¿Basta solo con saber enseñar inglés?

Las necesidades formativas de nuestro entorno cada vez requieren más docentes expertos en la enseñanza del inglés como lengua extranjera. Cada vez las exigencias son más altas puesto que a nivel de competencia comunicativa, se requieren docentes en un nivel C1, docentes con un alto conocimiento de la lengua inglesa. Pero, ¿basta únicamente con saber inglés para enseñarlo? ¿De qué manera nosotros como docentes de inglés necesitamos estar formados en otras áreas?

Partiendo de la idea que aprender inglés no se limita a conocer la gramática sino, por medio de este, adquirir nuevo conocimiento, y teniendo en cuenta que en Colombia, la educación sexual debe ser implementada en las instituciones ¿nos hemos preguntado en algún momento cómo un docente de inglés enseñaría sexualidad en el aula? A propósito de las famosas y controversiales cartillas de “Parody”, hemos llegado a la conclusión de que la educación para la sexualidad es un proceso que nos involucra tanto a estudiantes como docentes y padres de familia.

El desarrollo de proyectos pedagógicos para la educación sexual en las aulas es un requerimiento soportado por una amplia legislación que nos lleva a entender que es incluso tan obligatoria como la enseñanza del inglés. Y, como educadores en general, no podemos ser ajenos ante esta necesidad. Pero, entonces, ¿cuál sería la visión del aula de inglés que nos permite vincularnos con la formación ético-ciudadana del estudiante sin desvincularnos de sus propósitos comunicativos?

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.