Dra Paula Irueste y los niños con Altas Capacidades Intelectuales

14/06/2016 | Julieta Pollo para Qué hacemos má?!

Se calcula que entre el 5 y el 7% de los niños argentinos en edad escolar tienen Déficit de Atención Infantil -TDAH-, uno de los trastornos más consultados a los psicólogos infantiles. Sin embargo, investigaciones realizadas en la Universidad Nacional de Córdoba comprobaron que muchas veces los síntomas del TDAH se confunden con los que denotan Altas Capacidades Intelectuales, una condición más frecuente de lo que creemos y casi desconocida por muchos docentes y padres.

Conversamos con la Dra. Paula Irueste, docente e investigadora de la Facultad de Psicología, quien estudia hace años este fenómeno. En esta nota nos explica qué es la Alta Capacidad Intelectual infantil y de qué se trata el Servicio de detección temprana de talento, superdotación y problemas de conducta y/o aprendizaje en niños que impulsó junto a su equipo de investigación.

Cuando hablamos de Altas Capacidades Intelectuales -ACI- nos referimos a personas que gozan de una inteligencia superior a la media, índice calculado a través de puntuaciones que arrojan distintos test psicológicos. Según Irueste, los niños con ACI reúnen una serie de indicadores como por ejemplo un desarrollo muy precoz del lenguaje, por lo general llegan a la escuela sabiendo escribir y hablar con fluidez lo cual contribuye a que se aburran con facilidad; también presentan una profunda sensibilidad frente a cuestiones sociales de su entorno; y en cuanto a la relación con sus pares, los casos oscilan entre quienes presentan marcadas aptitudes de liderazgo y quienes tienden a aislarse.

Como ha logrado advertir este equipo de investigación, la complicación radica en que algunos niños conACI son diagnosticados erróneamente bajo trastornos de Déficit de Atención o Hiperactividad -TDAH-. En estos casos, se les realizan tratamientos inadecuados y hasta pueden ser medicados innecesariamente, lo cual “condiciona su vida y significa una pérdida al no desarrollarse todo su potencial”, puntualiza Irueste. Sucede que presentan síntomas que pueden resultar similares a primera vista lo cual contribuye a la confusión en el diagnóstico: “Los niños con ACI y con TDAH tienen en común una excesiva energía, suelen dormir pocas horas y son muy inquietos, es difícil mantener su atención en actividades que no captan su interés”, indica la psicóloga. Agrega también que, a través de la investigación empírica que llevó adelante en distintas escuelas de la ciudad, ha podido comprobar que los docentes no cuentan con información suficiente para identificar estas particularidades infantiles: “en países como México y España hay más leyes sobre el tratamiento de ACI, pero en Argentina no. No hay una ley que demarque un modelo para las acompañantes terapéuticas o para los institutos de formación docente, depende de la permeabilidad de cada uno”.

Un tratamiento inadecuado o nulo de estos niños puede tener consecuencias que exceden lo estrictamente intelectual y provocar baja autoestima, frustración frente a los cambios y pérdida de motivación: “hace poco tuve la oportunidad de hablar con personas adultas con ACI que no habían sido diagnosticadas durante su niñez y, por lo que me contaban, creo que lo que más se padece es la parte social”, afirma la especialista. En cuanto a las líneas de acción que existen para tratar la población infantil con ACI, Irueste recomienda la “adecuación o enriquecimiento escolar”, es decir, acondicionar los contenidos y actividades escolares a través de una profundización acorde a sus capacidades. Esta alternativa asegura que el niño desarrolle todo su potencial sin aislarlo de sus pares social y afectivamente.

Servicio de detección temprana de talento, superdotación y problemas de conducta y/o aprendizaje en niños

Irueste sostiene que los test que miden el Coeficiente Intelectual que usualmente se aplican en Córdoba muchas veces resultan insuficientes para detectar altas capacidades como la superdotación y agrega, además, que “las ACI no se desarrollan en todos los campos por igual, sino que varían según los casos particulares”. Es por ello que la investigadora realiza una distinción entre los test de Coeficiente Intelectual y los que indagan acerca del Perfil Intelectual de cada niño, que “permiten discernir qué campos necesitan ser reforzados y cuales incentivados”.

En consonancia, la Doctora desarrolla junto a un equipo de investigación, un Servicio que brinda herramientas a padres y docentes, ayudándolos a identificar niños con Altas Capacidades Intelectuales. La batería de instrumentos que realizan, validada científicamente, evalúa la inteligencia general, verbal y no verbal de los niños de entre cuatro y seis años con indicios tanto de ACI como de problemas de conducta o aprendizaje. El Servicio, gratuito y abierto a toda la comunidad, funciona de lunes a jueves de 10 a 16 hs. en Cámara Gesell ubicada en el primer piso de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba.

La investigadora adelantó que también se realizará un taller para niños y padres donde se tratarán temáticas afines y estrategias, como la autogestión del aburrimiento. Aún no se ha confirmado la fecha, pero el taller será anunciado en la página web de la Facultad de Psicología y en el portal del Servicio.

Los interesados pueden solicitar un turno a través del siguiente mail: snpinfantil@gmail.com