Image for post
Image for post
Nico tiene unos ojos color azabache muy bonitos, pero le voy a matar igual. Foto: Fubiz.net

He aquí la historia de una drogadicción que atrapa a un niño de trece años y termina en asesinato 24 años después

Comienzo presentándome yo. Tengo 36 años y dos pulmones que han acogido con tenaz diligencia los humos de unos 128.662 cigarrillos, aproximadamente. A falta de campos de fútbol, podemos trasladarlo a euros: unos 31.200 €.

He actuado siempre bajo las órdenes de Nico, sin que por ello me sintiera subyugado, aunque claramente he sido su esclavo durante casi veinticuatro años.

Ahora mis asfaltados pulmones y yo ya no fumamos. Desde Nochevieja.

En otoño salen setas y la primera quincena de enero, ex fumadores.

Cuando alguien te anuncia su intención de dejarlo, y más en estas fechas, el fumador piensa: ojalá…


Tres consecuencias previsibles y cuatro ejemplos locos (o no tanto)

Image for post
Image for post
Ilustración de J. Longo publicada en el artículo Fantasy football and the cold future of robot journalism, de Allen Weiner en The Kernel de Daily Dot.

Llevamos décadas, si no siglos, soñando con robots. Buenos y malos. Pero todos ellos mínimamente antropomorfos, palpables, con una presencia física. Y resulta que los primeros robots que van a cambiarnos -ahora sí- la vida no tienen ninguna de esas cualidades: ni son buenos, ni malos, ni les podemos tocar. Al llegar a nosotros en esta era líquida, no hace falta nacerlos físicos para luego digitalizarlos, ya son gotas de bits inteligentes.

Los bots son líneas de código constantemente alimentado vía machine learning que viven entre nosotros, sí, pero en ese ‘nosotros’ líquido y digital. Y puesto que no deben…


Primero cedieron la distribución, ahora la publicación y pronto la propia producción. No es tan malo como parece.

Image for post
Image for post
Adiós puerto, adiós barco: sólo quedará la bandera

Ese sueño de tantos de una web abierta y meritocrática en base a unas reglas neutras, no vive su mejor momento. El vasto territorio de Internet, ese universo por indagar, a estas alturas del partido ya ha sido explorado. Y conquistado en buena medida.

Lo saben mejor que nadie los productores de contenidos con los que se riegan esas parcelas, para que crezca en ellas el apetecible pasto que se intercambia por la atención de sus consumidores.

“Estamos presenciando como se separan cada vez más dos actividades que antes a fuerza de estar juntas parecían la misma: la publicación y…


Image for post
Image for post
Foto: Victor van Dijk en Flickr (cc: https://goo.gl/XMp2Hc)

Rita Maestre, en la hoguera. La misma que antes encendieron para Guillermo Zapata, el mismo fuego que se prendió contra dos titiriteros. Es ávido, busca a su presa, como el incendio que acecha tras una puerta, a la espera de que cualquier incauto la abra para comerse el oxígeno.

Vivimos deprisa, cada día más, y se nos olvidó que la llama original lleva mucho tiempo ahí. Que se lo pregunten a Krahe, dondequiera que esté. O a Martxelo Otamendi.

Lo de Rita no es una pataleta de cuatro ultraderechistas. Tampoco lo fue el asalto a Blanquerna, ni el recuerdo a…


Cuando una redacción muere, va al cielo

El periodista no necesita más sitios donde publicar. Donde viralizar. Donde pescar audiencia que ofrendar a su editor, que a lo único que acierta es a empujarla hacia la trituradora de la publicidad.

¿Más apps de noticias? Mirad lo que le ha pasado a Circa.

Tampoco la ‘audiencia’ quiere más canales, más medios, cabeceras o apps.

¿Para qué?

Las redacciones están muriendo. Es un hecho: se extinguen. El modelo descrito arriba las está fulminando. Este modelo asesino podemos formularlo así:

Capital → Editor → Periodistas = Audiencia → Publicidad → Capital

Esto funcionó muy…


Image for post
Image for post
Vistalegre vs Sol. Ahí estará el cambio o la ventana que se cierra. Foto de la izquierda: Jairo Vargas. Foto de la derecha: Aurora Petra

Tras Madrid y Barcelona, el mensaje está claro: la 2ª fase del 15M está en marcha

Las encuestas de última hora lo presentaron como posible. Pero son tantas ya las cicatrices demoscópicas en la piel de la izquierda y tan profunda la crisis en nuestros bolsillos que las botellas de cava debieron esperar al recuento final para ser compradas y descorchadas.

Pero saltaron los tapones y corrió la alegría en unas elecciones a la altura de las de abril de 1931, por la profundidad de los cambios que traen consigo.

Una activista antidesahucios y una superviviente de la peor matanza de la ultraderecha en este país serán las alcaldesas de Barcelona y Madrid, respectivamente.


Un viernes fui solo a un evento de emprendedores, llevando conmigo una vaga idea.
El domingo por la noche me marché con un equipo de seis personas, con una empresa validada por clientes y usuarios reales y con un premio.

Veamos cómo fue esto posible.

Para comenzar, una de las reglas del evento era que las ideas debían ser inéditas, no empezadas a desarrollar, y los equipos que se formasen en torno a ellas debían integrarlos personas que no se conozcan entre sí. Eran las normas del Startup Weekend, celebrado en el coworking Cosfera de Córdoba entre el 21 y 23 de noviembre. He de admitir que todo esto encajaba mal con mi concepto de emprendimiento, sedimentado desde ocho años atrás, cuando empecé con mi primera empresa. Lo primero, el equipo: ¿cómo voy a levantar nada con desconocidos y en tan poquísimo tiempo?


Image for post
Image for post
Aparecen nuevas formas de pasar el sombrero mucho más sofisticadas para el periodismo. Ilustración de Hallie Bateman.

Tenía que ocurrir antes o después. Quizá no estemos ante Eldorado definitivo por el que tantas veces nos hemos preguntado los que nos preocupa el futuro del periodismo (¡o sí!), pero hay partido, y qué partido. Las dos propuestas que traemos hoy a Colaboratorio tienen algo en común que nos hace pensar que estamos ante proyectos disruptivos: son enfoques realmente nuevos y, al mismo tiempo, se basan en todo aquello que ya se está consolidando en otros mercados o áreas.

Aceleradoras de startups, emprendimiento social, economía compartida. Desintermediación. Colectivización. Multitudes tomando el mando. Dinero fluyendo según nuevas reglas, lejos de…


La suma de nuevos dispositivos, la sincronización total en la nube y la rehumanización de la Red, fruto de la sofisticación tecnológica, auguran una feliz era para las historias más a fondo. Se acabaron las excusas para jibarizar el periodismo 

(Análisis elaborado y publicado originalmente para el Instituto para la Innovación Periodística, 2ip.es: http://www.2ip.es/cuentamelo-despacio-que-tengo-prisa/)

Quizá fuera fruto de la fascinación que suele producir en sus primeros días una tecnología disruptiva, y que por ello su mayor virtud fuese tomada como una especie de demiurgo que condicionara todo lo demás. Internet, al poco de salirle los dientes, ya mostraba unos plazos de adopción social exponencialmente superiores a los de la TV, la radio y no digamos la prensa en papel. Aquella virtud disruptiva radicaba en aunar las capacidades de estos medios anteriores en…

Pau Llop

Digital things. Journalist.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store