2 años viviendo entre volcanes.

Ya dos años aquí… para ser justos, dos años y tres meses. Dos años viviendo en esta tierra de fuego, entre helechos gigantes y compartiendo momentos con gente espectacular. Dos años de proyectos, aventuras, personas maravillosas; dos años que han marcado un antes y un después en mi vida y que ahora me dan fuerzas para emprender nuevos caminos y retos.

Para los que estéis un poco perdidos y queráis saber por qué un españollo dejo todo para irse a vivir bien lejos podéis echar un ojo al resumen que hice de mi primer año.

El primer año me sirvió para entender que significaba vivir en un lugar como este y crear un espacio propio aquí. Hablo de un espacio físico; un hogar, que realmente he empezado a disfrutar este segundo año ya que el primero lo pasé construyéndolo. (Un hogar que decidí abrir a las visitas).

Y también hablo de un espacio social, de unos amigos, de personas con las que hacer proyectos, compartir aventuras y vivir momentos tristes y felices.

Una vez sentadas estas bases he podido, en este segundo año, desarrollar muchos proyectos de los cuales me siento orgulloso, y por eso os los quiero contar:

Proyecto: Kilaha

El año pasado estaba decidido hacer grandes proyectos en la isla, más allá de enseñar a tocar el piano. A mi empeño se unieron grandes amigos como Andres, Laura o Valerie, y otros amigos que pensamos que Camiguin es uno de los lugares más especiales en este planeta; no solo por el increíble riqueza de sus bosques y aguas, si no por la simplicidad y valores en los que viven sus habitantes. Para ello nace Kilaha, para preservar, proteger y fortalecer la isla en su inevitable camino hacia el “progreso”. www.kilaha.org

Kilaha significa “Conocer” en el lenguage Kinamiguin.

Dentro del marco de Kilaha hemos creados proyectos interesantes; el mayor de todos ellos ha sido llamado “Camiguin Nightscape Project”.

Todas las noches que las nubes lo permiten Camiguin ofrece un espectáculo grandioso que al mirarlo uno se siente muy chiquitito y grande al mismo tiempo… La ausencia de contaminación lumínica proporciona un cielo plagado de estrellas, la Via Láctea vibra con luz propia, cada poco una estrella fugaz cruza en tu mirada y incluso puedes observar satélites o la ISS cruzando por encima de tu cabeza.

El volcán Hibok-Hibok parece que eructa la Via Láctea de sus entrañas. A la derecha tres pequeños volcanes, llamados Tres Marías, observan el espectáculo.

Camiguin Nightscapes es un proyecto eco-educativo y eco-turístico; primero construimos un parque de observación astronómica en una de las laderas del volcán Hibok-Hibok; un espacio para disfrutar de las estrellas, los planetas o los cometas rodeado de exuberante naturaleza tropical. Equipados con un telescopio de última generación y videoproyecciones interactivas durante las sesiones. Queríamos generar un nuevo destino turístico en la isla relacionado con la astronomía y los conseguimos.

Pero el verdadero valor del proyecto ocurría abajo de la montañas, a lo largo del año hemos recorrido la isla entera dando clases de astronomía y cambio climático a más de 8,000 niños en 56 escuelas de Camiguin. Hemos formado y capacitado a maestros de ciencias con el apoyo de la Universidad de Barcelona para poder desarrollar las sesiones tanto en las escuelas como en la montaña para los turistas.

Mapa del parque astronómico. El primer parque astronómico del mundo en la ladera de un volcán activo.
Sesión en el colegio de Bug-on.
Sesión en la montaña sobre la Luna.
Carteles de algunas de las sesiones.

El proyecto hoy en día continua en gran medida llevado por los locales, con ayuda de los miembros de Kilaha en la supervisión y la gestión.

El segundo proyecto más relevante que desarrollamos fue ayudar a Camiguin a través del DENR (Department of Environment and Natural Resources) en su nominación para convertirse en ASEAN Heritage Park, un reconocimiento muy prestigioso que muy pocos lugares obtienen en Asia. Nuestra isla lo merecía por su biodiversidad, riqueza ecológica y por los riesgos a los que puede estar sometida en un futuro próximo.

Finalmente Camiguin consiguió ser ASEAN Heritage Park. :)

El tercer y último proyecto que quiero destacar es el que hicimos en colaboración con el Instituto Max Plank, a través de la Doctora Laura Sevilla. Una colaboración que duro más de 4 meses. En los cuales trajimos a Camiguin un robot humanoide y ofrecimos un taller en “Computer Science” en la universidad y municipios de la provincia.

Nunca un robot se sintió más des-ubicado.
Una de las sesiones en los municipios.
Algunos de los estudiantes que recibieron clase durante un mes y medio con la doctora Laura sobre Visual computing & Robotics.

Existen muchos más proyectos en marcha en Kilaha, si tienes curiosidad échale un ojo a la página web y apóyanos si crees que merece la pena.

Proyecto: Música para Camiguin

Al igual que en el primer año di clases de piano y canto a los niños de Camiguin. Este año la novedad es que tenía dos localizaciones gracias a encontramos un piano abandonado. El gobernador de la isla lo arreglo y así fue como pude dar clase en una de las areas más rurales de la isla; Sagay.

El piano llegando a su clase, pasando por delante de una de una iglesia colonial española.

Proyecto: Mapa de Camiguin

La isla no tenía un mapa decente para turistas que mostrase realmente lo que se podía hacer aquí. Con el arte de mi amiga Lara Müller y la ayuda de mi amigo Cocoy, dibujamos cada uno de los hotspots de la isla en acuarela e realizamos juntos este mapa que todos los turistas llevan hoy en su mano.

Ilustración del cementerio hundido.
Nuestro pequeño aeropuerto también tiene cabida en el mapa.

Proyecto: Camigreen

Uno de los proyectos que me siento más orgullos que se vayan a desarrollar en la isla es una sistema de energía renovable que hará posible que la isla sea totalmente independiente a nivel energético.

El Gobernador de la isla me pidió ayuda en el planteamiento del proyecto y su difusión, y incluso hice de facilitador entre el gobierno y la empresa española que esta detrás de del proyecto para hacer de Camiguin un sitio libre de cualquier combustible fósil en la generación de energía eléctrica.

Proyecto: Blue Eyed

No puedo contar, ni enseñar mucho de este proyecto. Solo que he localizado una familia filipina cuyos ojos son azules. Es un proyecto muy especial que esta a punto de finalizarse. Estad atentos.

Me siento sinceramente contento del desempeño y del outcome de muchos de estos proyectos, mi aventura que comenzó hace un año tenía como cometido buscar proyectos que me llenaran y me hicieran aprender y crecer como persona; todos los proyectos que aquí os presento lo han conseguidos.

Además de todo esto, este año no ha estado exento de aventuras; quizá a veces demasiadas, aquí os dejo en fotos las más interesantes…

Acampada en el crater del volcán Hibok-Hibok con mi colega Gomis. Una maravilla de experiencia mirar las estrellas por la noche viendo el perfil a tu alrededor del crater. Volviendo el guía se perdió y anduvimos unas 8 horas perdidos por la jungla. Menos mal que mi colega el Gomis era un valiente y aguantamos el tirón pese al cansancio, las mochilas de 10kg de peso y las cobras que encontramos por el camino.
Otro momento interesante fue cuando perdí a mi amigo Nacho, Pati y los sobrinos de Ted un día en un rio en la jungla, en la que por providencia divina encontramos el camino 20 minutos antes de que se nos hiciera de noche. Eso si descubrimos un sitio increíble y fascinante en el que nunca había estado.
Este es lugar que descubrimos. Disculpa Nacho por la aventura, pero gracias por ayudarme a descubrir este lugar.
Gracias Valerie por atreverte tu también a perderte por la jungla un día y encontrarnos con este maravillo lugar lleno de arboles gigantes.
Gracias a John, Austine y Denise por perderse de nuevo conmigo y encontrar de nuevo sitios maravillosos como este.
Gracias amigos míos de la isla por insistirme aquella mañana a cruzar a White Island.
y gracias Carlo por obligarme a subir a un tejado para poder ver estas vistas del golfo de Guinsiliban.
Y gracias Sean por esta experiencia volando sobre la isla. Una experiencia que no se puede describir con palabras. Mirad el video de mi experiencia aquí abajo.

Han sido dos años increíbles, dos años llenos de experiencias, de belleza y de sentir amor por esta tierra y estas gentes que lo habitan. Y ahora me toca cambiar de capítulo, buscar nuevos retos y volver a la ciudad… pero sin sacar a esta isla de mi corazón. Este es mi refugio, mi hogar y mi fuente de energía que estará aquí esperándome siempre que lo necesite.

Me voy a vivir a Manila, he aceptado participar en un proyecto que es un enorme reto a nivel profesional y que me emociona pensar que puedo ejecutarlo en buenos términos.

En la isla quedan muchos amigos increíbles, una familia y mis perros que se que esperarán a que vuelva algún fin de semana desde Manila a abrazarlos.