¿Viste San Junipero?

La idea de plantear un estado intermedio entre la vida y la muerte lleva hacia una pregunta que también aparece en otro tipo de incógnitas:

¿En qué lugar nos encontramos?

No me refiero a nuestro estado actual y a que tal vez estemos en un limbo eterno y no nos hayamos dado cuenta, hecho que ya doy por sentado.

A lo que me refiero justamente es a que, en este limbo que conocemos, llamado vida, disfrutamos de la supuesta garantía de que podemos intercambiar e interaccionar profundamente con los demás, con los contemporáneos.

Si todos fuéramos a parar a una computadora, tal vez podríamos interactuar y generaríamos infinitos nuevos datos compartidos creando una nueva realidad. Utilizando una inteligencia prestada (virtual).

A lo que me refiero es, pues…

Cuando seamos eternos, pongamos una referencia como las que tenemos acá en esta vida así nos podemos encontrar con nuestros seres queridos…

Pongamos entonces… los 80`! Como en el capítulo.. Para eso son las décadas que ponen ahí!

Pero mentira, 
no me refería a eso…

Me refería a encontrarnos de verdad.

Seguramente podamos desarrollar y multiplicar infinitas veces nuestra información e inteligencia adentro de esa gran máquina limbo de felicidad.

Sin embargo, es posible que no nos encontremos de verdad. Que se multiplique incluso la información emotiva, pero no la sentimental. Que vivamos virtualmente unidos pero alejados de lo que fuimos; algo más unido y encontrado…

Y que los creadores encontrados y unidos, realmente vivos que estén afuera de ese gran sistema-limbo solamente puedan mandarnos algunos programas a través de personas virtuales para recordarnos quiénes éramos fuera.

Y solo así poder apagarnos. De una vez por todas para reencontrarnos. Como lo hizo el marido de Kelly en el capítulo de Black Mirror y como algunos eternos nombres que hemos escuchado por ahí…

Bienvenido a la Religión (del latín religare o re-legere) de qué, no sé. Pero casi seguro que de una sola cosa toda unida.

Like what you read? Give Pedro Mateo Leal a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.