Volcán Eruptivo

Ayer en la caída de la noche,

fantasee que a mi lado estabas;

volamos con un manto de bellas nubes,

hasta, el infinito de las estrellas soñadas.

En la hoguera, consumía sentimientos,

Clavaste tu mirada en la mía,

La decadencia rítmica del fermento,

avivábamos los rescoldos apagados;

la brasa de la pasión fue tan intensa,

destilaba amor, los poros apasionados.

Y como brisa mi cuerpo acariciabas;

levitaste despacito a la cumbre,

erupcion el volcán, estalló en llamas.

Remolino abrasador mi piel sentía,

fina lluvia, la montaña destilaba;

el volcán alquitaló todo su fuego,

generoso, guarneció con su lava.

Inundó a borbotones la montaña;

las mezcla de los elementos cálidos,

fundían la noche eterna y apasionada.

La luna fue un fiel testigo,

de aquella transformación creada;

las estrellas firmaron manifiesto,

dulce escena de pasión constatada.

La pasión de amor desenfrenado,

que en el tiempo, le fue acumulada ,

el deseo efervescente añorado,

al beber la fruta codiciada ...

JRS