TITANIC

Hace unos días fui a ver la película Titanic en 3D y creo, que con esta obra maestra de James Cameron, nos podemos hacer una idea de lo que vivieron miles de pasajeros a bordo de uno de los navíos mas famosos de la historia: el Titanic. Seguramente, muchos se imaginaron el modo en el que habrían actuado, si se hubieran encontrado en el barco al momento del choque con el iceberg y su posterior hundimiento. Sin embargo, y a menos que se hayan vivido experiencias similares, creo que es imposible tratar de imaginarse la desesperacion que sufrieron esas personas. Digo esto porque en mi caso, me hice muchas veces la pregunta: ¿que hubiera pasado si…?. ¿Qué hubiera pasado si el capitán hubiera hecho caso omiso a la recomendación de navegar “a todo vapor”?, ¿qué hubiera pasado si los vigías hubieran detectado a tiempo el iceberg? y otras preguntas tales como ¿de qué forma hubiera tratado de salvarme si me hubiese encontrado a bordo del barco?, y si la muerte era inevitable, ¿cómo hubiera preferido morir?. Probablemente al mirar esa película, muchos se sentían tranquilos al principio, cuando todo marchaba bien; también sintieron alegría cuando los protagonistas principales se enamoraron; después sintieron impotencia cuando el barco estaba apunto de hundirse; también sintieron rabia cuando inculparon a “Jack” por un robo que no cometió, todo por venganza; y al final sintieron tristeza, por la muerte de todas esas personas, muerte que a propósito fue causada por la soberbia humana.

Se preguntarán ¿a qué viene todo esto?. Pienso que esta película y en general el hundimiento del Titanic, muestran en pequeña escala el futuro que le espera a la humanidad. Todos somos pasajeros de un barco que chocará y se hundirá, y del cual tal vez solo se salvará una pequeña minoría que son los “pasajeros de primera clase” de esta enorme embarcación que gira alrededor del sol.

Si analizamos algunos sucesos históricos que hayan terminado en catástrofe y en los que el transcurso de su desarrollo haya dependido en gran mayoría de personas, podemos llegar a la conclusión de que la catástrofe se debió a “errores humanos” (por supuesto, nadie es perfecto), pero en muchos casos a errores humanos causados por la avaricia, el egoísmo, la ignorancia, la soberbia, y otras, por así decirlo, “malas cualidades” de las personas. En el caso del Titanic, la película nos mostró, que la catástrofe fue causada por la irresponsabilidad al momento de tomar decisiones. Irresponsabilidad causada por la avaricia del capitán al querer hacer una hazaña sin tener en cuenta la noche sin luna y la velocidad. Supongo que basó su decisión en la frase “espero que no pase nada”. Asimismo, como el capitán del Titanic, nuestros “lideres” toman sus decisiones pensando en los intereses de sus propios países (en muchos casos ni siquiera piensan en sus países, un ejemplo claro de eso es Colombia) pero no se dan cuenta que las decisiones que toman afectan a largo plazo a toda la humanidad. La tala de bosques; la explotación de petróleo, de piedras y metales preciosos que tanto afectan al ecosistema local; las emisiones de CO2 y Metano que convertirán a este planeta en un horno; el rápido crecimiento de la población mundial son algunos factores, que así como una noche sin luna, son ignorados por nuestros “capitanes”, pero que tarde o temprano terminarán afectando a TODAS las personas y seres vivos del planeta.

Lo mas triste de esta situación es que no sólo los lideres ignoran estos factores, sino muchas personas, muchos pasajeros “de tercera clase” se hacen “los de la vista gorda” ante los peligros constantes que amenazan con destruir a la civilización tal y como la conocemos. Es tanta la ignorancia de algunas personas, que creen que porque nada malo ha pasado hasta ahora, nada malo pasará, y confían en que los “capitanes” solucionarán los problemas en caso de que aparezcan. Muchos también piensan que están a salvo porque ya tienen “bastante” edad y no les importa lo que pasará dentro de 50 años ya que no estarán vivos. Pero ¿qué mundo les estamos dejando a las siguientes generaciones?, ¿un mundo contaminado, lleno de violencia y miles de millones de personas matándose las unas a otras por sobrevivir? ¿qué no se supone que si somos de la misma especie nuestra “misión en la vida” es asegurar nuestra supervivencia? pues si seguimos así, no habrá supervivencia y no habrá humanidad.