¿Cómo es vivir fuera de Paraguay?

Paul Landó
Mar 6, 2015 · 8 min read

Mi primer mes viviendo lejos de mi país.

El mundo es lo suficientemente grande como para quedarnos quietos en un solo lugar, y Europa es un continente que permite estar en movimiento sin muchas restricciones limítrofes. Es de puro conocimiento que si estás viviendo en algún país europeo es fácil trasladarse a otros países de la UE sin pasar por trámites de aduanas o haciendo muchos papeleos.

Hace pocos meses, antes de venir a vivir a España, viajaba constantemente a Argentina para aprovechar los precios baratos que ofrecían; hoteles de buena calidad, comidas, atracciones y ropas a precios que, haciendo el cambio nos benefician a los paraguayos. Pero pasar la frontera era un eterno parto. Quien suele ir sabrá de qué estoy hablando. Aclaro que iba en auto y pasaba la frontera esperando inicialmente la fila de autos para luego esperar la fila de papeleos y aduanas. En una ocasión me tocó una huelga de los empleados argentinos que solo dejaban pasar 10 autos cada media hora (una locura).

La primera semana en España visité Palma de Mallorca (lugar donde estoy viviendo actualmente) y me quedé sorprendido por la organización de la ciudad. Calles en perfecto estado, vías exclusivas para ciclistas y el respeto a peatones que en Asunción no existe. En los primeros días paraba en la línea peatonal pensando que un auto me podría atropellar. Los basureros están organizados y tienen un sistema de recolección con maquinarias especiales (las personas nunca tocan las bolsas de basura). Se controla quien tira basuras en las calles e inclusive se multa a las personas que no recogen las “cacas” de sus perros.

Luego de haber vivido en Asunción por más de 25 años pensé que me costaría mucho acostumbrarme a una ciudad tan organizada. La primera vez que tomé un bus traté de parar en cualquier lugar (como lo hacía en Paraguay), y después de pasar varias peladas me enseñaron como funcionaba. Los buses están preparados y no son chatarras. Un punto importante es que el precio del pasaje depende de donde sos y qué hacés de tu vida. Por ejemplo, los extranjeros pagan aproximadamente 7.950 Gs por pasaje, los residentes pagan 4.240 por pasaje, los estudiantes pagan 2.385 Gs, los que se encuentran en el paro (los que actualmente no tienen trabajo y obtienen un subsidio del gobierno) no pagan pasajes y los jubilados pagan aproximadamente 1.060 Gs. Lo interesante está en que si contás con la tarjeta ciudadana podés agarrar hasta dos buses en un rango de 1 hora y media cobrándote solo un pasaje.

Sorprendentemente, el nivel de vida en España es mucho más económico que en Paraguay. El supermercado tiene costos de productos que a veces son 50% más baratos que en Paraguay. Esto tiene sentido porque la mayoría de los productos que en Paraguay cuestan una fortuna, son marcas de origen europeo, entonces acá es mucho más barato. En Paraguay se te van 200.000 Gs en el supermercado agarrando 8 productos (obviamente esto depende de lo que agarres). Viendo los mismos productos en España, me costaron 10 euros, que serían 53.000 Gs aproximadamente.

Me puse a ver un alquiler, y encontré un departamento con vista al mar en un balcón y en el otro con vista a las montañas. Me costaba lo mismo que un departamento que me alquilé en pleno centro de Asunción. El depto de España es un poco más chico pero la vista al mar lo vale.

La cultura española tiene muy impregnada las comidas y las cervezas. Llegué a encontrar 4 bares en cada una de las esquinas llenas de gente un martes a la noche. Es como el Starbucks en Estados Unidos, un local en cada cuadra, y sin exagerar, España está repleto de bares.

El internet es otro tema que me dejó la boca abierta. Hay tanta competencia que se acumulan las promociones y los precios bajos. Más de 30 empresas compiten por obtener clientes. Hay ofertas que te incluyen internet de 20 Mb de velocidad, con televisión pagada y línea baja a 150.000 Gs mensuales.

Los fumadores la tienen difícil acá. Los precios de cigarrillos son muy caros por los impuestos que tienen. Una caja de Marlboro que en Paraguay podría costar 10.000 Gs, acá cuesta más de 25.000 Gs. Pero hay sistemas que permiten que 20 cigarrillos te cuesten más baratos. Se venden cubos de tabaco de la marca que quieras para armarlos. Hay dos opciones: 1) Comprar los tubos de cigarrillos y con un aparatito armarlos, el precio baja 60% en comparación al comprar una caja normal. 2) Armar los cigarrillos como si fuera que estás armando un porro. Mucho más manual que la primera opción. Y en este caso el precio baja muchísimo más.

Otros de los beneficios es que las ciudades en Europa tienen miles de opciones para disfrutar. Es imposible aburrirse acá. Ferias, bares, restaurantes, eventos, hasta una caminata se vuelve entretenida. Un café con vista al mar. Museos y arquitecturas únicas. Todo está hecho para el turismo. Hasta los ciudadanos que viven en estos lugares tienen opciones nuevas cada semana. Es algo positivo para eliminar la monotonía diaria.

Visité Madrid, Barcelona, Asturias y Palma en un mes, y me quedé completamente enamorado de Barcelona. Es una ciudad completa, con posibilidades de movilizarse con transporte público a cualquier hora. Y ese es otro punto positivo. No quiero ni tengo la necesidad de comprar un auto como lo tenía en Paraguay. Acá con el transporte público te movés más que bien. En Palma no tanto porque como es una isla pequeña no existen los subtes (o metros como lo llaman acá). Pero en ciudades como Madrid y Barcelona, las opciones son muchas.

La ley anti-discriminación está muy presente acá. Una persona por tener un tatuaje o llevar aros no puede ser rechazada para un puesto de trabajo, se debe especificar de que no cumple con los requisitos que la empresa busca. Los homosexuales viven normalmente, se casan y adoptan niños. Los ciudadanos están acostumbrados a ver dos hombres o dos mujeres de la mano. Nadie puede discriminar a un travesti por ser travesti. Tienen los mismos derechos y mismas oportunidades de trabajo que otros. Es lindo vivir en un lugar donde podés ser lo que realmente sos y donde la gente solo se preocupa por sus problemas sin mirar al costado.

Y para terminar, la gente es muy agradable. Vine con el miedo de lo que mucha gente me decía. Los españoles son unos HDP! Y me di cuenta que es todo lo contrario. Como en cualquier parte del mundo, hay personas y personas, pero afortunadamente me tocaron personas muy buena onda en cada uno de los lugares que fui.

Obviamente no todo es perfecto. Una noche que salí en Barcelona, conocí a una española que me pidió fuego y empezamos a conversar. Ella me hablaba de lo mucho que le gusta Latinoamérica y que llegó a vivir en Chile y Argentina. Además, me habló de Stroessner y otros dictadores. Sabía mucho y era muy agradable! Al pasar la noche, uno de los que estaba en el grupo con los que salí me comentó que la chica estaba buscando en los bolsillos de las camperas. Me dijeron que eso es común en España. Personas que se dedican a caerte bien para luego tratar de robar lo que puedan y después esfumarse. No es común que te asalten con un arma, pero si hay muchos carteristas con “talento”.

Otro punto negativo según mi percepción es la educación de los niños. No hablo de educación escolar porque según lo que me comentaron es muy buena. Pero la educación en la casa está muy restringida. En Paraguay es común que un niño reciba una palmadita (obviamente sin agresión física), para educar, pero acá un niño puede demandar a sus padres si recibe esa palmadita. En las escuelas se les enseña a los niños para que denuncien cuando esto ocurra. No soy pro-pegarle a los niños, pero viendo como son acá, creo que más de uno se merece una cachetada y un castigo serio. Los padres la tienen muy difícil acá. Los niños son adultos a una edad muy temprana. Vi casos de niños de 11 años que gritaban a sus padres en pleno centro comercial.

La droga corre como agua. Marihuana, Cocaína, etc. Aunque estoy a favor de la legalización de la marihuana, me sorprendió como niños de 13 años se pasan fumando en las plazas. Apruebo la legalización de la marihuana pero con límites como tienen el alcohol y el cigarrillo. Las otras sustancias ya no me gustan. Y acá es común encontrar hasta vendedores en las calles con dichos productos.

Me encantaría ver a Paraguay alguna vez así como es España. Con respeto a los ciudadanos, organizado y con opciones para el turismo. Se que nos falta mucho, pero siento que todo lleva su tiempo. Y las esperanzas nunca se pierden. Me encantaría volver algún día y no tener que acostumbrarme a un cambio como fue el de pasar de Paraguay a España. Volver a Asunción y encontrar una ciudad limpia y organizada. Donde las personas no sean discriminadas por su físico, orientación sexual o gustos. Ir a Asunción y encontrarme con miles de opciones que eliminan la monotonía. Buses que valgan la pena. Opciones de precios para todos los niveles económicos, como es acá. Porque alguna vez quiero volver, pero con la esperanza de que mucho va a cambiar.

Acá también hay corrupción y ladrones en el gobierno. Pero al menos, veo que las cosas avanzan. A pesar de la crisis española la gente vive mucho mejor que en Sudamérica. Paraguay está en crisis hace muchos años, solo que no nos damos cuenta porque ya estamos acostumbrados. Si esto es crisis, no se como llamar a la situación de Paraguay.

    Paul Landó

    Written by

    En Twitter escribo lo que pienso. En Medium escribo lo que siento.

    Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
    Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
    Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade