Rajoy + Darwin

Carta abierta, en respuesta al insoportable vídeo de la convención del Partido Popular “Juntos por un gran país”

Mariano,

Te tuteo porque somos como familia. Después de todo te confío sistemáticamente la mitad de lo que gano, para que lo distribuyas en pro del bien común y el Estado de Bienestar.

Estoy preocupado porque no sé quién te asesora. Tu último vídeo es un esperpento. Las elecciones las vas a perder, eso por suerte no tiene vuelta. Pero ya hasta por deportividad me preocupa la carencia de amor propio de tu estrategia de comunicación.

Esta maravillosa pieza publicitaria comienza contigo entrando a una biblioteca, de forma no poco siniestra. A hacer ruido, que ya es para entrarte un par de cachetazos. Como no has leído mucho seguramente no sabes que entre libros hay que estar calladito. Dices “gracias” a un par de estudiantes que seguramente debido a ti y a los tuyos perdieron becas, o pagan más por la matrícula universitaria, y que cuando se gradúen se van a ir a trabajar a Suecia porque te cargaste todos los presupuestos de I+D.

Luego visitas una Farmacia, lo cual instantáneamente nos recuerda que mueren doce enfermos de Hepatitis C al día por tu desidia, tu incompetencia, y tus agresivos recortes en salud pública para poder salvar la banca privada — como te indican desde el Cuarto Reich y genuflexamente cumples. Y tu gestión lamentable de la salud a todos los niveles, incluyendo el inexplicable ébola y la ministra de color naranja que terminó saliendo por la puerta de atrás, en su Jaguar invisible.

Y dices “gracias” anodinamente, como todo en ti, vacío de empatía y de carisma, para seguir tu periplo por una pyme mal iluminada — lo normal, hay que ahorrar para pagar impuestos — de las tantas a las que clavan los tuyos, de las tantas que pagan más impuestos que tus amigos patriotas del Ibex 35.

Y cuando ya uno piensa que todo es una autoparodia, que es un montaje de “Funny or Die” nos traes un grand finale: Tocas timbre en una casa escogida aparentemente al azar y saludas con tu cara gatopardista insoportable.

¡Ay Mariano¡ En el mundo real no te lo aconsejo. Es probable que detrás de la puerta haya una familia a la que le cagaste la vida. Alguien que te votó para ver como incumplías tu programa de principio a fin, en lo que es ya el mayor fraude conocido en la democracia de este país.

Te va a abrir la puerta alguien que perdió el trabajo, que no tiene subsidios, que vio como sus hijos mayores emigraban a buscar minijobs a Berlin (home away from home de tu PP), metiéndose su educación terciaria en el culo para servir mesas a los Auténticos Europeos del Norte. Vas a tocar timbre y a molestar en un hogar que no tiene calefacción. A joderle la tarde a una familia que por tus decisiones está totalmente excluida del tejido social. Marginados, chavs, losers. O simplemente mujeres, con las que tu gobierno cristofascista ha sido especialmente despiadado.

Y es que tienes que agradecer que existe Podemos, para canalizar la frustración en la que sumiste a un país entero. Porque gracias a esa válvula de escape en democracia no se ha desbordado el odio latente de la España de la navaja y el garrote, de la cultura siniestra de toros y cainitas, de las Pinturas Negras de Goya. Ni se saquean supermercados ni se quema el parlamento. Ni se grita “que se vayan todos”. Y es gracias a esos pibes a los que llamas populistas — justo vos, sinvergüenza, que prometiste tanta mentira para que te dieran la mayoría absoluta.

Este 31 de Enero, cuando no te den los ojos para ver a toda la gente que saldrá a la calle, vas a sentir miedo. La razón es simple: Perteneces a una generación y a un partido de profundas raíces antidemocráticas. Aquí no hay Amanecer Dorado porque hay Partido Popular, como demostraste con la reciente Ley Mordaza. Pero no temas. La marea morada que te acojona cree firmemente en el voto y en la libertad. Vas a ver un pueblo soberano y sonriente, construyendo el futuro que quieren para sí mismos en base a igualdad, dignidad y fraternidad. Como mucho te pedirán apasionadamente que tengas la dignidad de dimitir, como tendrías que haber hecho cuando se confirmó la financiación ilegal de tu partido.

Pero para que veas que no todo es malo, quiero terminar con una nota positiva. Este desastre de estrategia de comunicación tiene un silver lining: Tú y tu partido se muestran tan rematadamente estúpidos e incompetentes que, colateralmente, hace hasta plausible la idea que que sean inocentes. De que los cientos de casos de corrupción bajo tu presidencia — partidaria y nacional — han pasado inadvertidos por el simple hecho de que tú y tu equipo son amos y señores de la más extrema incompetencia administrativa, ética, estética, estratégica y política. Y es que no queda lugar para tu estulticia post franquista en este siglo. Herederos de una endogamia política que premiaba el desparpajo sobre el talento, y cuyo ocaso se acerca inexorable por puro Darwinismo. Mariano, sé fuerte.

Y viéndolo así, el vídeo no está tan mal. Puestos a escoger, seguramente sea mejor para ti pasar a la historia como un burro anacrónico que como un soberano hijo de puta.

Madrid, 27 de Enero de 2015.-

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Polaroid Republicano’s story.