Tintes de sangre

Martes, 1 de diciembre. Llega el invierno y también la navidad a la capital española. Centenares de personas se preparan para acudir a la boda del año. Quizás para ser testigos de un matrimonio sin amor. La gente entra a las salas de los cines ‘Callao’. Son ellos; los primeros espectadores de la adaptación de ‘Bodas de Sangre’, obra escrita por Federico García Lorca, un gran exponente de la literatura española.

Un desierto casi despoblado en el que habita un pasado lleno de sangre. Tres amigos arrastrados por un recuerdo doloroso. Un triángulo amoroso que acaba con el concepto de la amistad. Una trama protagonizada por la novia ( Inma Cuesta), quién subordinada por el deber se casa sin amor con el novio ( Asier Etxeandía), hombre muy enamorado que al sentirse traicionado y humillado tratará de vengar a sus antepasados y recuperar su dignidad. Por otro lado, uno de los ejes centrales del conflicto será el amante (Álex García), caballo desbocado que a pesar de haber conformado una familia con el personaje de Leticia Dolera, no puede olvidar a ese amor de juventud.

Han pasado los años. Se acerca el gran acontecimiento: La boda. Teóricamente todas las novias son felices en el mejor día de sus vidas. Sin embargo, ella era una novia insegura y angustiada. En las noches de luna, en su soledad y ahogada por el deber, una anciana como símbolo de su conciencia, se presentó a la novia diciéndola : “No te cases sino le amas”.

Novia:
Con los dientes, con las manos, como puedas. quita de mi cuello honrado el metal de esta cadena, dejándome arrinconada allá en mi casa de tierra. Y si no quieres matarme como a víbora pequeña, pon en mis manos de novia el cañón de la escopeta. ¡Ay, qué lamento, qué fuego me sube por la cabeza! ¡Qué vidrios se me clavan en la lengua!

Sucia, desolada y con el vestido teñido de sangre. Así aparece la novia ante su padre, su suegra (Luisa Gavasa), una mujer agría, negativa, con temor a la soledad e invadida por los rencores. La novia también se presenta harapienta en esas primeras escenas ante la mirada atenta de los espectadores.

¿Habrá algún ganador en esta batalla entre el deber y el querer, el amor y el odio, la amistad y la traición?

La nueva adaptación de ‘Bodas de sangre’ es el segundo largometraje de Paula Ortiz después de ‘De tu ventana a la mía’ en 2011. La tragedia romántica que nació de los versos de Lorca, aparecerá en las carteleras españolas a partir del 11 de diciembre. El acontecimiento más apasionado que mantiene prácticamente ilesa la prosa de Lorca y recalca los conceptos de la honra a los padres, la apuesta por el amor verdadero, la traición y la venganza, llega a las grandes pantallas.

Si te gustan los dramas y las buenas interpretaciones literarias transformadas en auténticas obras cinematográficas, acude al cine a partir de la próxima semana y no te pierdas: ‘La Novia’.

¡Nos leemos!

Artículo escrito por Patricia Fernández