4 Followers
·
Follow

Quienes me conocen saben que publico cada vez menos, y que cuando publico algo, si publico algo, lo hago de espaldas a la coyuntura. Pero aquí estoy, ahora, y no sin cierta vergüenza, hablando… Un poco porque -por un lado- hay amigas y amigos que me piden que escriba algo urgente, en medio de la peste ésta que hoy nos azota… desde el punto de vista, me dicen, de la filosofía; No sé muy bien qué sería eso, pero tampoco he querido decepcionarles. Y otro poco, por otra parte, lo admito, a título personal, porque hay algo que de pronto me alarma y que al margen de cualquier generosidad para con algunas o algunos camaradas que necesitan hoy una palabra de aliento, me insta, en mi egoísmo, a pronunciarme: Esto tal vez no interese a nadie, pero ocurre que autores cuya obra supe leer admirado, pensadores cuyas enseñanzas estudié incluso con veneración (puedo mencionar en el primer sentido a Jean-Luc Nancy, y en el segundo, por caso, a Giorgio Agamben), parecen incurrir por estas horas en intercambios de opinión que se hunden en el tráfico de información y en el comentario, más o menos sagaz, de la noticia. …


Los intelectuales atravesamos tiempos especialmente difíciles. Nadie tiene margen para preocuparse por nosotros ahora, y esta insensibilidad generalizada, aunque comprensible, no ayuda. Pero la verdad es que a las penurias sanitarias y económicas que -en mayor o menor medida- todos compartimos, en nuestro caso se agrega algo terrible, que es que ya no podemos decirles a los demás lo que tienen que hacer. Esta función, a la que durante siglos nos hemos ido acostumbrando, como a una segunda naturaleza, de pronto, ahora, es acaparada por los biólogos y los médicos.

Qué nos queda? No mucho. Algunos colegas han optado por el berrinche público, e insisten exasperadamente en llamar la atención, intentando que alguien les haga caso, pero la gente está demasiado concentrada en sus propios problemas y en las indicaciones de los científicos. Yo personalmente intento conservar un perfil más moderado. Trato de aceptar la postergación que inevitablemente nos toca y me consuelo recordando tiempos mejores. Es una de esas memorias, que un Boecio, no sin cierta pompa, consideraría acaso entre las consolaciones de la filosofía, lo que ahora, a continuación, me propongo compartir con ustedes. …


En el marco de nuestro intento de revalorizar el lazo social como factor de estímulo y protección de la salud mental, les ofrecemos participar de un curso anual de frecuencia semanal, dictado por el Lic. Florencio Noceti: “Herramientas filosóficas para la salud mental”.

About

Psiqué

Red de Atención en salud mental

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store