Acción, capacidad y acceso: codiseño para la inclusión

Por Benjamin Kumpf, Especialista en Políticas para la Innovación, PNUD

La inclusión significa eliminar las barreras que impiden que las personas participen plenamente en la sociedad. Foto: PNUD Armenia

Tenemos que incorporar nuevas voces, perspectivas y enfoques del desarrollo. Debemos movilizar los compromisos a nivel mundial y nacional sobre las discapacidades. Estos son dos mensajes principales de la Cumbre Mundial de Discapacidad de esta semana, que se celebra en Londres. El Gobierno del Reino Unido copatrocina la primera Cumbre Mundial de Discapacidad, junto con la Alianza Internacional de Discapacidad y el Gobierno de Kenya.

La Cumbre destaca la importancia de centrar nuestros esfuerzos colectivos en procesos inclusivos y de reforzar el eje que gire en torno al enfoque de las personas como beneficiarias, y al trabajo con personas que actúen en conformidad con la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad de 2006. En el contexto de la innovación internacional para el desarrollo, ello se traduce en acercarse a las personas en calidad de usuarios; usuarios de servicios y actores en sistemas adaptativos complejos. Un principio clave de la innovación para el desarrollo corresponde al diseño pensando en el usuario, que incluye diseñar con y para las personas con discapacidad.

La labor del PNUD relativa a los derechos de las personas con discapacidad es un compromiso de larga data. Un elemento clave de nuestra labor es trabajar con los gobiernos en marcos legales y políticas. En Liberia se está finalizando un Plan de Acción Nacional para la inclusión de las personas con discapacidad. En Armenia, el PNUD está colaborando con el UNICEF y la OMS para apoyar al Gobierno con una reforma integral, a fin de cambiar el modelo de evaluación de la discapacidad médica por un modelo basado en los derechos, en conformidad con la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad.

En Armenia, estamos trabajando con el Gobierno en un enfoque basado en los derechos para la evaluación de la discapacidad médica. Foto: Kolba Lab / PNUD Armenia

En los últimos años, el PNUD ha cumplido con su labor en favor de las personas con discapacidad al adoptar la tecnología y el diseño inclusivo.

Las tecnologías emergentes, desde los teléfonos móviles hasta los vehículos autónomos, tienen un gran potencial para promover la inclusión y el acceso en nuestras sociedades. Sin embargo, para desplegar este potencial, los componentes front-end y back-end de las tecnologías deben diseñarse de manera inclusiva.

El diseño inclusivo, a veces denominado diseño universal, se refiere a la decisión deliberada de tener en cuenta el mayor número posible de necesidades y habilidades de las personas al diseñar infraestructuras, productos y servicios, así como experiencias. El diseño inclusivo anticipa diferentes maneras en que los individuos podrían interactuar con el mundo, hoy y mañana, prestando atención al envejecimiento y a las discapacidades permanentes o temporales.

A continuación, destacamos algunos ejemplos sobre el trabajo del PNUD en la Cumbre Mundial de la Discapacidad:

A fin de poner en práctica el diseño inclusivo, la oficina del PNUD en Honduras se asoció con Fab Lab y la Cámara de Comercio e Industria para evaluar si el codiseño de prótesis en 3D podría mejorar las vidas de los migrantes que regresan a sus hogares y de las víctimas de la violencia con discapacidades. Los participantes trabajan con los diseñadores para codesarrollar prótesis en 3D personalizadas. El laboratorio también ofrece capacitación vocacional, oportunidades emprendedoras, terapia ocupacional y financiamiento inicial para que las víctimas de la violencia puedan crear empresas generadoras de ingresos.

En Honduras, los usuarios finales participaron integralmente en el diseño de sus propias prótesis impresas en 3D. Fotos: PNUD Honduras.

Además del apoyo a las reformas, la oficina del PNUD en Armenia y nuestro laboratorio Kolba favorecieron la creación de una empresa social que facilita el acceso inclusivo. Matcheli, lanzada en 2016, es una aplicación de código abierto que, con ayuda de datos de fuentes múltiples, indica la accesibilidad de determinados lugares públicos para personas con discapacidades. El mapeo inicial se realizó a través de Mapathon en Ereván, la capital donde reside la mitad de la población y que ahora cuenta con más de 500 localidades, aunque el uso de la aplicación se ha popularizado en ciudades de todo el país. Matcheli está abierta a todos los usuarios y sigue expandiéndose al aumentar el acceso de las personas con discapacidad para navegar por las grandes ciudades, y fomentar la participación de la comunidad en la construcción de esta plataforma. El Laboratorio Nacional de Innovación de los ODS, lanzado el año pasado conjuntamente por el Gobierno y la oficina del PNUD en Armenia, es el primero en su género que tiene como objetivo principal involucrar a los ciudadanos en el diseño y rediseño de los servicios.

Facilitar la participación de la comunidad y el diseño inclusivo puede ayudar a incrementar el capital social, que a su vez tiene el potencial de mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad. El capital social, “una serie de recursos que interfiere en las relaciones de confianza y cooperación entre las personas”, desempeña un papel clave en la facilitación del acceso a las redes, a los recursos y al apoyo que permite a las personas vivir una vida más autónoma.

En Argentina, organizaciones de la sociedad civil como Enlaces Territoriales para la Equidad de Género y FUNDASOR han sido fundamentales en la construcción de una sociedad más inclusiva. El PNUD y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos se asociaron con estas organizaciones para aumentar el acceso a la justicia de las personas sordas o con dificultades auditivas supervivientes de la violencia de género. La iniciativa se basa en principios de diseño centrados en el usuario y fomenta el capital social. Los sobrevivientes colideran el diseño de nuevas soluciones y desarrollan herramientas para favorecer la acción en toda la comunidad de personas sordas. El PNUD y sus asociados prestan apoyo para integrar las soluciones y los métodos en las políticas públicas, a fin de aumentar sistemáticamente el acceso a la justicia.

Por otra parte, en Bangladesh, el PNUD, el laboratorio Access2information y la organización Young Power in Social Action se unieron para diseñar materiales de lectura accesibles a través de DAISY. DAISY se compone de libros de código abierto, diseñados para que la educación sea accesible a los estudiantes que son ciegos, parcialmente ciegos, o que tienen baja visión de la clase 1 a 10. Estos libros multimedia fueron diseñados tomando en cuenta a los usuarios de esta tecnología. Un estudio de impacto ha mostrado una mejora en los resultados escolares, con una tasa de éxito de más del 55%. La tecnología de código abierto permite una fácil reproducción de los libros multimedia de texto y audio completos, libros en código Braille, libros electrónicos, entre otros materiales

En Argentina, las organizaciones de la sociedad civil están liderando la tarea de construir una sociedad más inclusiva. El grupo “Sordas Sin Violencia” ayuda a las mujeres sordas y con discapacidad auditiva víctimas de violencia de género a acceder a la justicia . Fotos: Sordas Sin Violencia para PNUD Argentina

Estos ejemplos muestran cómo el enfoque centrado en las personas, la adopción de un diseño inclusivo, el empoderamiento de las comunidades y la creación de tecnologías adaptadas al contexto contribuyen al logro de nuevos progresos. A la hora de codiseñar soluciones pensando en las personas con discapacidad estamos aprendiendo continuamente lecciones importantes:

1. Tener en cuenta la dinámica del poder

Los actores del desarrollo, diseñadores, activistas, y toda persona que esté comprometida con individuos y comunidades que enfrentan discriminación y exclusión, agregan complejidad a la dinámica del poder existente. Es nuestra responsabilidad hacer todo lo posible para entenderla, orientarla y no pretender haberla resuelto. “Las relaciones de poder son complicadas y debemos tener en cuenta el tipo de actitudes y comportamientos que estamos reforzando con nuestros actos y presencia”, asegura Miriam Pastor de Designit.

2. Adaptar los enfoques

Hemos aprendido que, si bien algunos métodos dieron buenos resultados entre los miembros de las comunidades de pescadores en Egipto, puede que no sean adecuados para las personas con discapacidad en el mismo país. Sin embargo, hemos aprendido que un proceso que condujo a valiosos conocimientos en Georgia fue igualmente aplicable y eficaz en Bangladesh. Sencillamente no existe el enfoque de diseño inclusivo centrado en el usuario.

Los materiales de lectura accesibles ponen la educación al alcance de los estudiantes con impedimentos visuales. Foto: A2i

3. Hacer de la inclusión un factor de éxito

Lo que se mide cuenta. Hacer de los procesos inclusivos un criterio explícito de éxito de los esfuerzos de innovación para el desarrollo ayuda a medir que nadie se quede atrás. “Si no se está logrando que la innovación sea accesible e inclusiva, ni fomentando la diversidad, entonces no se está haciendo lo necesario para que la innovación sea tan efectiva como debería ser”, señala Chris Earney, de Comisión de Derechos Humanos. Para ello, es importante diseñar los parámetros correspondientes.

4. Diseñar para la inclusión desde el inicio

La gran mayoría de tecnologías, edificios, infraestructuras y servicios, así como sus respectivas experiencias de usuario, se diseñan por lo general con un “enfoque genérico”. La aparición de los coches autónomos, por ejemplo, tiene un potencial significativo para aumentar aún más la integración en nuestras sociedades. Las tecnologías y los diversos componentes de los ecosistemas para vehículos autónomos deben ser diseñados, desde el inicio, contemplando a las personas con discapacidad.

La inclusión y la accesibilidad se ignoran muy a menudo o se consideran como un factor secundario, pero “cuando diseñamos para la discapacidad, todos nos beneficiamos”, como enfatiza Elise Roy. Desde los mensajes de texto hasta la máquina de escribir, se han diseñado una amplia gama de aplicaciones para y por personas con discapacidad. Cada vez más gobiernos, empresas y organizaciones de desarrollo reconocen el potencial de diseñar para la inclusión desde el inicio. Existe un enorme potencial para mejorar todas nuestras vidas a través de la adopción de la diversidad y el codiseño significativo.

Las boletas táctiles permitieron a los ciudadanos con discapacidad visual participar en las elecciones en Sierra Leona. Foto: PNUD Sierra Leona
Like what you read? Give ONU Desarrollo a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.