¡Poné atención! Lo que no sabés de las bebidas isotónicas o “deportivas”

Por Vannesa Hidalgo — Bootcamp by PFG

tecniporteros.es

Powerade o Gatorade son algunas de las bebidas isotónicas o deportivas más comerciales en la Argentina. Son bebidas que se venden como rehidratantes y como ayuda para deportistas en la pérdida de carbohidratos y electrolitos al entrenar. Sin embargo, estas bebidas más bien son contraproducentes al organismo y a continuación te diremos por qué.

Para empezar, este tipo de “hidratantes” son más bien una mezcla de agua con azúcar, colorantes y sabores artificiales. Una rápida lectura a la etiqueta de estos productos podría describir –más o menos– los siguientes componentes: 0 mg. de hierro, 0 g. de fibra, 11,70 mg. de potasio, 0 mg. de yodo, 41 mg. de sodio mg. 0 g. de vitamina B1, B2, B3, B5, B6, B7, B9, B12, C, D, 0 g. de proteínas, 2 mg. de calcio y 6 g. de azúcar.

Como podemos notar, el sodio y la azúcar son los dos elementos de mayor concentración y no contienen ningún tipo de vitaminas.

Ya conocemos los riesgos del consumo de azúcar procesada, pero poco saben que el sodio representa un peligro para el organismo pues promueve la insuficiencia renal y la hipertensión, especialmente para quienes tienen tendencia a desarrollar piedras en los riñones.

tipsparabajardepesoya.com

Otras etiquetas señalan que las bebidas isotónicas contienen saborizantes “naturales” y “artificiales”, pero en realidad son procesados químicamente, derivados del petróleo y contienen agentes cancerígenos. En su mayoría está presente el glutamato monosódico (conocido por sus siglas MSG), un potenciador de sabor ampliamente conocido en la industria alimenticia más dañino que el alcohol o la nicotina.

¿Todavía querés poner esto en tu cuerpo?

El MSG es usado como aditivo, algo similar a la sal o la pimienta, para mejorar el sabor de los alimentos. Se usa especialmente en la cocina asiática y en comidas procesadas y congeladas para que tengan un aspecto fresco.

En resumen, este componente logra sobrexcitar las células en el organismo hasta dañarlas, desencadenando problemas cerebrales, gastrointestinales o cardiovasculares.

vaccineimpact.com

El glutamato monosódico fue creado en 1908 en Japón pero se empezó a usar en Estados Unidos por la II Guerra Mundial cuando los soldados norteamericanos notaron que las raciones de comida de los japoneses “eran más sabrosas” que las suyas. Entonces, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) consideraba este componente como “seguro”. Años después, tras evaluar sus efectos secundarios, la FDA reabrió el proceso de estudio sobre la toxicidad de este aditivo y determinó que sigue siendo “seguro siempre y cuando se consuma en niveles habituales”.

Sin embargo, hoy en día en la literatura médica existe una patología conocida como “síndrome de restaurante chino o conjunto de síntomas del MSG” que se refiere a los malestares manifestados por personas que consumen este dañino aditivo seguido.

Otro componente tóxico presente en las bebidas isotónicas es el Azul 1, un colorante sintético vinculado al asma, alergias, daños cromosómicos, hipotensión y déficit de atención. Con este tipo de ingrediente es que se le da color a estas bebidas “deportivas”.

Entonces, ¿qué debemos beber al entrenar?

Existen numerosas alternativas para reemplazar estas bebidas dañinas con elementos naturales que hidratan y alimentan nuestro organismo. El agua alcalina es la primera recomendación de Patricia Fitnessgurú porque además se puede consumir siempre, no solo en horas de entrenamiento físico.

A su vez, el agua de coco es el mejor hidratante que existe para el cuerpo pues contiene electrolitos y minerales naturales, es fuente de vitamina B y tiene propiedades de antienvejecimiento, anticarcinógenas y es antitrombótico (evita la formación de coágulos de sangre).

El agua de coco también es rica en aminoácidos, enzimas y ácidos esenciales y tiene un alto contenido de potasio y vitamina C. Ayuda a limpiar los riñones, combate la diarrea, la acidez y estimula el sistema inmunológico.

estiloconsalud.com

Otra alternativa es preparar en casa tu propia bebida con esta receta fácil, rápida y con pocos ingredientes:

En un litro de agua agregá una cucharita de bicarbonato de sodio, una de sal marina o rosada, dos cucharadas de agave y el zumo de un limón, naranja o alguna otra fruta de tu preferencia. ¡Mezclá bien, dejá reposar y listo!

Artículo de Bootcamp by PFG elaborado por Vannesa Hidalgo, editado por Natalia Quiroga Sáez y supervisado por Patricia Fitnessgurú.