¿Confrontar a las personas para compartir el evangelio es la manera más adecuada para ser escuchado?

Advertencia: Esto es un post sobre temática cristiana o bíblica, aunque no evangelística, así que si no eres cristiano que ya lleva un tiempo dentro de la vida del evangelio no creo que te resulte interesante.

De lo contrario, eres fuertemente bienvenido a leerme.

Tiempos de cambio.

Probablemente no me conozcas pero es bueno que sepas que soy un entusiasta de las redes sociales. Me encanta probarlas y absorber todo el conocimiento que estas me puedan transmitir. Sobre todo de Twitter donde puedo enterarme y compartir noticias y conocimientos de todo el mundo.

Desde hace algunos años, he notado ciertas cuentas en Facebook y Twitter que difunde conocimiento bíblico pero sobretodo para combatir las falsas enseñanzas.

Estas cuentas o personas se diferencian de muchísimas más porque no se van con el discurso motivacional que Dios te ayudará en todo lo que te propongas que tanto veo en internet y muchas otra iglesias.

Las cuentas que para mi marcan más esta tendencia son estas:

Y personas usas sus redes sociales para su uso privado pero que también hablan muchísimo sobre esa temática:

Él es quien administra las cuentas de @Bibliamas y @ApostasiaTotal

Hay varias más, pero esas son las que más he notado. En mi opinión, son excelentes cuentas que si te gusta aprender de la Biblia, su contexto, historia y más cosas, te sugiero que las sigas, pero que hay una cosa que me huele mal al leerlos tanto.

Esta última declaración lo resume muy bien:

Estoy totalmente de acuerdo que el Evangelio te confronta y te debe sentir incómodo y motivar al arrepentimiento. ¿Pero siempre te debe de estar confrontando? O más explícito

¿Cuando hablamos de la buenas nuevas de Dios, siempre debemos confrontar a las personas?

Una enseñanza de la naturaleza humana y el planeta.

Pienso que debemos vivir en un equilibrio y nuestro cuerpo y planeta nos da una lección muy importante al respecto. Romanos 1:20 dice:

20Pues, desde la creación del mundo, todos han visto los cielos y la tierra. Por medio de todo lo que Dios hizo, ellos pueden ver a simple vista las cualidades invisibles de Dios: su poder eterno y su naturaleza divina. Así que no tienen ninguna excusa para no conocer a Dios.

En Mateo 16:2,3 también hablan algo al respecto:

Él respondió: «Ustedes conocen el dicho: “Si el cielo está rojo por la noche, mañana habrá buen clima; 3si el cielo está rojo por la mañana, habrá mal clima todo el día”. Saben interpretar las señales del clima en los cielos, pero no saben interpretar las señales de los tiempos.

Pablo también hizo muchas comparaciones físicas y biológicas, por ejemplo el de un corredor o atleta, una construcción, el cuerpo humano, para enfatizar lecciones del evangelio.

Se me viene a la mente la temperatura del cuerpo humano. Nosotros debemos estar en una media de 37 grados celsius para estar sanos, una centígrado más o menos puede tener consecuencias negativas en nuestra salud.

Lo mismo pasa con nuestro planeta. La Tierra siempre intenta estar en un punto de equilibrio y así la vida de las especies puedan desarrollarse. Ya conocemos las consecuencias deastrosas que existirán en caso de aumentar uno o dos grados más de temperatura global.

¿Qué pasaría si una persona en lugar de mantener un equilibrio entre regañarte de vez en cuando y motivarte e instruirte siempre te estuviera corrigiendo y reprendiendo? Yo creo que eso es lo que pasa con la mayoría de los que advierten de la falsa doctrina.

Muchísimos de los tuits o publicaciones que estas personas comparten, son para hacer ver lo mal que están las iglesias, que muy pocas personas ya no siguen a Cristo como deberían y que lentamente todo se está desmoronando.

Muy poco contenido de enseñanza e instrucción que siento que nos haga crecer.

No digo que no se deba hablar de eso, al contrario, la Biblia recalca que se debe de advertir sobre cosas o enseñanzas que contradigan lo que Dios y Jesús nos reveló. ¿Pero debemos estar siempre con el ojo sobre algo y estar preparado para poder juzgarlo? Eso no está bien. Y eso es lo que se percibe al leerlos. ¿Acaso es lo correcto?


Jesús te decía la verdad, pero también era un líder.

Jesús confrontaba pero también era amado.

Una de las mayores justificaciones para tener este tipo de actitud es que “sólo hacen lo que Jesús haría”.

Es verdad, Jesús te provocaba con sus enseñanzas. La revuelta del Templo (Mateo 21:12) es el más claro ejemplo. Pero Jesús también tenía el don de querer y ser querido por la gente.

Jesús le decía sus verdades a los fariseos y a los saduceos e incluso a los romanos, pero de igual forma era seguido por hasta 5 mil personas. Muchas de ellas eran convenencieras buscando sólo comida o ser parte del movimiento de moda, pero al leer los evangelios notas que Jesús atría a la gente, que Jesús era un imán para la población.

¿Cuando siempre estás confrontando de forma tan directa, provocando a las personas, también van a seguir? ¿Es el método correcto para te que escuchen?

Creo que si Jesús viviera en una época como la actual también sería rechazado, pero sus palabras atraerían a más gente de las que desagradaría.

No es una justificación decir que “prefiero agradarle a Dios que agradarle al mundo”. Las personas no son el mundo, las personas son por las que hay que hablarles de lo que es y significa el mensaje de la Biblia.


La regla 80/20

Siempre me ha agradado la regla 80/20. Esta dice que el 20% de las tareas que hagas te darán el 80% de los resultados. Al contrario, el 80% de todo lo demás, te devolverá sólo 20% de las ganancias.

De verdad pienso que si todo el tiempo estás regañando y confrontando, alejarás a la gente. Esto es lo que siento que hacen esas personas.

No se trata de callarse ni de dar el visto bueno para caerle bien a los demás, tampoco de dar discursos de motivación vacíos donde “tú eres el campeón de tu vida”.

Se trata de equilibrar nuestro discurso para dar un espectro completo de todo lo que abarca el conocimiento de la Palabra de Dios.

La regla 80/20 para este caso sería explicar el 80% de las veces cosas que nos motiven en lugar de encarar, que sería ocupado por el 20%. Como un ejemplo práctico, de cada 5 tuits, 4 comentar sobre enseñanzas, historias, conceptos que nos hagan aprender más de la Biblia y 1 sobre advertir, sobre no caer en malos pasos y compañías y sobre comparar la mala doctrina sobre la buena.

No es una regla general, puede ser un 70–30, o dependiendo de las circunstancias, pero pienso que si siempre estás provocando a la gente con tus declaraciones, la vas alejar.

Todo depende de la actitud. Tener una buena actitud ante la vida y las personas, harán que te escuchen más. Si generalmente transmites que estás amargado o enojado ¿Cómo vas hacer llegar tu mensaje?

¿Y de eso se tratan las Buenas Nuevas, no? De conseguir que la mayor noticia para la humanidad sea escuchada por la mayor cantidad de personas posibles.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.