Fuente: www.seacoastnh.com/endeavour/arrival1.html

Tributo a mi padre

A fines de febrero 2012, falleció mi papá en Chile mientras yo estaba en Inglaterra. Me enteré por Facebook y luego mi hermana me mandó un mensaje desde España.

Aunque no crecí con él, no llevo su apellido y su vida me resulta ajena casi por completo, puedo afirmar que tengo una conexión con él que lo ha sobrepasado todo. De adolescente me pregunté muchas veces si él me quería, hoy creo que sí, y así como fueron nuestras vidas me siento en paz y contenta. Creo que nos amamos como padre e hija desde la distancia y la ausencia, el anhelo nunca alcanzado y desde el desconocimiento mutuo de todos los detalles habidos y por haber.

Pero creo que ser padre y ser hija es más que eso, y creo también que cuando las personas parten desde esta vida pasan a un plano en que nos pueden ver y pueden saber de nosotros. Creo que hoy, al menos él, sabe más de mí que antes y debe estar contento.

Hoy me siento en paz con nuestras vidas y su partida, no logro poner en palabras el por qué, pero hoy me siento agradecida de ser su hija, de haber vivido y pasado por las que me tocó, y confío que ahí donde está se siente feliz, más feliz que antes. También me siento así.

En Oxford encontré una tarjeta con un poema de Bishop Charles Henry Brent. Les dejo mi traducción y el texto original:

¿Qué es morir?
Un barco navega y me quedo mirando 
hasta que se desvanece en el horizonte 
y alguien a mi lado dice,
“Se ha ido.” 
¿Adónde? Se ha ido de mi vista, 
eso es todo, ella está 
tan grande como cuando la vi.
Su disminución de tamaño y 
la pérdida de vista son ante mí, no en ella, 
y justo en ese momento 
alguien a mi lado dice,
“Se ha ido,” hay otros 
que la están viendo venir 
y otras voces elevarán el grito alegre,
“¡Ahí viene!” y eso es morir.


Show your support

Clapping shows how much you appreciated Pilar Guerrero’s story.