Más que mil palabras

Un recorrido por los calendarios temáticos de la fotógrafa argentina Gaby Herbstein.

30/10/2009 | Julieta Pollo para La Escafandra Cultural

Hace tiempo, la fotografía no era considerada arte. Se pensaba que el hecho de fotografiar algo no constituía un proceso de creación, que se trataba simplemente de retratar una porción de la realidad. Por supuesto esos tiempos han pasado: logró comprenderse que la fotografía implica una decisión ideológica y estética por parte del artista acerca de qué y cómo retratar. Elección que plasma la subjetividad del fotógrafo en el retrato y que implica una profunda búsqueda para expresar, por medio del lenguaje visual, una perspectiva única del mundo.

Huellas

Gaby Herbstein es una de las fotógrafas argentinas más renombradas del momento. Tiene casi veinte años de trayectoria y ha sido elegida por numerosas marcas nacionales e internacionales para realizar sus imágenes publicitarias. La fotógrafa también realiza, desde hace 14 años, calendarios temáticos que se han convertido en un sello identitario de su trabajo. Las fotos que componen estos calendarios reflejan su minuciosa mirada estética en la que formas, colores y texturas confluyen en una armonía visual que provoca diversas sensaciones en el espectador.

Sus calendarios

Luego de lanzar calendarios en clave pop como Summer (1995), Pin-Up Girls (1996) y Zodíaco (1997), Herbstein se abocó a una tematización ecológica, histórica y social.

Ecológico

En 1998 apareció Ecológico, con fotografías que impactan por sus escenarios audaces, como el de una mujer atrapada en una red de pescadores. En 1999 fue el turno de Hot, una explosión de colores y collage y, al año siguiente, Huellas que recrea la cultura de doce tribus aborígenes de nuestro país. Luego de un largo proceso de investigación, Herbstein compuso este calendario en sepia con abundancia de paisajes naturales, animales, pieles y collares tribales. En 2001 la fotógrafa lanza Heroínas, muestra que da vida a una docena de mujeres fundamentales de la historia argentina del siglo XIX, como La Cautiva y Camila O’Gorman.

Fernando Peña

Luego de lanzar Julio Bocca, un osado book realizado al bailarín de danza clásica, Herbstein comenzó a realizar una serie de calendarios temáticos en beneficio de la Fundación Huésped, que lucha contra la propagación del VIH. Así, en 2003 convocó a reconocidos artistas cuyos vestuarios fueron construídos con desechos, artefactos y materiales reciclados. Esta decisión se fundó en la directa relación entre el descuido en la prevención contra el VIH y la pobreza in crescendo en nuestro país, luego de la crisis de 2001.

El calendario siguiente, pictórico y diáfano, tuvo niños como protagonistas bajo el concepto de prevención del contagio del virus entre madres e hijos. En 2005, el mensaje fue la importancia de la protección contra el VIH, representado de manera metafórica y minimalista. En 2006, Herbstein se enfocó en las maneras en las que no se contagia este virus, para contrubuir a la desmitificación y disminuir los prejuicios hacia quienes lo padecen. Actores y músicos como Charly García, Gustavo Cerati y Pedro Aznar se sumaron al proyecto.

Aves del paraíso

En 2007 Herbstein tomó un nuevo rumbo y presentó Aves del Paraíso, sobre la preservación ecológica y en beneficio de la Fundación Azara, organización que lucha por el cuidado de la naturaleza. Con una elaborada producción de vestuario, escenografía y maquillaje, el equipo caracterizó diversos tipos de aves que la artista plasmó en casi 200 fotografías. Luego de lanzar el calendario, Herbstein editó un libro homónimo que reúne el producto completo de tres años de trabajo junto a un extenso equipo de producción y desarrollo.

El último trabajo de esta fotógrafa sin dudas versátil, fue sobre íconos históricos de la cultura popular, producido para FTV. El resultado fue u calendario muy fiel en cuanto a la caracterización de los personajes, las escenografías y las expresiones logradas, que reflejan las personalidades de celebridades como Frida Kahlo, Andy Warhol y Betty Page.

Los calendarios de Gaby Herbstein conjugan temáticas sociales y culturales con originalidad y una precisión aguda. Sus fotografías traducen en una mirada estética exquisita cuestiones de lo más variadas, que van desde la necesidad de reconocer a los aborígenes y las heroínas de nuestra tierra hasta la importancia en el cuidado del medioambiente o la prevención contra el VIH. Gaby Herbstein ya está trabajando en su calendario 2009, que tendremos el placer de saborear el próximo año.