Productos locales frescos en Botswana

“Estamos listos para satisfacer esta demanda”.

Image for post
Image for post
Fanuel Otukile, un mentor de horticultura de NCONGO, a la izquierda con su aprendiz, Gaotshwarwe Otimile.

El PNUD, con financiación del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, está proporcionando apoyo técnico y financiero a la Comisión Permanente del Agua de la Cuenca del Río Okavango en Botswana. Un componente clave del proyecto es la demostración de medios de vida y desarrollo socioeconómico con consciencia medioambiental.

En asociación con el Ministerio de Desarrollo Agrícola y Seguridad Alimentaria de Botswana y el Consejo de Organizaciones No Gubernamentales de Ngamiland (NCONGO, por su siglas en inglés), los agricultores de la zona de Maun han recibido equipos como redes de sombra, pozos y tanques de agua para desarrollar sus negocios y cultivar más alimentos para los mercados locales.

“Tuvimos heladas durante dos años consecutivos y fuimos atacados por una plaga llamada minador de hojas de tomate. No sabíamos qué era ni cómo gestionarlo. Esa fue la gota que colmó el vaso y al año siguiente no pudimos producir ningún tomate”, dice Noseko Keemetsekgosi mientras camina entre filas de tomates con su esposa Kgalalelo. La pareja dirige la Granja Sésamo, que cuenta con una cosecha de tomates saludable bajo una malla de sombra. Es difícil creer que hace apenas ocho meses, Noseko se enfrentó al desastre cuando el río se secó. Después de que se instalaran en su tierra 12 pozos, una mallade sombra y tanques de agua, pudo volver a cultivar tomates.

Ubicadas a 200 metros del río Thamalakane, las bombas de agua ahora aseguran un suministro suficiente para el riego de cultivos. “El agua se usa para sustentar nuestra granja y es una bendición. No utilizamos ningún equipo agrícola o productos que contaminen el agua, para que pueda seguir sosteniéndonos para el futuro”, dice.

Image for post
Image for post
Noseko Keemetsekgosi con sus plantas de tomate saludables. “No utilizamos ningún equipo agrícola o productos que contaminen el agua, de modo que pueda continuar sosteniéndonos para el futuro”, dice.

Kgalalelo asegura que los tomates estén bien empaquetados y etiquetados. “Me aseguro de presentarme profesionalmente a los minoristas porque la apariencia y el lenguaje realmente importan. En este momento, nuestros tomates tienen demanda, por lo que no tenemos que luchar”. Desde julio han suministrado a los minoristas locales con 452 kilogramos de tomates. Este éxito le ha dado a Noseko la confianza para reinvertir las ganancias y expandirse.

Chatiwa Gaekgotswe se inclina para examinar una lechuga frondosa, mientras su hijo pequeño sigue el rastro feliz detrás de ella en los profundos surcos de las lechugas. La madre de tres, junto con su esposo, es dueña de la Granja Fantacia. Hace unos años, cultivaba principalmente repollo, maíz y tomates. Pero una sequía hizo que el río Thamalakane se secara y provocó dificultades para muchos agricultores. “No teníamos medios financieros y estábamos totalmente arruinados. El río estaba seco y no teníamos medios para perforar nuestros propios pozos”, recuerda. “Este proyecto llegó en el momento adecuado para nosotros, porque no podíamos afrontarlo”.

Image for post
Image for post
Chatiwa Gaekgotswe con su hijo en su campo de lechugas. Chatiwa comparte. “Este proyecto llegó en el momento adecuado para nosotros, porque no podíamos afrontarlo”.

Chatiwa recibió una malla de sombra, se perforaron 12 pozos en su terreno y se instaló un tanque de agua de 10.000 litros. Fanuel Otukile, un mentor de horticultura de NCONGO ha estado trabajando con ella. “A los agricultores se les ha presentado el concepto de maximizar el rendimiento por metro cuadrado y demostramos que no hay necesidad de cultivar todo el campo. La red de sombra es clave para el control de la temperatura del cultivo. También se les muestra que es mejor utilizar fertilizantes orgánicos como el estiércol, que está fácilmente disponible. Un objetivo clave es garantizar que los agricultores permanezcan en el mercado y garantizar un suministro constante de productos durante todo el año”, dice Fanuel. “Introdujimos a Chatiwa a la lechuga, que es un cultivo de alto rendimiento, y recibió capacitación sobre cómo llevar a cabo la programación de semillas. También era importante hacer surcos que aseguraran una mayor capacidad de retención de agua”.

Chatiwa cosecha 250 cabezas de lechuga cada semana y es una de los principales proveedores del mercado local. El beneficio de todas estas ventas le ha permitido expandirse. “Queremos cultivar más lechuga para expandir las mallas de sombra y comprar más postes para toda la finca. Queremos crecer más, suministrar lechuga a todo Maun e incluso a Gaborone. Realmente no queremos que la lechuga venga de Sudáfrica”, comenta.

Image for post
Image for post
A principios de este año, Chatiwa junto con algunos vecinos instalaron una tubería vertical adicional y un tanque de agua que suministra agua dulce a más personas.

La Granja Fantacia no es solo una historia de éxito agrícola para Chatiwa y su familia, sino que se ha convertido en un importante centro de aprendizaje, y ha ayudado a algunos de sus vecinos a establecer huertas en el patio trasero.

A principios de este año, Chatiwa junto con algunos vecinos instalaron una tubería vertical adicional y un tanque de agua que suministra agua potable a más personas. “El proyecto que iba a beneficiar a una persona ha beneficiado a más de 200 personas en esta comunidad. No tenían agua limpia, pero ahora pueden acceder al agua de los tanques y estamos muy contentos por esto”.

Gaotshwarwe Otimile sostiene el rollo de film transparente de plástico en una mano y una lechuga recién cortada en la otra.

Gaotshwarwe es la propietaria de la Granja Dolphins, que suministra lechuga a los minoristas en el área de Maun. La finca ha sido equipada con una red de sombra que protege las lechugas, y el riego se proporciona a través de la bomba de agua alimentada por energía solar que extrae agua del río Thamakalane.

Su mentor agrícola, Fanuel Otokile, ha estado allí en cada paso del camino. “Es una agricultora nueva y, aunque estaba en producción, no entendía los aspectos técnicos. Le aconsejamos que cultivara lechuga porque tiene mucha demanda”, dice Fanuel. La lechuga se plantó en un patrón de cultivo escalonado para permitirle cosechar semanalmente. Cuando llegó la época de la cosecha, Gaotshwarwe se acercó a los minoristas locales y recibió pedidos. “Yo era el único agricultor que podía abastecerlos en ese momento, porque estábamos usando agua de los pozos, cuando el río estaba seco”.

El fertilizante orgánico fue otro paso importante para Gaotshwarwe.

“Queríamos utilizar los fertilizantes regulares de la tienda, aunque sabíamos sobre el abono de kraal. Recién ahora lo estamos usando, después de aprender que es mejor para los cultivos. Todos nos beneficiamos especialmente los trabajadores que ahora han aprendido estas nuevas habilidades. También he logrado introducir más verduras a la comunidad”, dice.

Image for post
Image for post
Ganeshwar es la propietaria de la Granja Dolphins, que suministra lechuga a los minoristas en el área principal.

“Este es el único negocio que conozco, así que cuando no hay agua no tengo nada que hacer, ni tengo medios para cultivar nada”, dice Seleho Ramokgalo, quien ha estado practicando la agricultura a campo abierto durante más de 35 años en Xobe. Camina hasta la orilla del río y examina las tuberías que conducen el agua a un tanque de agua de 10.000 litros. “El riego es mucho más rápido, porque almacenamos agua en el tanque y ahora utilizamos el flujo libre para regar”, dice. Seleho ha plantado hierbas, quimbombó, frijoles largos y una variedad de espinacas paleka, que es popular entre la comunidad india, su principal base de clientes. Seleho espera cosechar a finales de este año.

“Seleho tiene mucha experiencia, pero todavía está entusiasmado por aprender y siempre brinda su opinión sobre los métodos utilizados en esta granja. Buscamos ayudarlo a cultivar adecuadamente, mejorar la producción y aumentar las habilidades técnicas necesarias para satisfacer la demanda. La combinación de mallas de sombra y riego por goteo es la mejor en este caso”, dice Fanuel. Seleho ha podido modificar el esquema de plantación dentro de la red de sombra y elegir la berenjena como un cultivo de alto rendimiento y alto valor. “Fanuel está siempre en el campo y nos visita con mucha regularidad. Es muy importante que continúe con nosotros porque no puedo imaginar la vida sin él, incluso después de que termine el proyecto”, dice Seleho.

Seleho dice que los métodos “climáticamente inteligentes” han mejorado significativamente la forma en que cultiva. “Me han introducido a los semilleros, estos son muy efectivos porque almacenan agua e incluso he incorporado esta técnica en mi campo abierto del otro lado. Realmente me está funcionando”.

Estar cerca del río es una bendición, pero también un desafío.

“Lo que da miedo es la cantidad de hipopótamos que viven a lo largo de la orilla del río. Son muchos y han intentado acercarse a la red de sombra y han destruido la cerca. Es una lucha. Incluso anoche tuvimos que ahuyentar a un hipopótamo”.

Seleho emplea trabajadores eventuales cuando necesita ayuda adicional. Esto incluye vigilar el campo y asegurarse de que el notorio pájaro turaco gris no robe los cultivos. “Tienes que estar aquí en el campo temprano en la mañana e irte por la noche, esta es una actividad de tiempo completo”, dice. “Esperamos lo mejor de este proyecto, cambiará nuestras vidas de una forma u otra”, dice Hange Chilume, mientras corre la abertura para entrar en su malla de sombra. La granja de Hange se encuentra en Makalmabedi, cerca del río Boteti. Produce pimiento verde y colza que suministra a las escuelas y tiendas locales.

Image for post
Image for post
“Esperamos lo mejor de este proyecto, cambiará nuestras vidas de una forma u otra”, dice Hange Chilume.

“Antes del proyecto, Hange tenía muchos desafíos en términos de plagas y enfermedades. No podía cosechar el rendimiento esperado”, dice Fanuel. “Le hemos aconsejado que utilice tomates indeterminados, que son resistentes a las plagas y producen un alto rendimiento. Estaba acostumbrado a plantar variedades de semillas de polinización abierta, por lo que le aconsejamos que utilizara la variedad de semillas híbridas. Esto fomentará la resistencia a las duras condiciones que plantea el cambio climático”.

Las noticias viajan rápido en la aldea de Makalmabedi y la comunidad se ha vuelto curiosa. “Muchas personas que aspiran a cultivar han estado viniendo aquí. Comenzamos diciéndoles el valor de las verduras antes de mostrarles la estructura de la red de sombra. También les decimos que utilicen lo que esté disponible. Por ejemplo, tenemos pilas de estiércol de kraal y está disponible localmente y eso es lo que usaremos”, dice Hange.

“Vamos a poner tomates en esta malla de sombra y el plan es abastecer los mercados locales y extendernos hasta Maun. Hay escasez de verduras y estamos preparados para satisfacer esta demanda”.

Image for post
Image for post
Las redes de sombra, los pozos y los tanques de agua están desarrollando los negocios de los agricultores, lo que les permite cultivar más alimentos para satisfacer las demandas de los mercados locales.

Fotos: Nelao Haimbodi/OKACOM Secretariat

Written by

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store