"Se dice que las polillas viven en la interminable búsqueda de una luz, y muchas veces mueren justo antes de encontrarla”.

Moth; Intro

Ella era sólo una niña sola.

Una niña extraña.

Una niña que escribía con el propósito de hacer los días pasar más rápido.

Sólo su inexistente e imaginario “amigo” había escuchado su verdadera voz,

sólo su amigo había estado ahí sus veinte años de vida,

sólo su amigo había visto su colección de poesía,

y sólo su amigo iba a verla morir.

—Sólo te quedan treinta y un días de vida—.