¿Calahorra, Cuenca o Mojácar? ¡Viajamos a Órzola!

¿Por qué nuestro cliente decide ir a un destino y no a otro? ¿Qué necesidades y motivaciones tiene? ¿Qué recursos turísticos le atraen?

Bañándonos en Órzola. De Izq a Dcha Victor, Pablo, Javi, Yo y Pedro :)

Partiendo de que el turismo es una ciencia multidisciplinar que corresponde al ámbito de las ciencias sociales, y que se puede entender como “las actividades que realizan las personas durante sus viajes y estancias en lugares distintos al de su entorno habitual por un periodo de tiempo consecutivo inferior a un año con fines de ocio, por negocios y otros motivos” (OMT, 1995), o como “la teoría y la práctica de todas las actividades relacionadas con la atracción, prestación de servicios y satisfacción de las necesidades de los turistas” (Montaner, 1998), está claro que en la actividad turística hay una necesidad o una motivación para desplazarse a un determinado lugar.

No obstante, para determinar por qué los turistas viajan a Lanzarote y no a La Rioja, a Castilla La Mancha o Almería, (como por ejemplo en mi caso), se deben analizar, por un lado, las necesidades que tienen los visitantes y, por otro lado, las motivaciones que estos poseen. En lo que se refiere a las necesidades humanas, Maslow (1943), mediante su teoría de la motivación humana, las identificó, las clasificó según el grado de importancia en cinco categorías o niveles, y las representó mediante una pirámide.

Lo que Maslow propone con su teoría es que el individuo tiene unas determinadas necesidades que pueden ser jerarquizadas, es decir, el individuo da prioridad a las que considera más importantes y las trata de satisfacer. Una vez que esas necesidades se cubren, dejan de existir temporalmente, hasta que vuelven a surgir esas mismas necesidades. De este modo, viajar a un destino turístico concreto sería una necesidad que podría estar dentro de cualquier categoría:

· Necesidad fisiológica: Una persona puede tener la necesidad de viajar a un destino determinado por la gastronomía que ofrece el lugar, o para descansar in situ.

· Necesidad de seguridad: Viajar para encontrar oportunidades de trabajo o para someterse a una operación de cirugía estética por las condiciones de seguridad que se dan en el destino.

· Necesidad de afiliación: Una persona puede tener la necesidad de viajar para reencontrase con un ser querido que está ahí.

· Necesidad de reconocimiento: Visitar cualquier destino para luego ser envidiado por toda la gente de su alrededor.

· Necesidad de autorrealización: Acudir a un destino como voluntario para ayudar a los necesitados.

Una vez identificadas las necesidades que tendría nuestro cliente, habría que tener en cuenta las motivaciones por las que un individuo decide viajar a ese destino en particular, por ejemplo a Órzola. Según Crompton (1979), las motivaciones podrían clasificarse como socio-psicológicas y socioculturales. Por un lado y dentro de los motivos socio-psicológicos estarían:

· Escape del ambiente cotidiano: Huir de la vida rutinaria y la búsqueda de lugares alejados del entorno habitual del individuo.

· Exploración y evaluación del yo: Explorar la identidad personal y reencontrarse con uno mismo.

· Relajación: Bienestar psíquico y físico, mediante la realización de actividades que en la vida diaria no puede hacer nuestro cliente.

· Prestigio: Viajar como símbolo de tener un estilo de vida superior, presumir y ser reconocido.

· Regresión: Se produciría teniendo en cuenta dos puntos de vista. Por un lado, cuando se viaja, se dejan a un lado las responsabilidades y obligaciones: ruptura de roles. Por otro lado, tener temporalmente un estilo de vida sin complicaciones, como cuando se es un niño.

· Mejora de las relaciones de parentesco: Compartir tiempo con la familia, enriquecer las relaciones y restablecer vínculos.

· Facilitación social: Interacción con nuevas personas (otros turistas, residentes del lugar que visita por ejemplo)

Por otro lado, los motivos culturales serían los relacionados con:

· Novedad: Vivir una experiencia nueva y búsqueda de lo de desconocido.

· Educación: Satisfacer necesidades educativas y conseguir un bagaje cultural amplio

Dann (1977) también lleva a cabo labores de investigación para identificar la motivación humana. Él considera que la necesidad de huir de la vida cotidiana y del estrés, es un “factor push” o un factor de empuje. En cambio, los factores de arrastre o “factores pull”, estarían configurados por motivos de búsqueda de lugares históricos y museísticos. Los motivos socio-psicológicos de Crompton corresponderían con los “factores push” de Dann, y los motivos culturales estarían relacionados con los “factores pull”. De este modo, cualquier lugar podría ser uno de los posibles destinos turísticos para viajar, si un determinado individuo presenta alguna de las motivaciones que considera Crompton y que han sido señaladas anteriormente. Sin embargo, Crompton opina que los factores o recursos que posee un determinado lugar no influyen en el individuo a la hora de elegir un destino.

Sin embargo, en el presente artículo se consideran de especial relevancia los factores o elementos que el destino posea, ya que influyen en la configuración de ese lugar como destino turístico; y son los detonantes para que una persona elija ese lugar en vez de otro, favoreciendo su grado o nivel de competitividad turística. Esos elementos que satisfacen las necesidades de las personas, se consideran recursos, los cuales a su vez se empaquetan y se comercializan en forma de productos turísticos. Los recursos turísticos pueden ser económicos (capital invertido), humanos (formación y conocimientos), y territoriales. Dentro de los recursos territoriales, se pueden distinguir aquellos que son fundamentales para crear el producto turístico (mano de obra, capital, infraestructuras de transporte, de alojamiento…); y los relacionados con un componente geográfico, como una playa, una montaña o una especie animal o vegetal. De esta manera, el resultado que se obtiene es que inclusive el espacio geográfico, es decir el destino turístico, puede ser un producto turístico. Los destinos turísticos pueden competir con otros destinos para alcanzar una posición estratégica en el mercado turístico en función de los recursos y productos turísticos que tengan, ya que estos recursos y productos turísticos pueden presentarse como una ventaja u oportunidad competitiva con respecto a otros destinos.

En mi caso, viajé a Órzola por una necesidad fisiológica, un motivo socio- psicológico de escape y un motivo cultural de novedad. Los recursos que más influenciaron a la hora de viajar a Órzola fueron el paisaje volcánico, el clima, las playas, la filosofía y ritmo de vida de los ciudadanos, la ubicación respecto a la isla Graciosa (me encanta el buceo) y el bocinegro con salsa a la diávola:). ¿Y el destino? El destino es el recurso principal. Las carreteras, las tiendas, los hoteles, los restaurantes, las papeleras, las fuentes, los parques infantiles, los accesos, los barcos del puerto, las gaviotas…y los habitantes de ese lugar, configuran y constituyen un determinado destino turístico. Y todos esos recursos, a modo de productos o “subproductos”, están relacionados e integrados dentro de un producto principal que es el destino.

¿Cuáles son tus necesidades y motivaciones a la hora de viajar? :) Me encantaría que me las contaras.

Muchas gracias.

Un saludo muy grande. Feliz Martes