Politiquería barata a un pueblo ignorante: una realidad.

Un año para las elecciones, un año para decidirse por una persona que va a gobernarnos, menos de un año para elegir, pero una sociedad que no parece informarse, que no parece que le importa, que le importa más que un equipo de fútbol gane un partido, que un portero afamado ataque la pelota, segada por el fanatismo: esa es la realidad.

En pleno 2017 parece que nos importa más cual equipo de fútbol va de primero, que cómo es cada partido político o cuál es el plan de gobierno de cada candidato, segados por los medios de comunicación que nublan nuestro conocimiento; cada minuto pasa y no nos informamos como costarricenses que decimos amar nuestro país.

Cada vez que juega la sele todos los problemas actuales o no tan actuales pasan a ser segundo plano, que un diputado fue corrupto, que una persona murió a causa de la inseguridad, un animal muerto por la negligencia o el odio al prójimo, la corrupción en general, todos esos problemas tan importantes pasan a ser secundarios; juega la sele y si Costa Rica mete un gol es mil veces más importante que interesarnos por nuestro país. Y parece que la realidad se repite, se repite siempre.

Cuando son las elecciones, ahí sí todos se interesan por su país, pero toca informarse, es lo mejor si queremos un cambio, va mucho más allá de estar atrás de una pantalla insultando desmedidamente a un candidato.

El gobierno nos quiere ignorantes, y parece que lo está logrando muy pero muy bien.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.