Quintanaopio en el diccionario de Madoz (1849)

Portada del Diccionario de Madoz, Tomo XIII (Madrid, 1849).

El denominado en su origen como ‘Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar’, es una obra dirigida por el intelectual y político progresista español, Pascual Madoz, entre 1846 y 1850. En esta obra -compuesta por 16 volúmenes- se hace una descripción pormenorizada de todas las poblaciones del reino de España y sus posesiones de la época(Puerto Rico, Cuba y Filipinas), siguiendo para ello un riguroso orden alfabético.

La información aportada e incluida en esta magna obra enciclopédica, nos permite trazar una imagen aproximada de la realidad española del momento y hacer un seguimiento comparado de la evolución de sus localidades.

Entre los datos descritos y recopilados, en el que hoy en día se conoce sencillamente como “Diccionario de Madoz”, estaban aquellos referentes a las ‘jurisdicciones’ administrativas y eclesiásticas, al número de ‘pobladores’ y ‘viviendas’, las ‘escuelas’ existentes y su número de ‘alumnos’, así como reflejaba magnitudes económicas de distinta índole, como: ‘capital productivo’, ‘riquezas imponibles’ y ‘contribuciones’ varias…

Quintanaopio

De la localidad burgalesa de Quintanaopio, en el valle de burgales de Las Caderechas, el diccionario de Pascual Madoz hacía la siguiente descripción (Tomo XIII, página 324):

QUINTANA OPIO: villa con ayuntamiento en la provincia, diócesis, audiencia territorial y capitanía general de Burgos (9 leguas), partido judicial de Briviesca (5 leguas). Situada en llano, defendiéndola por la parte occidental una cuesta que forma cordillera con la de Rucandio. Tiene 22 CASAS de un solo piso; una fuente de buenas y abundantes aguas, de las que se sirven los vecinos; una escuela de ambos sexos, concurrida por 14 alumnos, dotada por una fundación particular; una iglesia parroquial (Sta. María) servida por un cura párroco y un sacristán; una ermita bajo la advocación de San Roque a corta distancia al Oeste del pueblo; y próximo también a éste, un cementerio en sitio que no perjudica la salubridad pública. Su Término linda: al Norte con Rucandio y Cantabrana; al Este con Bentretea; al Sur con Salas de Bureba, y Oeste con Rio-Quintanilla y Ozabejas.
Descripción de la localidad en el diccionario de Madoz.

Continuaba el “Diccionario de Madoz” con su descripción de la localidad de Quintanaopio (en el Tomo XIII, publicado en el año 1849), de la siguiente manera y en los siguientes términos:

El TERRENO en general es montuoso y todo él pedregoso, habiendo sin embargo algunos valles y hondonadas bastante fértiles; divídese también en de secano y regadío, proporcionando éste abono las aguas del río Caderechano, que es de curso perenne, aunque de escaso caudal; al Oeste de la villa se encuentra un monte poblado de pinos, matas bajas y algunas encinas, de cuyas leñas se surten los habitantes para quemar. LOS CAMINOS son locales y de herradura. PRODUCCIONES: trigo, avena, cebada, aunque muy poca; maíz , legumbres, lino y varias clases de frutas; cría ganado cabrio y vacuno; caza de perdices, y pesca de abundantes truchas. INDUSTRIAS: la agrícola y un molino harinero. POBLACIÓN: 16 vecinos, 63 almas. CAPITAL PRODUCTIVO: 241.100 reales. IMPONIBLE: 22.689 reales. CONTRIBUCIÓN: 1.618 reales.

Tanto en época anterior -especialmente durante el siglo XVIII- como posteriormente, tenemos otras fuentes de información cuantitativas y cualitativas, como: censos, catastros, libros parroquiales, apeos e inventarios; que nos permiten tener un conocimiento aproximado sobre distintos aspectos concretos de la localidad de Quintanaopio y de la evolución de su población a lo largo de los últimos siglos.

De todo ello se intentará ahondar y presentar información que resulte ilustrativa en publicaciones específicas más adelante.

En relación: “La villa de Quintanaopio”.

Texto: Jorge Plaza Bárcena

Fuente e imágenes: Biblioteca Digital de Castilla y León.