Esperanza

Siempre que he soñado con este momento, me imagino a todos los carros pitando en la calle, como si la Selección hubiera ganado el Mundial, no sé si el sentimiento patrio y el resentimiento de muchos nos alcance para eso, pero lo que sí sé es que ocho años de bala no generaron ni un milímetro de emoción de lo que hoy estamos viviendo.

¡En serio esto es muy emocionante! Yo toda la vida me he imaginado al país paralizado con esta noticia, es el principio y falta mucho, pero es una esperanza que nunca habíamos tenido.

Algo está claro: mataron a Pablo Escobar y no se acabó el narcotráfico, pero el país respiró un poquito. Con estos acuerdos vamos a respirar más profundo.