ROMPIENDO EL CÍRCULO SOLAR, UNA ACCIÓN POCO POPULAR

Eclesiastes 1:9–10
9. ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol.
10. ¿Hay algo de que se puede decir: He aquí esto es nuevo? Ya fue en los siglos que nos han precedido.

Todo culto y celebración dentro de cualquier religión tiene origen desde la adoración a su máxima deidad el “dios sol”, claramente lo evidencia el día en el cual adoran todas y cada una de ellas, en especial las religiones que dicen ser “cristianas”, ya que su día central es el “domingo” (día del señor) -El sol como deidad, era la manifestación visible de un invisible “más Alto Dios” (summus deus), quien era el principio detrás del universo-.

Por eso también las fiestas que toda la religión cristiana festeja, son fiestas de origen solar. Donde siempre es lo mismo, por lo tanto no promocionan al hombre, sino que lo someten a vivir una vida cerrada y de ciclos circulares repetitivos, donde nada hay nuevo, donde por ejemplo en “semana santa” deberán sentirse culpables y en diciembre en “navidad” deberán sentirse alegres. Así semana tras semana en el culto del “domingo”, deberán golpearse el pecho por todo lo malo hecho en la semana, para luego desde el lunes tener licencia para vivir disipada y despreocupadamente hasta el otro domingo, donde todo comienza de nuevo de la misma manera.

Yo digo todo esto, desde haber vivido en ese engaño y les aseguro que no hay nada nuevo, bueno y justo en ese círculo repetitivo, allí nadie tiene oportunidad de algo mejor.

Solo se tiene la falsa expectativa de adquirir un pasaje mediante “buenas obras” para un lugar llamado “cielo”, donde la principal agencia de viajes es llamada “iglesia” y el encargado de marketing más exitoso es un tal Jesús de Nazareth, y con suerte luego de vivir miserablemente y dejar de respirar, muchos “buenos” irán a encontrarse con los seres queridos que están allá.

En esa creencia dios es un viejo aburrido y perverso que le gusta solo castigar a todos, el hijo es un debilucho que necesita ayuda de su madre y de un montón de hombre y mujeres, que luego de muerto son llamados santos, que auxilian porque son expertos en cada materia de la vida; el “espíritu santo” es una tierna paloma blanca que se posa donde hay mucho ruido y griterío.

Para colmo de males también hay algunos “seres vivos??”, que mediante pactos económicos y falsedades disfrazadas de verdad, engañan a las personas y las siguen metiendo en la religión solar circular, donde repito “nada hay de nuevo”. Lo único nuevo es la noticia de un sacerdote abusador o del auto nuevo del pastor, eso si es que no se fue con la secretaria, porque se portó tan bien que su dios lo premió con una bendición.

Esto es lo que desde hace miles de año tiene a muchos, generación tras generación, dando vuelta en el mismo lugar, sin poder cambiar nada; solo resignados a decir sin ninguna convicción pero con mucho orgullo e ignorancia: -yo soy de tal religión como mis padres- ; sin siquiera plantearse la más mínima posibilidad de cambio.

Repito esto lo digo por haber vivido así mucho tiempo.

Pues quiero proclamar que esto no es verdad, que es total engaño, aunque millones piensen que no, recordemos que en una época millones se perdieron y solo Noé (un justo) y sus 8 familiares se salvaron.

Mis amados acá no va el dicho que dice: -Si todo el mundo se equivoca, todo el mundo tiene razón-; no mis amados acá sí que si todos los amigos y parientes se equivoquen, no tenemos porqué ser parte de ello.

Porque…muchos son llamados, pocos los escogidos… (Mat. 22:14), es decir el llamado nos iguala, pero ser escogidos; es decir escuchar y obedecer el llamado del Padre, nos diferencia del resto, muchos dicen creer en “dios”, pero no todos obedecen a Yahveh, sino solo los que aceptamos su paternidad.

Esto es asunto de vida o muerte, de salvación o perdición, por eso es que cada uno, desde hoy, aquí y desde ahora, podemos decidir cambiar la historia para siempre.

Le advierto mis amados, que eso no es muy popular que digamos, si leemos la biblia nos basta para comprobarlos, pero de algo estoy seguro, es mucho mejor que vivir en el círculo solar vicioso y destructivo de la religión.

La pregunta es: ¿te animas a romper ese círculo y salir de ello?

Te animo a leer Hebreos 3:13–15 entre tanto que se dice: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación.

Sean bendecidos

Yosef Gonzalez

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.