Humo

Se repliega en sí mismo,

como una gardenia que se transforma.

Me lleva a esa ciudad,

eco de hormigón de los pasos propios,

donde las bombillas no iluminan

en la densidad de los grises,

y me libera hacia el desamor

como una maleta sin nostalgia.

El humo

no sale de mí.

Yo salgo del humo.

El me saca a mí a pasear

por 5 minutos y luego,

irremediablemente,

me devuelve.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Paula Mendez’s story.