Mi decisión de olvidar lo que me ata…

Hace unos meses… creo que unos 8 meses… decidí dejar algo que de verdad me estaba creando una vida vacía y llena de estupideces; de esas que se conglomeran a diestro y siniestro… decidí tener mi espacio y disfrutar mi vida como lo hacía cuando estaba niño: EN LA REALIDAD.

Photo credit: notfrancois via Foter.com / CC BY

Vivimos tiempos en los que la vida va muy rápido, el estrés se apodera de nuestras vidas, los lugares se vuelven en sinónimo de poderío y de poder adquisitivo, ya no son el lugar para pasar en familia, en compañía de amigos, en eso que significa vivir la vida en conjunto.

Cuando pensé esto, de dejar las cosas digitales, sobre todo las redes sociales, y dejar de publicar las fotos de esos lugares, para alardear, que visitaba y con mi mega sonrisa y hablando de como es que esto funciona como un desestresante, en realidad comenzaron un sin fin de cuestionantes y la más importante de todas era ¿cómo reaccionaran los demás?

Y en realidad la reacción continua hasta ahora, siempre sale alguien con ¿y cómo voy a comunicarme con vos? ¿Y si es una emergencia como hago para decirte? Entienden lo que significan esas preguntas ¿verdad?

Es que se ha dependido mucho de la tecnológica, de las conexiones virtuales y a distancias en las cuales el contacto físico es solo para el sexo… perdón, ya ni para eso. Llegamos a tales puntos que la tecnología se ha vuelto una cadena que nos está atando, manipulando y haciendo perdernos en un mundo irreal y tan falso, que ademas está cargado de TANTA ESTUPIDEZ.

Si no me creen en realidad solo basta entrar a Facebook y revisar un poco el Time Line y ver que todo está lleno de idioteces, comentarios vacíos, de quejas y de lamentos, también de contenido que no nos llena, solo es contenido basura. Al ser un profesional de las comunicaciones, y sobre todo en el área digital me di cuenta de algo: Internet se ha vuelto “la caja para idiotas” de las nuevas generaciones.

Sí, esa caja llamada televisión dejo de serlo para darle el puesto a la computadora, el celular, las tablets, los phablets… en realidad al sistema unificado de Internet y la tecnología. Estamos en la era donde el que no tiene un celular o no tiene una cuenta en alguna red social no existe… En serio, eso no es así.

Photo credit: Thomas Leuthard viaFoter.com / CC BY

En serio, prefiero perderme de la vida, no ser nada en el mundo digital, pero olvidarme de lo que en realidad es la vida… la vida real, lo que puedo tocar, el viento en mi cara, el sonido de los pájaros, la lluvia, la piel de esa persona que amas, el olor de las flores… jamás cambiare eso.

Y parece irónico, porque estoy en una red social, escribiendo en contra de ellas, diciendo que son una caja de estupideces… pero el sentido es el esclavizarse de algo, de alguien, de las ideas, de las cosas… eso es lo malo.

Cuando decidí dejar mis ataduras de la tecnología, de las redes sociales, de Internet… el mundo empezó a sacarme de la lista de personas con vida, no saben ni comprenden el cómo se comunicaban antes que existieran las redes sociales, el Internet… olvidan las llamadas por teléfono (que no soy muy adepto a ellas también) los correos y las cartas de papel, hechas a mano.

Photo credit: Justin Marty via Foter.com /CC BY-SA

Prefiero ser el zombie digital que el que promueve y se ata a las cadenas de la vida digital, de la dependencia de la felicidad falsa que nos otorga la vida en Internet y las redes sociales.

Live Life Hard.-