Sweet Emotions

La gente suele tener malas rachas. Esas seguidillas de eventos desafortunados nos hacen pasar continuamente de la euforia más alegre a la más agobiante depresión en un segundo. Bien, imaginemos por un segundo que no es necesario tener una mala racha para que esto pase, y que dicho efecto se repita todos los días infinitas veces… Pueden pensar lo que es eso? No? Seria molesto e insufrible? Bueno… así es mi vida hace algunos meses, poniendo especial acento en las últimas tres semanas.

Hagamos un corto resumen:

Luego de meses difíciles, pude tomar una decisión que no me iba a hacer feliz al instante, pero seguramente lo haga al corto plazo. Deje una relación después de casi 6 años y medio, no fue fácil. Deje atrás una mujer que ame durante mucho tiempo, un hogar que compartimos durante un corto tiempo, un gato al que amo como si fuera mi hijo (un concepto que no me agrada, dado que no esta en mis planes adultos traer a este mundo a un ser que puede tener mis características), y miles de recuerdos que coseche con el paso del tiempo. Pero después de algunos inconvenientes, empecé a sentir en mi compañera un poco de perdida de interés, que se traslado a una gran perdida de interés, y esto llevo, luego de casi un año de pedir atención y cariño, en lo que todo mi circulo sabia, excepto yo: una ruptura inminente.

Si bien nunca goce de una estabilidad emocional envidiable, durante mis semanas como flamante soltero, esta es inexistente. He pasado tantas veces de la alegría a la tristeza tan rápidamente que considere, y de hecho concrete, sacar un turno para una admisión psicológica, y arreglar un poco mi cabeza. Mi círculo de gente me sostiene como puede, algunos lo hacen mejor, otros peor, pero todos lo intentan y aprecio eso. Me declaro culpable en el hecho de gozar mas la ayuda femenina que la masculina, ya que por alguna razón siempre fui mas cercano a las mujeres, y eso hace que se les complique mas a los hombres.

Por que toda esta larga introducción? Se bien lo difícil que es tratar de entender a una persona como yo. Por otro lado, conozco gente que se vio más interesada en mi al ver las complicaciones que tiene mi ser. Por lo que me gustaría explicar de manera practica lo que es estar en la cabeza de alguien como yo.

Tracemos un paralelo entre las emociones y una casa de cartas. Si uno construye la torre de naipes dentro de un departamento, con las ventanas cerradas, sobre una mesa lisa y con gente que no molesta, es posible que esa casita no se caiga con facilidad. En mi cabeza, esa simple casa de cartas se construye de la misma manera, pero con manos que tiemblan y con viento. Y lo hacen por estar inseguras, por no sentirse aceptado, o querido, o, llevando al plano mas terrenal, deseado. Por tener que demostrar algo que somos, algo que queremos ser o algo que estamos seguros que debemos ser. Y cada vez que esa casita se cae, con ella se cae nuestro mundo. Y tenemos que volver a empezar de vuelta, cada vez con menos ganas de hacerlo, y cada vez con las manos que tiemblan un poco más. Además de nosotros mismos, los factores externos (ese viento) pueden tirar la casa. Cuales? La respuesta los asombrara: cualquier cosa que no nos salga bien. He cambiado mi humor radicalmente hasta lo más profundo por abrir mal un paquete y tirar parte del contenido. Me castigo por eso, me dejo en claro que no puedo hacer nada bien, pido perdón retiradas veces si alguien estaba conmigo en esa misma habitación, me lastimado a mi mismo golpeando las paredes con los puños o la cabeza para ponerme en mi lugar.

Y eso es lo único? Solo te haces daño a vos mismo? NO. Lastimas a tu alrededor. Cada vez que te sientas un poco atacado, traicionado o celoso de alguien o por alguien, las frases más basuras y repugnantes que le puedas decir van a rondar tu cabeza, y muy pocas veces vas a poder tragártelo. Vas a escupirlo en la cara de esa persona, por más que sea tu madre, tu mejor amigo o tu enemigo. Vas a decírselo, y te vas a sentir superior por herirlo vilmente…hasta que te arrepientas y vos vuelvas a ser el problema. Y ahí si, vas a llorar, pero ahora porque hiciste a alguien mas romper en llanto; y ahí vas a volver a pedir perdón; y después de eso, todo vuelve a empezar.

Ahora que entienden un poco más como es ser yo… Imaginen lo que es tener que tomar la decisión del bienestar personal sobre el de una persona que evidentemente te ama, pero no puede demostrarlo. Y si esa persona es muy parecida a vos? Crees que seria fácil ser estable después de una situación de inestabilidad con otra persona inestable? Y si cada vez que logras estar bien, esta persona te habla y te vuelva, probablemente sin intención, a tirar al vacío? Bueno, esta es mi vida hace aproximadamente un mes.

Hoy dije basta.

Hoy quise cortar con todo tipo de interacción, ya que unos celos horrendos me invadían y nublaban mi vista.

Hoy dije basta.

Hoy dije basta.

Basta.

Quiero soltar, y para eso dije basta… Lo único que espero es que mi “basta” sea como la casita construida en condiciones optimas.

Si siguen leyendo las cosas que posiblemente suba, quizás me acompañen aun viaje en donde mi objetivo es ser lo mas estable emocionalmente que pueda. Me abriré cada vez más, aunque nadie lo lea probablemente. Tratare de alcanzar lo que siempre quise: la felicidad emocional.

Al fin y al cabo, Steven Tyler me dijo que las emociones eran dulces, pero todavía no le creo.

PD: Prometo mejorar por lo menos en la escritura