Y nació la Luna…

Author: Yodatheoak / photo on flickr

¿Por qué esperar?

Es de muchos sabido que no soy de los que celebra por compromiso, por hipocresía o hasta por solo “caer bien”, no es mi estilo. Pero ¿qué pasa, qué significa cuando celebro o me gusta hacer un día diferente, especial?

Cuando yo celebro, y es irónico, celebro la vida, cada día y a cada paso que damos día a día. Celebro los logros diarios, metas que quizá se han cumplido a medias, pero en fin son metas cumplidas. Celebro el vivir junto al rayo de luz de mi Luna.

Un año, dos días, unas horas, unos minutos… no tengo el tiempo definido para celebrar, lo hago por el mismo motivo que existe la vida.

No voy a necesitar un año para expresarme, no necesito la hipocresía, mucho menos palabras falsas y que aunque a veces son reales, son cada año. Solo necesito un momento y demostrarlo con un hecho concreto.

Día a día voy a decirlo, a demostrarlo; todo el tiempo lo haré, porque eres mi luz de luna, porque esta estrella negra brilla con oscuridad para que la luz de la luna siga adelante. Porque amo tener a mi lado la más hermosa Luna.

Like what you read? Give Mario Alfaro a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.