PAPÁ N.

La bolsa pesaba. Previó la reacción de los niños; esta Navidad habría regalos para todos. Se acomodó el gorro para que no lo reconocieran y saltó por encima de la pared.

El tiro llegó casi al mismo tiempo que el “¡Alto!, ¡policía!”. Los diarios amarillos lo mostraron todavía sonriendo, inerte, al lado del logo del banco. #cuentosdeNavidad

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.