “te amo” de mi padre a mi madre.

Ma & La Merry, puro amor.

Un nuevo sabor es un viaje, a un lugar conocido o a una desconocida futura estación en donde encontraremos un poco de eso que estamos buscando. Lo importante es mantener los sentidos disponibles y sensibles a estos momentos de manera a no perdernos el viaje que el día a día suele proponer. Al final de la jornada viajar es gratis, solo tenemos que saber en qué momento llega y sale el tren de la estación.

¡TODOS A BORDO!

“Estamos viviendo en un mundo actual en donde la limonada está hecha de sabores artificiales y la cera para muebles está hecha con limones reales”. — Alfred E. Neuman

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Esteban Aguirre’s story.