Por qué el desarrollo ya no debe ser concreto

ONU Desarrollo
Dec 17, 2019 · 5 min read

No es solo el plástico. El concreto también debe dar paso a soluciones de desarrollo del siglo XXI basadas en la naturaleza.

Texto: Terence Hay-Edie, Asesor de Programa, Programa de Pequeñas Donaciones del FMAM, PNUD Centro Regional de Bangkok.

En Bangkok, nuevos rascacielos, metros y terminales ferroviarias de concreto han surgido a una velocidad vertiginosa. ©Andreas Brucker/Unsplash

BANGKOK — Aquí, en la capital tailandesa, han surgido nuevos rascacielos, metros y terminales ferroviarias de concreto a una velocidad vertiginosa, transformando el horizonte y las formas en que las personas viven, viajan y trabajan. Puede que el vecino país, China, haya establecido más concreto, literalmente la base del desarrollo del siglo XXI, en una sola década que los Estados Unidos en los últimos 100 años.

El impacto ambiental del concreto es enorme. Según muchas estimaciones, representa hasta el 8% de las emisiones mundiales de CO2. Otra forma de verlo: si el concreto fuera un país, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo.

El concreto es barato y fácil de usar, por lo que la demanda es alta, posiblemente superando la arena disponible en el mundo. Alrededor de 4 mil millones de toneladas de cemento Portland se fabrican cada año, o media tonelada por cada persona en la Tierra. Reducir nuestra dependencia de él es un gran desafío.

Si el concreto fuera un país, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo. ©PNUD RDC

Pero aun cuando facilita tantos aspectos de la vida moderna, el concreto en realidad no garantiza el desarrollo y la resiliencia a largo plazo.

En muchos pequeños estados insulares en desarrollo, el dragado de arena para hacer concreto está erosionando las costas aún más rápido que el cambio climático. Una pared rompeolas construida hoy, en lugar de un activo para las generaciones futuras, puede ser un pasivo neto debido a los costos recurrentes asociados con su operación y mantenimiento.

El revestimiento de concreto de muchos ríos priva a los humedales de agua que nutre la vida y el apoyo del ecosistema, al tiempo que aumenta el riesgo de inundación urbana.

Si tan solo se mira al huracán Katrina en 2005, que sobrepasó las soluciones de ingeniería de la década de 1950 y se convirtió en la tormenta más devastadora en la historia de los Estados Unidos. Tampoco los muros de concreto protegieron la costa de Japón cuando fue golpeado por un terremoto y enorme tsunami seis años después.

Y aun así, el concreto, y el progreso tangible de desarrollo que evoca, sigue siendo un material de construcción favorito en todo el mundo.

En muchos pequeños estados insulares en desarrollo, el dragado de arena para hacer concreto está erosionando las costas aún más rápido que el cambio climático. ©PNUD Tuvalu/Aurélia Rusek

Hacer espacio para la naturaleza

En septiembre de 2020, la 75ª Asamblea General de las Naciones Unidas convocará una semana de la Naturaleza. Un mes después, el Convenio sobre la Diversidad Biológica renovará sus objetivos para salvaguardar la vida en la Tierra. En medio de nuevas advertencias sobre el cambio climático y el creciente movimiento de protesta, esta próxima Asamblea General debe adoptar una agenda transformadora.

Si bien el concreto desempeñó un papel vital en el desarrollo del siglo XX, las “soluciones basadas en la naturaleza” deberían suplantar el concreto, junto con los plásticos.

Millones de años de evolución ya han resuelto algunos de los desafíos bioquímicos y de sostenibilidad más complejos que enfrenta la humanidad en la actualidad.

Una bacteria simple puede sobrevivir a 1.000ºC a 5 km debajo del océano. Sostenida por ecosistemas saludables, el pequeño charrán ártico puede volar más de 71.000 km desde Groenlandia hasta la Antártida. Las grandes ballenas pueden secuestrar 30 toneladas de CO2 dentro de sus cuerpos, sembrando los océanos con fitoplancton que da vida.

Las grandes ballenas pueden secuestrar 30 toneladas de CO2 dentro de sus cuerpos, sembrando los océanos con fitoplancton que da vida. © PNUD Panamá

El reconocimiento humano de estas soluciones basadas en la naturaleza está creciendo.

En ciudades ricas como Singapur, donde el PNUD ha lanzado un centro de innovación tecnológica, se está construyendo una nueva generación de rascacielos con madera laminada en cruz, que almacena más CO2 del que emite.

Las casas en el Pacífico incorporan corteza y cuerda de rafia flexibles, que pueden torcerse y doblarse para resistir los vientos huracanados. Sin pasar por las costosas plantas de tratamiento, los suministros de agua en Bogotá y Nueva York ahora dependen de cuencas hidrográficas dentro de áreas naturales bien protegidas y conservadas.

El concreto en sí mismo puede ser interrumpido pronto. Los ensayos en el MIT están rediseñando el cemento de CO2, mientras que profesionales de la química en Sudáfrica han diseñado el primer bio-ladrillo, hecho a temperatura ambiente a partir de orina humana.

El suministro de agua en muchas ciudades dependerá cada vez más de las cuencas hidrográficas provenientes de una red global de áreas naturales protegidas y conservadas. ©FMAM SGP Colombia.

El PNUD está trabajando con los gobiernos y otros socios para gestionar los complejos desafíos del desarrollo del siglo XXI a través de innovaciones y sistemas de pensamiento.

Sus resultados pueden ser menos fáciles de medir a simple vista que toneladas de concreto vertido o kilómetros de diques construidos. Pero estas son las soluciones que nuestro planeta, y todos los que lo habitamos, necesitamos ahora.


Terence Hay-Edie es asesor de programas en el Programa de Pequeñas Donaciones (PPP) del FMAM implementado por el PNUD. Desde su creación en 1992, el PPP ha proporcionado fondos acumulados de más de USD $640 millones a organizaciones de la sociedad civil en 128 países de todo el mundo para desarrollar soluciones innovadoras basadas en la naturaleza para abordar las crisis interrelacionadas de pérdida de biodiversidad, cambio climático y degradación de la tierra. Terence posee un doctorado de la Universidad de Cambridge.

ONU Desarrollo

Written by

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade