LA TORRE DE BABEL

UN LINEAMIENTO DE EDIFICACIÓN ERRÓNEO Y FALSO

Desde que el hombre fue echado del Edén se obsesionó con alcanzar un nivel superior de desarrollo desde su mente ordinaria y natural. Siempre oponiéndose totalmente a la voluntad del Eterno, pero sabemos también que lo que desvela a la humanidad sin Cristo desde el inicio, es ascender y evolucionar metal y espiritualmente.

Ascender a un nivel superior de vida, responde sí o sí a escuchar obedientemente una instrucción impartida desde quien ya está en ese nivel, como sabemos desde el principio el Creador ha hecho todo a su alcance para invitar al hombre para que ascienda a lo superior, pero la humanidad se ha empecinado en rechazar esa invitación, sistemáticamente a través de las edades (Juan 3:19)

Por más que los hombres se esfuercen por sí mismos, confiando en su intelecto, fuerza y acción no pueden alcanzar un nivel superior de vida, porque todo logro desde esos tópicos tiene un límite, por lo tanto terminan totalmente en frustración al final de cuenta.

Desde este entendimiento de lo que pasó en Babel (Gn. 11) se nos aclaran aún más, estos versículos:

Mateo 6:27 ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su ESTATURA un codo?

Lucas 2:52 Y Jesús crecía en sabiduría y en ESTATURA, y en gracia para con Dios y los hombres.

Lucas 12:25 ¿Y quién de vosotros podrá con afanarse añadir a su ESTATURA un codo?

LA INSTRUCCIÓN=>LA VERDAD =>LA ROCA

El conocimiento que proviene desde una instrucción precisa y perfecta, que se imparte desde ese nivel superior de vida y conocimiento, es la que conocemos como LA VERDAD. Esta INSTRUCCIÓN SUPERIOR, desde el nivel esotérico más básico, se la llama “ROCA O PIEDRA”.

En aquella época según la Escritura, para la construcción de toda estructura, los hombres deliberadamente prescindieron de la ROCA O PIEDRA”. (Salmos 118:22; Mt. 21:42; Mrc. 12:10; Lc. 20:17; Hch. 4:11; 1ª Pd. 2:7) De esta manera se desprende que todo cuanto usaron los hombres para edificar cualquier estructura, fue con la total ausencia del diseño perfecto del Creador.

El relato de la torre de Babel, si lo tomamos al pie de la letra, puede carecer de sentido, se dice que todos los hombres, tenían una lengua en común y unas mismas palabras. También se relata que partieron de oriente, hacia la llanura de Sinar.

Desde el verdadero significado profético entendemos que:

-El hombre aún luego del diluvio, se fue alejando cada vez más del oriente, lugar donde se ubicaba la entrada al Edén, de manera que se alejaron del Creador.

-En su afán de conectarse con lo espiritual, sin tener en cuenta la instrucción de Elohim, decidieron asentarse en una llanura, este tipo de terreno no cuenta en su generalidad con la presencia de “rocas o piedras”, por lo que decididamente crearon con “polvo y agua”, el barro. Cocieron al “sol” los ladrillos, elemento con el cual edificaron estructuras.

POLVO Y AGUA

Si leemos detenidamente el relato de Génesis 3, vemos que luego de que el hombre pecara, el Eterno le dice que volvería a ser polvo, también leemos que este es el elemento con el cual la serpiente o satanás se alimentaría por siempre.

El polvo representa a la humanidad caída de su esencia, la humanidad voluntariamente salida de su diseño original, es decir que el hombre polvo es solo imagen, pero está totalmente imposibilitado de poder alcanzar semejanza con el Creador, lo cual solo se logra si habita siendo uno con la Instrucción paternal de vida.

El agua es la representación de lo espiritual, en especial a la presencia del Espíritu Santo, de esta manera podemos ver que el ladrillo entonces es la esencia del hombre caído y alejado cada vez más del oriente, es decir de la Instrucción de vida del Creador.

El ladrillo es la representación física de la actitud mental del hombre, ajeno al diseño del Eterno. Este ser humano caído, busca siempre conectarse desde su condición de ser apartado y caído (POLVO), con lo espiritual el AGUA, sin la más mínima intervención de Dios.

El sol que usó como instrumento de secado, representa lo que esa humanidad contemplaba como el principal factor que le daba solides a su manera de pensar, el rey astro: “EL SOL”, quien al solidificar su torcida idea (ladrillo) se convertía en la principal influencia para su creencia, su cultura, su vida.

EDIFICADORES DE LO FALSO

Tengamos en cuenta que lo primero que el hombre aprendió a construir inspirado por el Eterno, para lo cual tenía que utilizar la piedra fue un ALTAR.

Si revisamos la historia según las Sagradas Escrituras, desde Génesis 4 hasta el 6, lo único que Dios instruyó construir, hasta el arca fueron altares. Todo lo demás fue edificado por el hombre en total rebeldía. Desde la influencia y enseñanzas de Caín quien fue el primero que construyó una ciudad.

Veamos que la única edificación que Caín levantó inspirado desde la mente del Eterno fue un altar, por cierto lo rechazó. Podemos concluir entonces, que luego de ello Caín, edificó estructuras basadas en ese altar reprobado y opuesto a la voluntad del Eterno.

Nimrod máximo representante humano de la manera de pensar de aquella etapa de la humanidad, siguiendo la impronta de Caín, usó la misma línea de edificación.

Tengamos en cuenta que edificar con piedra es más complejo que hacerlo con ladrillo, es decir la edificación con piedras, lleva un trabajo complejo, que implica preparar una base homogénea, bien pensada, donde cada elemento desde su condición de único, cobra vital importancia para la estructura final.

Cada roca tiene que ser seleccionada por su forma, tamaño, peso y color, además no necesitan de la intervención humana para ello, el hombre solo se dedica a buscar, elegir, extraer y ubicar la piedra justa, para el lugar exacto.

Como vemos este trabajo se facilita con el uso del ladrillo, el cual no necesita nada de ese proceso antes descripto, solo es un elemento que si bien es homogéneo también, pero fácil de hacer, de acumular y manipular para edificar al antojo del quien lo usa.

La palabra usada para ladrillo viene del hebreo y es labán, cuya raíz primaria significa ser o llegar a ser. También significa blanco o emblanquecer. Esta palabra se deriva de lebená, que habla de la blancura del ladrillo hecho de barro. Esta palabra a su vez comparte su estructura gramatical con leboná que significa incienso y que habla d la blancura del humo que se produce por la acción de quemar dicho incienso.

Por lo que podemos discernir desde el estudio e interpretación profética que el ladrillo de Nimrod significa:

Una forma de pensar que si bien prescinde de la intervención del Eterno, no así del ámbito espiritual. De manera que es la forma falsa que el hombre alejado del Creador usa para adorar y conectarse con lo espiritual, para ser blanco y puro, esto es nada más y nada menos la representación esencial de toda idea surgida de la religión.

Jeremías 6:20

¿Para qué a mí este incienso de Sabá, y la buena caña olorosa de tierra lejana? vuestros holocaustos no son aceptables, ni vuestros sacrificios me agradan.

ASFALTO EN LUGAR DE MEZCLA

Conociendo el material de pegado que se usó para amalgamar las edificaciones, podemos ver que el hombre también deliberadamente decidió utilizar ASFALTO, esta palabra usada en el hebreo es kjémar, que significa betún, elemento que aflora a la superficie, pozo de asfalto, fermento, conmover, hervir, inflamar, turbar.

El asfalto fue utilizado para reemplazar la mezclar, que viene del hebreo kjómer

propiamente hervir con agua, ola; de la tierra: pantano o lodo (cemento); también, montón; de aquí también de deriva homer o medida para áridos: barro, lodo, mezcla, mole, montón.

Desde lo estrictamente humano, la mezcla y el asfalto podríamos decir que tienen el mismo origen y que cumplen exactamente la misma función, pero desde el discernimiento espiritual y profético, concluimos que los hombre de ese momento, decidieron rechazar la idea que todo elemento de edificación provenía del Creador. La humanidad voluntaria y decididamente usó los elementos desde la idea de no aceptar el verdadero diseño, por lo que se opusieron al Eterno en todo momento y en cualquier empresa que comenzaron.

Viendo además que mezcla comparte raíz con homer, que implica saber contar los días para adquirir sabiduría (Salmos 90:12) de parte de Dios, estos hombres dirigidos por el poderoso Nimrod, manejaron la sabiduría, animal, terrenal y diabólica, para todo asunto, por ello la única fama y nombre que adquirieron en realidad, fue la de ser esparcidos por los confines de la tierra, la cual poblaron, tal cual lo dispuso desde el inicio el Eterno.

Para Yahvéh, no hay nada, ni nadie que no deje de cumplir su propósito, por más opuesto que esté, sea quien sea contra su diseño (Salmos 138:8)

Sean bendecidos

Profeta Yosef Gonzalez

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.