De la sal a los cacahuetes…

Bien… este es un tema que ya he tocado con anterioridad en un post, pero esta vez me ha explotado la cabeza, mi mente, mi ser, todo yo en pocas palabras. Con todo lo que me he preparado y todo lo que he seguido aprendiendo por mi propia cuenta. Y sí, hablo de todas esas tardes en las que me pasé en mi PC aprendiendo algo de todo, de lo cual en momentos me ha servido. Y más el haber aprendido por experiencia y arruinando alguna que otra cosa por aprender haciendo. Cuando de la nada viene un dirigente político, con apenas educación básica y pregone una falaz oración que cita así: EN EL PAÍS HAY QUE FORMAR TALENTOS, PORQUE ES POR ESO QUE HUYEN DEL PAÍS.

En serio, esta frase me hincho los huevos (perdón por la expresión) porque en realidad hay talento, mucho más de lo que estiman. Pero de nada me sirve, como la frase que anda rodando por redes sociales y en publicaciones de blogs de liderazgo, donde está una fotografía de Steve Jobs con una oración que más o menos cita “de nada sirve contratar personas inteligente para que mejore tu empresa si les tienes que decir que es lo que deben hacer” de lo cual, nada está lejos de la realidad.

Tenemos un sistema laboral donde se requiere un profesional con 10 años de experiencia, un post grado, master en economía. Que sepa de ventas y cierres de tratos, y que por lo menos sepa manejar un sistema de programación y diseño web, además sepa de mantenimiento de computadoras; sepa de mercadeo y relaciones públicas, contabilidad, manejo de sistemas SAP y hasta de medicina general; pero si sabe de alguna especialidad médica será un plus. Que tenga carro, sea productor de cine, fotógrafo, diseñador de interiores, arquitecto e ingeniero. Viva en una casa propia en una zona especial y de renombre en el país, además que su CUM (nota global de sus estudios) no sea menor de 8. Que sepa 5 idiomas, sino como mínimo inglés, español y mandarín; y todo para una plaza de pasante y si es posible no remunerada, a los sumo puede y lo más que se puede aspirar así, es ser cajero en un supermercado (el cual no es un trabajo peyorativo, es algo que respeto mucho más que un director de cuentas).

Con un sueldo de $250 de los cuales se le debe descontar seguro e impuestos. Además, si la empresa requiere del uso de sus recursos tangibles y no tangibles, pues debe tenerlos a disposición para la empresa sin que esta se haga cargo por pérdidas, deterioro o posibles robos o mal uso de un tercero. No debe de opinar sobre lo que se hace en la misma y no debe de salirse de los esquemas de las políticas que la empresa ha estipulado para sus “colaboradores” por motivos “que así se ha hecho siempre”.

Photo credit: Dave Dugdale via Foter.com / CC BY-SA

¿Bonito no? La verdad si en realidad este funcionario público, que es empresario también, saliera un poco a la calle y se paseara por cada una de las instituciones de educación, pudiera ver que en verdad hay talento. Pero este talento se extingue por este mismo tipo de acciones que toman las empresas. Y los que pueden lograr formarse en estas, se ven menospreciados porque la formación es para nada más que obedecer, seguir lineamientos que solo benefician una parte, a la directiva o dueño de la empresa. De nada es funcional el que se formen ovejas; los paradigmas seguirán y seguirán por los siglos de los siglos, y este es el motivo del porqué huyen del país.

Como yo, hay muchos ahí afuera, luchando y pretendiendo que todo está bien. Pero en realidad las cosas van peor. Tenemos publicistas que no crean, solo copian y pegan, no se fijan en los efectos que sus campañas tienen con sus públicos. Ingenieros haciendo el rol de periodistas. Arquitectos con un rol de mercadólogo. Médicos con un cargo de contabilidad. Contadores de como productores de audiovisuales. Pastores que son administradores de empresas. Relacionistas públicos de bartenders en las discotecas. Cajeros con masters en economía (que aquí no está fuera del rubro, pero este podría mejorar mucho la economía de la empresa) y un sinfín de más personas como ellos. Además de aquellos que tienen una experiencia muy grande, con grandes recorridos por el área laboral de esa plaza, pero sobre pasa los 35 años y ya no es “útil” para el mercado laboral, este debe buscar un asilo mejor, o en su defecto que sus hijos lo mantengan, y si no tiene hijos, es una escoria del país porque no ha dejado un legado de su sangre para que continúe el linaje de miseria que ha formado.

Photo credit: StockMonkeys.com via Foter.com / CC BY

¿Para qué nos servirá formar más profesionales si el mundo laboral está pútrido desde hace mucho? Vamos, que no es una farsa todo esto. Los sueldos no sobre pasan los $500 (como máximo y con suerte) y todavía, yo como empleado, debo poner de mis recursos para la empresa. La necesidad de tener que solventar gastos para seguir viviendo, hace que estos puestos proliferen… (Call Centers les llaman) y no vamos a poder hacer nada más que acoplarnos a ellos o quizá huir del país para encontrar un lugar donde nos valoren, no como profesional, sino como persona. De verdad que son pocos son los que encuentran una mejoría en este ámbito al salir del país, aunque por lo menos la falsa estela de felicidad que la misma sociedad nos ha enseñado a mostrar en redes sociales, si mejora y hay fotos de lugares que no son del país.

Mientras el imperio romano pagaba con sal, nosotros recibimos cacahuetes aunque no seamos monos. Porque el sentido de todo esto es pagarles a los monos para que hagan su trabajo como se les ha indicado. Y si quiere aspirar a tener una mejoría, pues la tendrá; recibirá plátanos o guineos como aumento salarial competitivo.

Pero nada de esto es reciproco, como lo estima el Pacto Internacional de Derechos Economicos, Sociales y Culturales en el que se lee:

Un salario equitativo e igual por trabajo de igual valor, sin distinciones de ninguna especie; en particular, debe asegurarse a las mujeres condiciones de trabajo no inferiores a las de los hombres, con salario igual por trabajo igual.- Artículo 7 PIDESC

Porque trabajamos como “ejecutivos” y laboramos como “jornaleros” y las mujeres siempre tienen mayores problemas con esto, porque a ellas las acosan emocionalmente y sexualmente hablando, las utilizan y hasta hay actos denigrantes para con su persona. Es decir, pasamos en un trabajo donde el salario no es equitativo con lo que se ha trabajado, a veces pasamos más de 12 horas en este, y sin ningún tipo de distinción honorífica, aunque sea salario emocional y las mujeres tienen mayores complicaciones, porque deben aguantar mucho más que solo un salario mal pagado. Su dignidad y su persona siempre estará envuelta en esto.

Por todo y cada uno de estos detalles… considero que pasamos de la paga con sal a los cacahuetes; porque quieren profesionales que no piensen ni que busquen su mejoría personal más que la propia mejoría de la empresa en la que trabaja. Paga cacahuates y contratarán changos… pero les diré… chango chango, pero jamás de su circo.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.