La disputa de las redes sociales: ¿Me hacen más, o menos social?

Palabras clave: Redes sociales, Web 2.0, sociedad y opinión pública.

Que tiempos los de ahora en donde gran parte de la vida nos la pasamos con la cara pegada al celular. En serio, salgan a las calles y verán a la gente –yo me incluyo– caminando embelecidos con la mirada hacía abajo, sin ver por dónde caminan con tal de darle “like”, “compartir”, hacer un snap o escribir “jajajaja” en respuesta a algo sin sonreir físicamente.

O que tal cuando estás en un restaurante y ves a toda una familia de cinco personas jorobadas usando el celular a diestra y siniestra. O cuando estás en una junta de trabajo y whatsapeas (¿así se escribe?) mientras tu jefe o tu compañero están explicando algo importante. ¿Qué tal en el coche? Mientras se supone que debes de estar SOLO manejando andas mandando audio notas, leyendo whats o checando Facebook — aquí lamento informarles que también me incluyo– buscando con un afán tremendo y necio de provocar un accidente.

Total que estás pasando tu vida conectado a más no poder a una red de redes, socializando digitalmente. Me parece que estamos en una época en donde el reto es conseguir un equilibrio sano entre las cosas para poder disfrutar de todo un poco. Me gustaría plantearles la siguiente pregunta: ¿Creen que hemos disminuido la socialización interpersonal gracias a la Web 2.0?

Piénsenlo…

Piénsenlo un poquito más…

Es una pregunta que, convirtiéndola a hipótesis, puedo decir que ya está confirmada con datos y estadísticas en las múltiples investigaciones que se han hecho al respecto. Es un hecho que las redes sociales promuevan la interacción digital, pero no puedes inclinar la balanza completamente de un lado. El Ying y Yang, ¿Recuerdan?

Por otro lado, recuerdo mi primera interacción con las redes sociales. Me acuerdo que cuando tenía 10 años en el año 2004 tuve mi primer acercamiento a las redes sociales con AOL Instant Messenger, que era dónde tu elegías en qué sala de chat entrar y, dependiendo de su disponibilidad y cupo, ingresabas y hablabas con gente de varias partes del mundo. En estos chats podías escribirte con otras personas, hacer audios, modificar el texto que enviabas y hasta ahí paraba el asunto. Había versión adultos y versión AOL Kids, que es la que yo usaba.

Fuente: AIM Google.

Sin embargo no omito mencionar que a pesar de estar en el chat room de niños habían mucha gente adulta que buscaba corrompernos. Si ahorita me preguntaran ¿Fue buena idea empezar a los 10 años a interactuar en la web con otras personas?, Probablemente no me lo pensaría dos veces y diría que fue un tanto traumático (se los firmo).

Más adelante en los últimos años de primaria empecé a usar el famoso Messenger de Microsoft. Lo único que extraño del software es el zumbido, me parece una forma muy interesante de hacer llamar la atención y que te respondan.

Posteriormente usé Metroflog (chicos de mi generación que digan que no lo usaron es porque están mintiendo), Youtube, MySpace para luego acabar en Facebook y otras redes como Instagram, Snapchat, Twitter, etcétera.

Fuente: Google.

Aquí abro un pequeño paréntesis. Muchas de las redes que antes usabamos simplemente las dejamos de usar, hubo una transición. Las redes sociales como Metroflog o MySpace no es que hayan dejado de existir, simplemente salieron plataformas más competitivas que ofrecían más cosas y fue así como se generó ese traspaso generacional al “siguiente nivel”.

La página principal (home page) de Metroflog en la actualidad. Fuente: Metroflog.

En la actualidad he de reconocer que como muchas otras personas –no solo de mi generación– en el mundo hacen uso de las nuevas tecnologías y de la web 2.0, misma que permite interacción y la creación de tu propio contenido; y esto último es algo que ningún medio tradicional de comunicación te deja hacer y por lo que tanto destaca la Web 2.0.

Por otro lado, se prevé que la Web 3.0 está ya muy cerca — yo me atrevo a decir que ya estamos a la vuelta de la esquina sino es que ya sucedió–. En ella, se buscará tener facilidades para encontrar información sin perder tanto tiempo y de forma más precisa, así como explotar mucho más el uso del hashtag que vino a introducir la red social favorita de Trump: Twitter.

El Internet ha llegado para quedarse y expandirse. Es un medio donde existe una amplia libertad de expresión, pero agüas porque como dice el tío Ben de SpiderMan: “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

Ver a partir del minuto 1:00. Fuente: Youtube.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.