DEL DICHO AL HECHO (La emoción que esta entre nuestra intención y lo que de hecho hacemos)

¿Cuántas veces hemos tenido toda la intención de hacer algo y nos quedamos en el camino?

¡Realmente queremos hacerlo! terminar un proyecto, bajar de peso, hacer ejercicio, focalizarnos, ordenar, limpiar nuestra oficina o cualquier otra cosa que es realmente importante para nosotros.

Sin embargo, tenemos este tipo de dialogo con nosotros mismos:

“Necesito y quiero bajar de peso, pero no tengo control”

“Lo mejor que me puede pasar es terminar este trabajo, pero no logro sentarme a trabajar”.

“El ejercicio puede ser muy bueno para mí, pero no me siento bien al respecto”.

“Yo si quiero hacerlo, pero no puedo”.

¡Este último es un clásico! Que además de hacernos sentir increíblemente mal porque nos genera frustración e incapacidad de logro, pasa a ser una convicción de que no lo podemos hacer. Lo que olvidamos es que detrás de todo dialogo interno existen emociones y asociaciones que son las que finalmente nos mueven o paralizan.

La emoción, en otras palabras, como me siento predice comportamiento; la asociación automática que hacemos. Esto me abrió los ojos, me ayudo a entender porque sólo reacciono y abrió una puerta al cambio. Me dice: “Soy normal, me pasa lo mismo que a todos los demás, soy humana”. Esto es súper importante porque como yo lo veía antes yo era la fallada, la que tenía algo malo.

¿Cómo funciona?

La distancia entre “El Dicho y el Hecho” es donde intención/emoción/voluntad/acción se entrelazan. Y el foco genera nuestros pensamientos, emociones y estos nuestras creencias y acciones que generan resultados.

¿Qué quiero decir con foco?

Es donde ponemos nuestra atención y lo hacemos por la emoción nos domina en eses momento, cosas creemos, valoramos o el patrón de pensamiento tenemos. Por ejemplo, el hábito de fijarnos en lo negativo y pasar por alto todo lo bueno que puede estar pasando en ese momento. Dependiendo que emoción traemos, donde llevemos nuestros pensamientos (foco) nos motivamos o nos agotamos, sin dejarnos con la energía necesaria para hacer lo que queremos y/o necesitamos para el logro de nuestros objetivos.

¿Qué nos ayuda?

Nos ayuda identificar las emociones que son las que nos llenan de energía o las que nos agotan y paralizan. Esto nos hace recordar nuestro objetivo y fortalece nuestra voluntad.

¿Cómo lo hacemos?

Detenernos un momento, respirar profundo, conectarnos con nosotros mismos; ver que estamos sintiendo, que estamos pensando, que nos estamos diciendo y desde lo que nos pasa preguntarnos: ¿Qué quiero realmente? ¿Estoy dispuesto a poner el trabajo que requiere? Desde este lugar trabajamos y vamos a nuestro ritmo a lograr el objetivo.

Muchas veces, las respuestas a estas últimas dos preguntas nos hacen darnos cuenta, que a veces no queremos, que no es nuestro objetivo y esos da mucha paz y uno va por lo que realmente quiere. Otras que sí, lo queremos, pero no queremos hacer el trabajo que requiere el cambio. Frente a esta respuesta, nos hacemos responsable de lo que está pasando en nuestra vida y ya no nos pasan las cosas: ¡Nosotros las Creamos!

Los invito a crear la vida que ustedes quieren.

¡Si quieres mi ayuda contáctame!

Patricia Sánchez — Coach Neuro-lingüístico, psicología positiva, salud.

Especialista en Creencias, Emociones, Voluntad, Hábitos, Cambio estilo de Vida, Alimentación

CONTACTO: mapasavi@gmail.com | Tel: +56994354612

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.