Análisis Caso Corina

Marco Teórico

El estadio anal se presenta en el primer y segundo año, empezando con el control de esfínteres. El objeto de pulsión es representado por las heces fecales. Se distinguen dos subfases: el estadio sádico-anal y el estadio retentivo. En este último se busca el placer a partir de la retención que está ligado a un placer erótico, a la sumisión y a la pasividad.

A los 5 años se presenta el estadio edipiano, donde la pulsión de excitación sexual reside en la posesión de la pareja paterna. En las niñas existe una decepción por no haber recibido un pene por parte de su madre, lo cual provoca un cambio del objeto libidinal: obtener del padre lo que la madre le ha rehusado; tratará de obtener un hijo del padre. Desarrollando una aversión hacia la madre que se ve cargada de culpa, pues es ella quien satisface diversas pulsiones (Ajuriaguerra y Marcelli, 1992).

El período de latencia se considera como el declive del conflicto edipiano, existe una disminución de las actividades sexuales con respecto a las relaciones de objeto. Se intensifica la represión, la aparición del pudor o el asco al igual que las aspiraciones morales y estéticas (Laplanche, 1996).

La angustia surge cuando la dotación madurativa de un individuo no puede responder de forma adecuada a una tensión que se percibe como amenazadora tanto de origen interno como externo. Resulta de la represión de la libido cuando ésta no halla el objeto de satisfacción, funge como una alarma que activa al Yo infantil al uso de los mecanismos de defensa que tiene a su disposición.

La inhibición es la expresión de la limitación funcional del Yo, cuya finalidad es evitar el conflicto con el Ello, evitando la confrontación con las pulsiones libidinales o agresivas, estas últimas suelen ser vividas y experimentadas como angustiosas y fuente de culpabilidad. Es el síntoma una representación de un compromiso que permite la satisfacción pulsional de manera parcial. Cuando la inhibición se acentúa, deja entrever otras conductas sintomáticas fóbicas, obsesivas o agresivas.

La inhibición escolar es uno de los motivos más frecuentes de consulta de niños, sin embargo puede llegar a afectar todos los sectores de la vida infantil. Esta inhibición se manifiesta por medio de la conducta, niños tranquilos, sumisos, juegan poco y sí lo hacen suele ser con juegos muy conformistas, generalmente se les califica de muy buenos, fácilmente pueden ser explotados por los demás.

La neurosis en el niño en período de latencia se caracteriza por la inhibición, la cual conlleva discretos síntomas especialmente en el dominio del comportamiento o de fracasos escolares. Para Freud, la neurosis infantil funge como un modelo explicativo de la neurosis del adulto. Es la neurosis un conflicto interiorizado que a menudo representa los puntos de fijación que se mantiene y se entromete en el desarrollo, perturbando la evolución normal (Ajuriaguerra y Marcelli, 1992).

Genético

La madre de Corina refiere que durante el embarazo , se vio bajo estrés provocado por una operación, así como dificultades durante parto. Estos eventos pueden tener un impacto significativo en Corina tanto a nivel fisiológico como en la angustia experimentada.

Se menciona que desde pequeña tuvo estreñimiento, esto ligado al nacimiento del su hermano que sucedió cuando ella tenía entre 2 y 3 años, edad correspondiente a la estadio anal retentivo, el cual se relaciona con sumisión y pasividad. La madre ha sido descrita como estricta y la encargada de castigar.

Al momento de consulta, Corina tiene 7 años y se encuentra en la transición del estadio edipiano a su declive en el período de latencia. Se menciona preferencia de la madre por el hermano menor, así como preferencia de Corina por el padre sobre la madre y desvaloriza al hermano menor, hecho que se ve presente en las pruebas aplicadas.

Corina es descrita como “muy lenta” al realizar actividades cotidianas como comer, bañarse o vestirse, que para su edad no deberían representar una dificultad. Esto conlleva a la asistencia de su padre a realizarlas, incluyendo el bañarse y vestirse, lo cual es un indicio de que el complejo de Edipo permanece latente y estas son las maneras en las que se busca acercarse a su padre.

Dinámico

El conflicto yace en enfrentar tanto pulsiones libidinales como agresivas. Por un lado se desea estar con el padre, objeto de pulsión sexual. Siendo la madre un objeto de amenaza o rivalidad, se busca eliminarla. Sin embargo, esto genera sentimientos de culpa pues es la madre una fuente de diversas satisfacciones y que de ser eliminada, traería consecuencias negativas. Es por esto que esta agresividad se deposita en otro objeto, en este caso el hermano menor, pues no es percibido como una imagen tan amenazante, además de que se le adjudica la separación que pudo existir entre Corina y su padre resultado de los cambios que implica el nacimiento de un bebé. Es interesante que en el dibujo de la familia, la dinámica que se está realizando es la observación de un eclipse, el cual implica el ocultar la luz que provee el Sol (figura paterna), idea propuesta por el hermano; esta agresividad se ve representada por desvalorizaciones que expresa de manera directa como en la representación del hermano en la prueba HTP. Dentro de esta misma prueba, el padre (figura del árbol) se ve enaltecido y se le adjudican diversas cualidades, igual que en el casi anterior, se verbaliza a quien representa esa figura. Por otro lado, cuando se habla de la casa (figura materna) existe confusión, se expresa tensión (“calor, mucho calor”) y se describe como algo bonito cuando interactúa con el Sol, pero a la vez algo feo, especialmente en el interior (inmueble), no obstante esto se deposita en otra persona, en este caso en la niña que la ha molestado.

De esta manera el Yo evita enfrentar al Ello y todas las pulsiones libidinales y agresivas inhibiéndolas, donde el Superyó, que se ha desarrollado de una manera rígida y estricta, genera sentimientos de culpa y angustia. Es esta inhibición la que sabotea el desarrollo de Corina, especialmente en este salto de estadios.

Económico

Dentro de los mecanismos de defensa que se utilizan se encuentra la regresión temporal, por medio de la cual se encuentra la satisfacción pulsional de estadios anteriores. Represión, las pulsiones no encuentran una satisfacción total del objeto. Desplazamiento, la agresión se dirige hacia el hermano en lugar de la madre, pues es una figura menos amenazante.

Tópico y estructural

Uno de los síntomas que es llamativo es la dificultad y tardanza para realizar actividades que para su edad no debería representar un obstáculo. Esto deriva de la regresión que le permite satisfacer el deseo de estar con su padre al ayudarla y que se relaciona con la distorsión de la noción del tiempo descrita. Esto último tiene conexión con el hecho de no querer abandonar el objeto libidinal del cual depende. Lo que ha intervenido en la maduración y en la forma en la que responde ante las tensiones, raíz de la angustia que experimenta. Afecta su sentimiento de autonomía.

El motivo de consulta fue el de un episodio agudo de angustia durante una clase abierta. Es importante destacar que incluso en presencia del padre, esta angustia no se disipó ni fue capaz de calmarse. Este hecho se relaciona con el temor que siente quedar “expuesta”, que todos estos deseos de alguna forma queden al descubierto frente a un público en el cual se encuentra su padre y su madre, hecho que percibe como una amenaza. La dificultad para interactúa surge de la limitación del Yo para evitar el conflicto con el Ello. Al igual que, como fue mencionado, un conflicto interiorizado que proviene del padre.

Bibliografía

Ajuriaguerra, J. y Marcelli, D. (1992) Manual de Psicopatología del Niño Segunda Edición. Barcelona, España MASSON, S.A., París

Laplanche, Jean(1996). Diccionario de psicoanálisis. Barcelona: Paidós. p. 209.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.