La usina del rock volvió a Córdoba

Eruca Sativa volvió a casa y no pasó desapercibido.

07/11/2011 | Julieta Pollo para La Escafandra Cultural| Fotos: Pablo Cruceño

Luego de su gira por México, el power trío que forman Lula Bertoldi (guitarra y voz), Brenda Martin(bajo y coros) y Gabriel Pedernera (batería y coros) hizo palpitar The Roxy. “Hay muchos lugares que nos han adoptado y es re loco, pero Córdoba es Córdoba. Volver a ver a la gente que nos siguió un montón, desde que empezamos, es genial”, cuenta Lula antes de la presentación del pasado viernes.

Al grito de “¡Bienvenidos carajo!” de alguien entre el público, Eruca estrenó un escenario lleno de globos verdes, con el rock que los define y ese estilo que imprimen en cada detalle. “Tratamos de reflejar nuestro mensaje en todo lo que hacemos: en el escenario, en la elección de las canciones, en las palabras que decimos en ellas, en las fotos que nos sacamos. Todo tiene que ver con lo que tratamos de decir que es ser nosotros mismos, hacer lo que tengamos ganas de hacer y decir”, puntualiza la guitarrista.

Al paso de la noche fueron sonando canciones de sus discos La Carne y ES, destacándose Para Nadie, coreado por el público de comienzo a fin, su eléctrica versión de Eleanor Rigby y la rebelde Magoo. También sonaron canciones nuevas como El genio de la nada, que formarán parte del próximo material discográfico de la banda. Sobre éste, que saldrá a la luz en otoño de 2012, Gabriel nos cuenta: “Estamos componiendo mucho. Nos juntamos generalmente muchas horas y dejamos que el proyecto creativo surja a su tiempo, sin límites impuestos. A veces las canciones surgen de charlas, o de zapadas eternas sin decir una palabra”.

El recital no estuvo exento de sorpresas: además de contar con invitados en saxo y trompeta, el trío brindó un segmento acústico. Sí, un acústico delicioso que el público supo apreciar y luego del cual volvieron a su rock descarnado con redoblada fuerza. El pogo se mantuvo firme hasta el final, al compás de los slap de Brenda, los parches de Gabriel y los riffs de Lula. Pasada la medianoche y luego de Quemás el trío se abrazó frente a su público y dio por terminado el show.

Este año Eruca Sativa fue seleccionada para la nueva edición de los Premios Gardel. “Estábamos ensayando y me escribe mi novia ‘che, ¿cómo es eso de que están nominados para el Gardel y no me contaste?’ Y yo digo ‘¡¿qué?!’ Les dije a las chicas y nos fijamos… y ahí nos pusimos a gritar en medio del ensayo. Tuvimos que cortarlo del griterío”, cuenta Gabriel sobre el momento en que recibieron la noticia. “Si bien fue una sorpresa, también fue emocionante porque era algo muy esperado por nosotros. El estar ternados ya es ganar”agrega Lula. Este reconocimiento por parte de Capif significa además un importante precedente para su propio sello discográfico, MTM Discos. Y es que, desde el mismo significado de su nombre, Eruca Sativa invoca a la trasformación y a animarse a mutar en algo nuevo.

Cerramos la charla preguntándoles qué es lo que más les gustaría oírle decir a alguien que recién sale de escucharlos en vivo. Lula responde: “‘Estoy contento, me fui feliz a mi casa’ o ‘me emocioné’ por algún tema que les toca por algún lado. Y otra cosa que nos gusta que nos digan es ‘me fui con la cabeza reventada’ [risas] o ‘vuelvan’… eso nos encanta, que se vayan felices y vivan el momento conectados con nosotros”; Gabriel añade: “que sientan eso de entregarse completamente a lo que uno siente y que traten de ser lo que quieren ser, y no otra cosa. Hay mucha censura y autocensura en la vida, hay que animarse”.

El retorno de Eruca Sativa a sus pampas siempre se traduce en una verdadera celebración del rock más nuestro.