“Sabíamos que si continuábamos a este ritmo, no tendríamos un bosque”.

ONU Desarrollo
Feb 27 · 5 min read
Image for post
Image for post
Marida Shinzai y sus vecinos formaron el grupo cooperativo de agricultores Muliru para administrar y proteger Kakamega, la única selva tropical en Kenya.

Marida Shinzai recuerda haber ido de niña al bosque de Kakamega para recolectar leña y hierbas.

Sin embargo, a lo largo de las décadas, con decenas de miles de personas que dependen del bosque para su sustento, particularmente para la producción de carbón, se dio cuenta de que tenía que ir más y más lejos para recolectar plantas, y que el bosque se estaba agotando rápidamente.

“Sabíamos que si continuamos a este ritmo, no tendríamos un bosque”, dijo.

Ella y sus vecinos formaron el grupo cooperativo de agricultores Muliru para administrar y proteger Kakamega, la única selva tropical en Kenya. Comenzaron a cultivar el árbol de alcanfor de hoja perenne, que produce aceite medicinal.

Image for post
Image for post
A lo largo de las décadas, con decenas de miles de personas que dependían del bosque para su sustento, en particular la producción de carbón, la gente iba más y más lejos para recolectar plantas, y el bosque se estaba agotando rápidamente.

El apoyo del PNUD ayudó a los agricultores a comprar un extractor de aceite esencial que tritura las hojas secas para producir aceite comercialmente viable, comercializado bajo la marca Naturub.

El grupo utiliza el conocimiento tradicional y la ciencia moderna para beneficiarse de la planta que se usa para aliviar los resfriados y la gripe, repeler insectos y aliviar dolores y molestias musculares.

El alcanfor crece rápidamente, por lo que los agricultores están ganando más dinero y diversificando sus ingresos al tiempo que promueven el uso sostenible del bosque.

“Decidí subdividir mi granja en dos. Por un lado tengo una plantación de maíz y por el otro cultivo la planta de alcanfor. Con alcanfor, cosecho tres veces al año, mientras que la cosecha de maíz es solo dos veces al año, por lo que esta es una empresa sostenible que ha mejorado la calidad de vida de mi familia”, dijo Maurice Likhuyai.

Image for post
Image for post
Image for post
Image for post

Un “ala de maternidad” para elefantes

Las comunidades que rodean el bosque Ngare Ndare están tomando medidas similares para proteger su entorno natural único. Ngare Ndare es un bosque indígena con un gran follaje al pie del Monte Kenya.

Es famoso por sus árboles altos y anchos. Una caminata de 450 metros de largo entre las copas de los árboles ofrece una vista panorámica para los turistas, mientras los animales deambulan por la tierra y beben en los abrevaderos.

No solo es un área de captación de agua para la región, sino también un corredor vital de elefantes entre el Monte Kenya y la conservación de Samburu y Lewa. El bosque ha sido apodado el “ala de la maternidad” para los elefantes, ya que periódicamente se detienen allí para la cría, antes de regresar a la reserva nacional.

Pero a medida que la población ha aumentado, también lo ha hecho la presión sobre los recursos naturales.

El PNUD apoya la fundación Ngare Ndare a través del Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (PPD FMAM). La fundación ha comenzado a trabajar en un proyecto de biogás diseñado para proporcionar energía alternativa y detener la deforestación. Para ayudar a diversificar los ingresos y reducir la dependencia del ganado, la fundación ha brindado colmenas de abejas a algunos miembros de la comunidad, quienes venden la miel y se quedan con las ganancias.

Image for post
Image for post
Ngare Ndare es un bosque indígena con un gran follaje al pie del monte Kenya. El bosque ha sido apodado el “ala de maternidad” para los elefantes, ya que periódicamente se detienen allí para la cría, antes de regresar a la reserva nacional.

Las comunidades han plantado más de 1,5 millones de árboles de rápido crecimiento que pueden usarse para leña y materiales de construcción, y esto ha tenido un gran impacto en la tala ilegal de árboles.

Algunos han sido entrenados como guardabosques y guían a los turistas en excursiones forestales, promoviendo la conciencia de la conservación forestal y recopilando datos básicos del bosque. El 60% de los ingresos del ecoturismo de Ngare Ndare se reinvierte en el desarrollo comunitario.

Un bosque rodeado de una ciudad

El bosque de Karura, en el centro de Nairobi, es el único bosque de Kenya que se encuentra completamente dentro de una ciudad. La organización comunitaria Amigos del Bosque de Karura ha asegurado que se conserve y no sea invadido por agentes inmobiliarios que lo ven como una ubicación privilegiada para edificios comerciales.

Una de sus primeras tareas fue recaudar fondos para erigir una cerca eléctrica alrededor del bosque de 1.041 hectáreas, posteriormente se abrió como espacio recreativo en 2010 y ahora recibe hasta 25.000 visitantes al mes. Visita cualquier día y verás amantes de la naturaleza, corredores, ciclistas, excursionistas y observadores de aves.

Image for post
Image for post
Image for post
Image for post

Hay tres asentamientos de bajos ingresos que bordean el bosque, Huruma, Githogoro y Deep Sea, y el Programa de Pequeñas Donaciones les ha permitido cosechar los beneficios de la conservación.

Los residentes han sido capacitados en apicultura, guía turística y exploración y en empresas que utilizan insectos de importancia comercial. Con todos estos esfuerzos, las comunidades han aumentado el nivel de vida, garantizado la seguridad de los visitantes del bosque y aprendido la conservación sostenible de otras asociaciones forestales comunitarias.

El programa de Pequeñas Donaciones del PNUD ha tenido un gran impacto al ayudar a las comunidades a gestionar sus bosques de manera sostenible. Las especies animales y vegetales han regresado, mientras que las comunidades vecinas han aprendido nuevas formas de mantenerse a sí mismas sin agotar sus recursos naturales.

Image for post
Image for post
El 60% de los ingresos del ecoturismo de Ngare Ndare se reinvierte en el desarrollo comunitario. Es famoso por sus árboles altos y anchos. Una caminata de 450 metros entre las copas de los árboles ofrece una vista panorámica de los turistas mientras los animales deambulan por la tierra y beben en los abrevaderos.

Fotos de Kevin Ouma

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch

Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore

Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store