Deseos.

Vivan los días de sol, los besos con sabor a mar y las noches de cerveza en la arena.

Ojalá no acaben las noches de risas, de bailes sin sentido, de versos de Sabina y tu voz recitándolos.

Ojalá pierdas el miedo a besarme en público, a darme la mano o acariciarme la comisura de mis labios, mientras sonríes y llenas toda tu mirada de mí.

Ojalá me saques a bailar, aunque me pises y no sepas cómo empezar, solo quiero sentir que estamos tu y yo, sin las miradas, sin los comentarios.

Sin noches amargas donde las verdades salen a la luz.

Ojalá poder sentir que te voy importando un poco más, que poco a poco me abro hueco en tu pecho y me adormezco en tu esternón.

Ojalá poder escucharte decir, aunque sea susurrándome, un “te quiero” tímido y sincero.

Vivan las noches de sueños, de perseidas en el cielo, de deseos incumplidos.