Pontificia Universidad Católica de Chile
Facultad de Educación
Paula Astorga Avila

Estrategias concretas de resolución de conflictos

Revisión bibliográfica:

A partir de mi experiencia práctica, se ha decidido trabajar en torno al núcleo convivencia, específicamente las estrategias pacíficas de resolución de conflictos, ya que de esta manera es posible enriquecer los vínculos pro-sociales y el aprendizaje de valores que favorezcan positivamente las interacciones (Saldarriaga, 2006).

Por otra parte, dichas estrategias deben ser acompañadas de la acción de brindar afecto y apoyo al trabajar con cada uno de los párvulos, favoreciendo el desarrollo del sentido de comunidad y pertenencia (Mineduc, 2001). Para ello, son imprescindibles las oportunidades de participación significativa y transmisión de expectativas elevadas respecto del aprendizaje y desarrollo de los niños y las niñas.

Así también, Henao (2006) revela lo trascendental del trabajo con la familia desde la intervención sobre las prácticas de crianza de los padres y familiares, basada en los principios del aprendizaje social. Para ello, se debe establecer una comunicación efectiva que permita intercambiar conocimientos y posibles estrategias para abordar estas conductas coherentemente con las familias de los niños y las niñas. Luego de ello, una forma pertinente y real de impulsar los cambios necesarios, es realizando intervenciones con la participación de familias y niños, enriqueciendo sus interacciones, observando la dinámica que se desarrolla y atendiendo de forma inmediata los conflictos acontecidos (Carrasco & Schade, 2013).

Por último, respecto de las estrategias concretas para resolver conflictos, Ortega & Carafi (2010) destacan el arbitraje, la negociación y la mediación, siendo esta última la más adecuada, ya que a diferencia de las otras utiliza un facilitador del diálogo, identificación del conflicto y emociones y, acuerdos explícitos y concretos. En este sentido, es importante crear experiencias que incluyan role playing, juegos orales, conversaciones, lectura de textos, observación de videos, imágenes y/o presentaciones (Guzmán, Llanos & Montino, 2013). Lo anteriormente mencionado promueve la superación de conflictos, el desarrollo de aprendizajes significativos, el surgimiento de temáticas nuevas y el fortalecimiento de la comunidad educativa en su conjunto.

Orientaciones prácticas para la mejora:

1. Observación de video y posterior conversación, con el objetivo de que los niños y las niñas identifiquen y comparen formas pacíficas y violentas de resolución de conflictos.

2. Role Playing de situaciones específicas, con el propósito de que sean los niños y las niñas quienes actúen y se sientan interpelados por las actuaciones de sus compañeros, destacando las estrategias que hayan utilizado.

3. Uso de la rueda de resolución de conflictos, en la que sean los niños y las niñas quienes propongan estrategias concretas de resolución y además las escriban.

Análisis de la efectividad de las prácticas implementadas:

En relación con las orientaciones antes mencionadas y las evidencias obtenidas, es posible realizar el siguiente análisis:

En primer lugar, los niños y las niñas observaron un video en que 4 animales resolvían el mismo conflicto de forma pacífica y violenta. Específicamente el alce y el oso resolvían el conflicto de pasar por un puente sólo mediante actos violentos, como empujar, golpear y patear. Por el contrario, el mapache y el conejo buscaban resolver el problema pacíficamente, conversando y ayudando al otro a atravesar al otro lado. Respecto de lo anterior es que los párvulos identificaron y compararon las formas pacíficas y violentas de resolución de conflictos observadas, preguntando activamente acerca del video y realizando posteriormente comentarios como “Debes ser como el mapache, no como el oso”, en momentos en que algún compañero se encontraba en un conflicto.

A continuación se presenta una fotografía del material utilizado en la experiencia. Es posible vislumbrar de forma escrita los comentarios de los niños y las niñas, respecto del reconocimiento realizado de los actos violentos y pacíficos.

En segundo lugar, en cuanto a la actuación realizada por los niños y las niñas, es importante mencionar que esta estrategia sirvió tanto para los que actuaron como los que observaron, ya que reconocían acciones alternativas a la planteada, demostrando la necesidad de solucionar los conflictos de forma pacífica. Durante el desarrollo del role playing, los párvulos realizaban comentarios como “Podrían abrazarse”, “Tienen que soltar eso y hablar”.

En tercer lugar, en relación al uso de la rueda de resolución de conflictos, es relevante indicar que los niños y las niñas recordaron las experiencias previas (observación de video y role playing) y luego propusieron y escribieron 3 formas/pasos de resolución, con ayuda de la educadora en formación y sus compañeros. Esta estrategia es la que más resultados concretos y a largo plazo ha traído, ya que han sido los niños y las niñas quienes recuerdan los pasos que escribieron en diferentes momentos, especialmente en los que surgen conflictos.

A continuación se presenta una fotografía del material utilizado en la experiencia. Es posible percibir las ideas propuestas y escritas por los niños. Al costado hay un cartel que invita a otros agentes educativos a escribir cómo resuelven sus conflictos.

Por otra parte, cabe destacar que la orientación práctica antes mencionada se ha configurado en una herramienta utilizada por la educadora en formación para recordar a los párvulos, aquellos pasos que anotaron. De esta manera, no son palabras impuestas por el adulto, sino que construidas en conjunto.

Por último, la rueda de resolución de conflictos se ha dispuesto fuera de la sala, con el objetivo de que otros agentes educativos distintos de los niños, puedan escribir otras formas de resolver conflictos. En este sentido, es importante mencionar que luego de 2 días sin intervenciones por parte de otros agentes educativos, una mamá se acercó a escribir una frase que su hijo dice luego de hablar, disculparse y abrazar.

Nuevas orientaciones:

1. Trabajar junto a las familias este tema, con el objetivo de abordar las estrategias de resolución de conflictos de forma coherente y armónica.

2. Trabajar aún más con el equipo de aula, de manera que todos los adultos de la sala actúen focalizadamente en el uso de la mediación.


Referencias bibliográficas:

Carrasco, A. & Schade, N. (2012). Estrategias que utilizan las educadoras de Párvulos en el aula inicial para abordar los conflictos entre niñas y niños de 4 a 6 años de edad. Psicoperspectiva, Vol. 12, 104–116. Publicada.

Guzmán, R., Llanos, B. & Montino, L. (2013). Proyecto de intervención sobre convivencia escolar. Recuperado de http://bibliotecadigital.academia.cl/bitstream/handle/123456789/1839/tpeb828.pdf;jsess ionid=12870AB6DEF22029D45C0200507F6885?sequence=1

Mineduc. (2001). Bases curriculares de la Educación Parvularia. Santiago: Gobierno de Chile.

Ortega, R. & Carafi, E. (2010). Estrategias de resolución alternativa de conflictos escolares. Recuperado de www.facso.uchile.cl/.../estrategias-de-resolucion-alternativa-de- conflictos_63095_4_5…1

Saldarriaga, J. (2006). Educar en la diversidad: Prácticas y estrategias escolares frente al impacto de la violencia en niños y niñas. Primera edición. Medellín, Colombia.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.