Mis ideales por comida. El trato para sobrevivir en nuestros tiempos

En mi cuenta de Twitter tengo muchos contactos que comencé a seguir por una u otra razón, aunque la mayoría de veces fue porque seguían un ideal y luchaban por este. Claro esto fue desde hace un par, o más, de años que empecé a seguirlos; pero en este momento me dediqué a revisar sus cuentas ya que no veía actividad o simplemente las publicaciones no iban acorde a su manera de ser y me sorprendí al revisar e investigar estás personas/cuentas y ver todo lo que yo admiraba.

Photo credit: Foter.com

Cuando seguí estás cuentas era para poder tener referencias de personas que tenían una convicción fuerte de lo que quería o en realidad fuertes ideales de lo que iban a hacer a futuro. Quizá no es que sea algo fuera de este mundo que haya gente que cambie de un día para otro, pero no hay explicación alguna que de lugar a que una persona que defiende X de Y y hasta haya creado una legión de personas que siguen este pensamiento, esta filosofía.

Pero al ver a estos personajes que han cambiado de ser defensores de X a ser usuarios y pregoneros de Y, convirtiendo sus redes sociales en escaparates o hasta libros de opiniones de lo que, en su filosofía antigua, era lo que luchaban por que no se hiciera.

Quizá en el sentido de la vida y en como es que la situación de la misma, hace que estos personajes busquen algo que tenga rentabilidad y olviden la convicción con la que hicieron una imagen/ reputación dentro de la blogosfera o las redes sociales. Y no es que sea malo el cambio, sino que lo malo o lo que es incomprensible, es que un ideal se olvide, que se deje a un lado y se cambie mi forma de creer y de vivir por tan solo necesitar dinero o una capacidad adquisitiva que me ayude a seguir viviendo ¿esto es ético para mí?

Photo credit: Foter.com

Yo no estoy en contra de buscar diferentes formas de obtener ingresos, pero el haber creado un trabajo, o una forma de obtener un pequeño ingreso usando mi ideal y hacerlo más grande para que llegue a otros y que de la nada, se me olvide eso y que deje de creer en lo que yo defendía, por el simple hecho de ya no tener dinero, de ya no tener una forma de sustentar mi vida y buscar que comer cada día a costa de lo que yo creo, de lo que yo defiendo.

¿Dónde queda el sentido de convicción con el que se comenzó a crear este ideal? Quizá es porque al final de cuentas, no existe convicción, sino simplemente un sentido de “búsqueda” de nuevas formas de generar dinero y poder seguir viviendo, de comer y poder sustentar una familia, un hogar… o gustos extravagantes que necesitan ser suplidos a costa de lo que sea.

Me es un poco penoso ver cuentas de buenas personas en un área o que crearon un sin fin de seguidores que gustaban de su talento como fotógrafo, mercadólogo, estratega, líder de una ONG, o el social manager de una empresa, que este ultimo pasó a ser el que pasa de charla en charla cobrando una entrada para explicarles “como llegó” a ser un “gurú” de X; y sí, es bueno… pero el no aplicarlo ya lo hace algo malo, porque trabaja y gana de esas charlas. Es difícil comprender, pero también es considerable por la situación económica del país, del mundo.