Haciendo historia en otro son

Las encuestas del día de ayer marcaron un momento histórico en las páginas de historia de nuestro Puerto Rico. Por primera vez en la política del país venos como dos candidatos independientes han ganado terreno en la confianza del voto del electorado. No solo es el porciento más alto, sino que también representan el salto más amplio en la recta final de unas elecciones.

En otras palabras, el pueblo ha comenzado a dejar escuchar su vos y a mitigar el dragón del bipartidismo. La cúpula de las partidos tradicionales está temblando, andan sin respuestas para contrarrestar un movimiento que solo está comenzando.

Por los medios se escuchaban a los partidistas tratando de justificar lo injustificable, explicando matemáticamente las razones de los porcientos de sus partidos, pero la realidad es que el pueblo está cansado del ciclo vicioso al que nos han expuesto y la juventud está lista para recuperar de los escombros económicos y sociales al país.

En los próximos días veremos cómo los rojos y azules se tiran con piedras y palos, se intensifican las caravanas, empiezan a escupir promesas a los cuatro vientos solo por ser favorecidos en las elecciones generales y continuar el reinado bipartidista al que estamos acostumbrados. La realidad del caso es que su tiempo se está acabando y sus estructuras están dando los últimos suspiros de reinvención.

Mientras tanto, Manuel Cidre y Alexandra Lúgaro están haciendo historia en otro son. Cada uno ha reescrito la historia política de nuestro retoño caribeño y la ha dado una gran enseñanza a los partidos clásicos que tildan de anti-Roselló o anti-Bernier a sus simpatizantes. Los que apoyamos las candidaturas independientes no vamos en contra de esos líderes, estamos en contra de partidocracia.

Hagamos caso omiso a los paladines del bipartidismo que pretenden continuar engañando al pueblo con cuatro años más de lo mismo y continuemos añadiendo páginas a nuestros libros de historia, votando en otro son.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.