Poetas Nuevos
Feb 5, 2016 · 2 min read

S A N T A D E L 75

Besas como nena le dije, de esa boca pequeña pero carnosa, nada malo puede salir y aún así te empeñas en devorarme, entonces sonrío por dentro cuando empiezas a hacer arcadas, me miras con los ojos al filo de estallar, vidriosos, pero, enardecidos, la suavidad de tus labios tímidos, salvan la faena y sos feliz.

Irías hasta el final decías, pero, me dejabas a media estación, ese espacio de tiempo, indolencia y apriete de dientes, enfermizo, mientras acariciaba tu cabello e iba moldeando con ambas manos, te gustaba ser vista con la paciencia del devenir de tus ansías,
intuía que el miedo había desaparecido y aprendías, más y más.

Bailabas descalza todas las tardes, con ese ruido de cumbia, llenando las soledades imagino, duelen menos esas heridas psicológicas, toda vez que te visité y me dejaste quedar después de almuerzo,
retozábamos en el sofá y hacíamos todo lo demás ahí mismo, más de alguna vez deje desparramada toda mi alma transpirada.

Ibas y volvías desde la cocina, desnuda siempre, tostadita te decía, vos reías haciendo eco y no me quedaba más que reír también, luego éramos algo violentos, entre mordidas y besos, oía tu llanto,
y era un premio para mi dejaras entrar y seducir toda tu palidez, esa estrechez, esa invasión, eses vaivén, descarnado y al revés.

Ahogabas tus voces internas en las sábanas aglutinadas en tu boca, hasta cuando te soltabas desde el cuerpo y el vaivén de las olas golpeaban tus piernas firmes, en la insistencia y arremetida lograba
simplemente desestabilizar, y mis manos, salvadoras se hacían dueñas de tus caderas, de tus gritos ensalivados y groseros.

Nada más sentir como te desenvolvías en cada estocada y el estado febril de tu cadencia me hacía enloquecer, arrimarme a los bordes, sentir el sudor escociendo la nobleza, todo un conjunto de conexiones súper sensoriales, vitales, vívidas como los días de fiebre juvenil en la soledad y el instinto.

Ahora, vas y vuelves, te posesionas del todo y caigo en una emboscada, juegas con mis elocuentes llegadas, también sufro delirios, ríes finalmente, no todo es tan malo cuando logras olvidar la rutina furiosa de casa,
y cierto es, acá nos pasamos uno encima del otro, sugiriendo volver, despertar y luego escondernos, afuera llueve tormenta y me abrazas.

Poetas Nuevos

Written by

https://poetasnuevos.wordpress.com

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade