Lo que aprendí de Podemos — Traducción al español de What I learned from Podemos, de Owen Jones

He pasado casi una semana viajando con Podemos, un partido anti-austeridad que ha disfrutado de un aumento explosivo después de ser fundado hace dos años. El proyecto de Podemos y sus estrategias no pueden ser simplemente importadas en otros países. Los nuevos partidos y movimientos de izquierda y cómo estos resultan son específicos a las historias, culturas y contextos políticos de cada país. Pero sería absurdo no aprender de un partido que ha conseguido un asombroso nivel de popularidad en un período de tiempo tan corto. Así que esto es lo que he aprendido.

La importancia de los movimientos sociales

Podemos no salió de la nada: en gran parte, el partido es el producto de los movimientos sociales de los pasados años. Estaban los indignados, un movimiento masivo de protestas y ocupaciones dirigidas contra la élite política española en 2011, así como los movimientos anti-desahucios. Hay siempre una tensión potencial aquí, porque a muchos activistas les molesta la idea de que su causa pudiera ser políticamente nombrada tal como ellos la ven, e incluso a menudo rechazan la idea de liderazgo. Pero estos movimientos ayudaron a movilizar y politizar a una gran cantidad de la sociedad española. La izquierda no prosperará confinada a un partido solo; necesita un floreciente ecosistema de movimientos, gente inspiradora, politizándolos, obligando temas en el orden del día, poniendo oponentes a la defensiva. Los movimientos basados en la comunidad, donde se traten los problemas corrientes de la gente, son esenciales.

Patriotismo

A menudo la izquierda se siente profundamente incómoda con la idea de ‘patriotismo’, por lo que se refiere a su equivalencia con el chovinismo, y por minar la misión internacionalista de la izquierda. Pero Podemos no ha tenido dudas cuando se trata de desarrollar una forma de patriotismo progresista, incluso salpicando discursos con la palabra. Trabajadores del sector público que cuidan de sus compañeros ciudadanos; gente a lo largo de la historia española que luchó por la democracia y la libertad; construyendo una nueva, justa España — todos los elementos de Podemos redefinieron el patriotismo. La izquierda es a menudo difamada por sus oponentes al tacharla de antipatriota — incluso abiertamente hostil a su propia nación — porque se opone al estatus quo actual. Permitirles aferrarse a una imagen así es fatal. No hay nada más patriota que querer que tu propio país se deshaga de la injusticia — y eso es algo que la izquierda de cualquier lugar puede aprender de Podemos.

Abandonar el estilo de la vieja izquierda

Esto es quizá lo más difícil para los estómagos de muchos izquierdistas a la vieja usanza. El color de Podemos es morado, no rojo. Palabras como ‘socialismo’ son difíciles de encontrar en los discursos de sus líderes. Podemos incluso rechazó la terminología de ‘izquierda’ contra ‘derecha’, optando en lugar de ello por la gente contra la élite. Dado que la mayoría de la gente no piensa en términos de ‘izquierda’ y ‘derecha’ — es demasiado abstracto para la mayoría — esto es muy sensato. Un destino posible de la izquierda es que podría convertirse en una subcultura minoritaria, dependiente de la retórica que es reconfortante para los conversos pero alienante para todos los demás. Podemos muestra que es posible llegar más allá de los confines de la izquierda activista con la comunicación correcta.

Conquistando a la clase media

Una crítica desconcertante que he visto sobre Podemos es que sus votantes son, desproporcionadamente, de clase media. Esto suele venir de gente que afirma que la izquierda es incapaz de llegar a los votantes de clase media, así que por lo general intenta llegar a una solución intermedia. Para un partido de izquierdas, es un éxito tremendo ganar una cantidad significativa de votantes de clase media. La vida es cada vez más insegura y precaria tanto para la clase media como para la obrera; la izquierda necesita construir coaliciones de gente de clase media y de clase obrera, encontrando temas y uniéndolos. Podemos se ha lanzado directamente a los autónomos, cuyas filas están viéndose radicalmente incrementadas en países como Inglaterra.

Esperanza y optimismo

La izquierda a menudo da una impresión monótona y abatida, llena de rabia y poco más. Pero de lo que te das cuenta en los mítines de Podemos es de cómo están llenos de esperanza y optimismo. Su consigna es ¡Sí se puede! — plagiado sin reservas de la campaña ‘Yes we can’ de Barack Obama en 2008. Sus discursos están llenos de entusiasmo y la clase de España que puede ser construida. Este brillante optimismo es un elemento clave de su éxito.

Teniendo una visión

La izquierda ha estado en una postura a la defensiva durante mucho tiempo; a menudo está mucho más claro contra qué está la izquierda que a favor de qué está. Podemos ha enfatizado la clase de sociedad que les gustaría crear — en todo, desde la estructura democrática de España hasta una economía transformada.

Los líderes importan

Por supuesto que sí. Pablo Iglesias — que se hizo un nombre como carismático presentador de televisión y tertuliano — es un comunicador magnífico. Las alcaldesas respaldadas por Podemos en Barcelona y Madrid — Ada Colau y Manuela Carmena — son enormemente populares en todo el país. Los líderes inspiradores tienen claramente un papel.

Haciendo la política emocionante y participativa

Podemos intenta hacer divertida la política, cuando la izquierda suele tener la destreza de hacerla tan monótona y tediosa como sea posible. Cuando sus líderes suben al escenario en los mítines de Podemos, no es La Internacional lo que suena desde los altavoces, sino la canción de Los Cazafantasmas. El día anterior a las elecciones, muchos de sus líderes se fueron a ver Star Wars. Muchos de sus mítines enfatizan la implicación a pie de pista; no suele haber sillas tras los atriles, pero esto implica que cada orador haga una contribución planteando una pregunta al siguiente.

Construyendo coaliciones

En una era de política fragmentada, Podemos ha entendido la necesidad de construir coaliciones amplias. El grupo de Podemos en el Parlamento está constituido de hecho por un número de movimientos locales, como En comú Podem en Cataluña, Compromís-Podem en Valencia y En Marea en Galicia, que puede desarrollar su propio carácter localizado de base.

Movilizando a la gente joven con éxito

Los jóvenes en países como Inglaterra tienden a votar en gran cantidad a partidos de centro-izquierda, pero la asistencia a sus mítines suele ser baja. Podemos tiene un carácter juvenil distintivo y ha conseguido desarrollar una política moderna que mira hacia el futuro, que entusiasma a la gente joven. Me encontré con montones de jóvenes esperando con emoción concentraciones que parecían pertenecer a conciertos de pop, no a eventos políticos.

Si la izquierda no tiene éxito, la derecha populista está esperando

En España falta un partido de masas xenófobo como el que hay en Francia (Frente Nacional) o en Inglaterra (UKIP) Aunque, ¿quién sabe qué habría pasado en España si la izquierda hubiera fracasado al organizarse? La socialdemocracia está en crisis en toda Europa y está dejando un vacío que está siendo llenado bien por nuevos movimientos de izquierda como Podemos y Syriza o bien por la derecha populista anti-inmigración.

Like what you read? Give Cristina Cardín a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.