Para 2030: eduquemos hacia un futuro sostenible

Desde la mirada ambiental, Milca se refiere a la importancia de involucrar a la juventud en el reciclaje y el uso de energía limpia

“Necesitamos educar a las futuras generaciones y aprender a relacionarnos sanamente con nuestro medio ambiente, cosa que hasta ahora no sucede, dado que hemos sido muy depredadores con el territorio. Espero que podamos activar este aprendizaje, que va de la mano con cambios culturales y de educación. Es necesario sumar a las instituciones educativas a este trabajo y modificar el currículum escolar nacional actual”.

Milca trabaja en una compañía que administra 70 puntos limpios distribuidos a lo largo de todo Chile. Se trata de centros en los que se recuperan residuos, pero en los que, además, se informa y orienta a la población sobre cómo consumir más responsablemente.

“La problemática de los residuos en nuestro país es que aún se miran únicamente como basura. Lo que tenemos que hacer es educar a la población e impulsar un cambio cultural, porque los residuos tienen mucho más valor del que creemos; pueden y deben ser reutilizados y son capaces de entregarnos energía verde”.

Milca espera que, de aquí al 2030, en su región de Tarapacá, en el extremo norte de Chile, se hayan logrado implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Para esto considera vital que existan las voluntades políticas que se requiere para transformar los hábitos insostenibles en sostenibles y que la temática ambiental sea tratada con mayor profundidad en la formación que se da a las y los más jóvenes.


Para lograr avanzar al desarrollo sostenible, Milca destaca el ODS 4, el ODS7 y el ODS 11. Conócelos acá: www.undp.org/content/undp/es/home/sustainable-development-goals.html
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.