Consumo fácil de una construcción difícil

Existen varios libros de diferentes géneros que se consideran difíciles de leer o de comprender que se venden masivamente. Pienso en las obras de Shakespeare, los cuentos de Lovecraft, las novelas de Philip K. Dick, etc. ¿Cuál es el motivo de su venta masiva si son “difíciles” de leer? Se me ocurren varias posibles respuestas: 1) Se han establecido como clásicos y por ello se venden, aunque sólo sea para tener el libro físico. 2) Se han promocionado de una manera efectiva tomando los elementos más accesibles de ellos. 3) La fama del autor se vuelve la razón para comprar su libro. Pero la razón que creo ser la más relevante y por la cuál se siguen vendiendo y consumiendo sus obras, es la doble construcción que se presenta en ellos; o sea, una construcción de trama que apela a lo popular por su impacto y una construcción más profunda que apela al intelecto.


Ficciones de Borges concentran una amplia gama de cuentos con temas distintos. Aunque estén cuentos como “Pierre Menard, autor del Quijote” que tiene una dificultad mayor para aprehender su ironía, también están cuentos como “Las ruinas circulares” que no presentan una dificultad al leerlas pero sí al analizarlas. Aparte de esto, también se apela a otras disciplinas como la filosofía, las matemáticas, la religión y la historia, por lo que también abre otra posibilidad de entrada a sus textos.


A mi parecer, la relación de las características que menciono al principio también pueden tener una relación causal y progresiva. Cuando un texto tiene una recepción masiva y después de unos años se consolida como un clásico, las ventas empiezan a bajar, y en ese momento se hacen nuevas ediciones (limitadas o no) en pasta dura y con ilustraciones que vuelven a dispara las ventas pero ahora por tener el libro como decoración y se promociona como tal, lo que funciona mejor si el autor sigue vivo y ayuda a promocionar.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Poeboy’s story.