Elena Ferrante, La amiga estupenda

Uno de los grandes retos de la literatura es el de poder contar con magistralidad cada uno de los laberintos que nos encontramos en nuestra niñez y en los primeros años de la adolescencia, ese misterio que significa aprender a vivir, a entender, en ocasiones a la fuerza, cada sentimiento y los códigos sociales que nos corresponden por el destino, pues bien, “La amiga estupenda”, el primer volumen de la saga “Dos Amigas” de Elena Ferrante lo logra con honores, con inolvidables momentos narrativos y desde esa belleza que sólo lo la gran literatura es capaz de crear.

Por el ventanal entraba a raudales la luz blanca de la luna. Besé el punto de lectura como hacía todas las noches; en aquel débil resplandor intenté releer la carta de mi amiga.

Recreada en la Italia de los años 50 del siglo pasado, en los complejos días de la posguerra, el libro, a través de la relación de dos amigas, Lenú y Lila, nos logra hacer entender los códigos sociales con los que se construyeron los barrios populares napolitanos, es alí donde la familia, la educación, el machismo, la política, el poder, el dinero, el amor, el odio, son temas que aparecen naturalmente en un texto que tiene la capacidad de confrontarnos con facilidad.

Le di vueltas en la cabeza a la palabra “comunista”, que para mí carecía de sentido, pero a la cual la maestra le había puesto una carga de negatividad. Comunista, comunista, comunista. Me pareció fascinante. Comunista e hijo de un asesino.

Los fenómenos literarios siempre se deben revisar con cuidado, no obstante, algunos de ellos traen consigo muchas pistas sobre las nuevas posibilidades del arte narrativo, tanto en los creadores como en los lectores, tan sólo basta con recordar la arriesgada y profunda hexalogía (Mi Lucha) del noruego Karl Ove Knausgård, ahora, en el caso de la misteriosa escritora italiana Elena Ferrante nos encontramos con una narrativa contemporánea necesaria para entender nuestros orígenes, nuestros tiempos, es, definitivamente literatura en su estado más puro.

-Aquí todo es peligroso.

Calificación: 9.4