Fran Lebowitz

Peter Hujar’s Fran Lebowitz, 1974

Frances Ann Lebowitz nació en 1950 y fue criada en New Yersey en el capullo de una familia judía practicante y, claro, conservadora.

“Mi asistencia a la escuela primaria coincidió indefectiblemente con los momentos más críticos de la Guerra Fría. Pasaba gran parte del día sentada de piernas cruzadas, con la cabeza en algún regazo, o bien sola abajo de mi banco o, más sociable, contra la pared en el pasillo. Cuando no estaba tan ocupada me podían encontrar sentada en clase leyendo ávidamente acerca de los horrores de la vida bajo el régimen comunista. No era una niña tonta, pero creía con pasión que los comunistas eran una raza de hombres con cuernos que dividían su tiempo entre quemar libros de Nancy Drew y el craneamiento de un ataque nuclear que traería la más grande y letal bomba nuclear sobre el aula de tercer grado de la escuela Thomas Jefferson en Morriston, Nueva Jersey. Esta era una idea que la mayoría de mis compañeros tenía sobre la guerra, la cual era reforzada por los maestros y los padres que eran republicanos”

La echaron de la escuela secundaria y en su lugar hizo lo que en Estados Unidos y Canadá se conoce como GED (General Education Development). Es una especie de oportunidad que se le brindan a los abandónicos o rebeldes como Fran para completar estudios básicos como ciencia, matemáticas o literatura.

En el caldo de cultivo de la movida neoyorkina de los 70's, Fran conoció a Andy Warhol, quien la invitó a participar de Interview Magazine como entrevistadora y columnista. Hizo un breve paso por la revista para mujeres Madmoiselle para lanzar en 1978 su primer libro de ensayos, Metropolitan Life.
Fran continuó sus colaboraciones y se convirtió en un emblema de la vida cool de aquel ecosistema emergente americano. El círculo social, los artistas y los intelectuales encontraron en la Gran Manzana un espacio desde donde operar excentricidades e iniciar un movimiento que se extendería a otras grandes ciudades casi por contagio.
En 1981 llega su segundo libro Social Studies y recién en 1994 compila sus dos obras en The Fran Lebowitz Reader. También escribió un libro de cuentos para niños ilustrado por Michael Graves.

Fran sigue viviendo en NY y cree que no ladejarían vivir en ningún otro lugar del mundo. Ser judía, lesbiana, perpicaz e inteligente la hacen una mujer con una visión integral de la cultura y los movimientos sociales. Bajo el trágico síndrome del escritor bloqueado, Fran no pudo volver a escribir y lleva hace muchos años un trabajo inédito titulado Exterior Signs of Wealth. Un libro sobre millonarios que quieren convertirse en artistas y artistas que quieren volverse millonarios.

Hace años la señorita Lebowitz da entrevistas, participa de eventos y la convocan de todos lados del ambiente neoyorquino. Da charlas y discursos, tal vez motivacionales, pero centrados desde una visión crítica y humorística, características que Fran lleva inscriptos en su ADN. Repudiada por los conservadores y abanderada de los forward thinkers, Frances Ann enseño en los 70's lo que deberíamos saber hoy. Nunca caduca, nunca vencida.

Escribir, una sentecia de muerte.
Por el contrario a lo que la mayoría de ustedes pueden imaginar, una carrera en letras no existe sin inconvenientes -sobre todo y entre ellos, el para nada placentero hecho de que es uno el que se llama a sentarse y escribir. Esta autodemanda es característica de la profesión y el oficio y, como tal, mortificante, porque es un recordatorio constante de que el escritor no es ni nunca realmente será como cualquier otro hombre. El intercambio, los beneficios son tan poco atractivos, tan injutsos y ajenos a los ojos de la gente común, que piensan que los escritores son lo que el Esperanto es a las lenguas del mundo -gracioso tal vez, o no tan gracioso. Siendo este el caso, creo que ha llegado el momento de aceptar las diferencias de los escritores como inherentes y reconocer de una vez por todas que en el mundo de los ciegos el tuerto es escritor y ni siquiera lo entusiasma demasiado.
The Fran Lebowitz Reader. 1994.

Recomiendo enfáticamente el documental para HBO que Martin Scorsese dirigió y estrenó en el año 2010, Public Speaking.

<iframe width=”854" height=”510" src=”//www.youtube.com/embed/uLceaQuFyQE" frameborder=”0" allowfullscreen></iframe>

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.